Los directores de escuela: “Cuando pasen uno o dos días se empezarán a cerrar grupos”

El curso en Cataluña arranca con 1.500 maestros sustitutos nombrados en un solo día para cubrir bajas de covid

Un grupo de alumnos esperan ante el colegio La Sedeta de Barcelona para retomar el curso tras las vacaciones de Navidad.
Un grupo de alumnos esperan ante el colegio La Sedeta de Barcelona para retomar el curso tras las vacaciones de Navidad.Carles Ribas (EL PAÍS)

Los centros educativos reabrieron este lunes puertas con la incógnita de cómo la pandemia —con los contagios desbocados— afectará a las aulas. Aunque Generalitat y direcciones coinciden en que la magnitud del problema —bajas del profesorado y ausencia de alumnado— no se verá hasta finales de semana, los primeros indicios no son halagüeños: Educación nombró, solo este lunes, 1.517 sustitutos, que se suman a los 571 del viernes. En total, más de 2.000 bajas en la reanudación de curso. Aunque el Departamento no aporta las cifras del año anterior, según la web del sindicato Ustec (el mayoritario del sector), que se nutre de la información de Educación, el volumen de nombramientos supone un crecimiento de un 130% respecto a los del primer día de clase de enero del año pasado (639). Con todo, el Departamento no especifica si con ellos se cubren todas las bajas reportadas.

A la espera de cómo evoluciona la semana, muchos centros empezaron el curso mejor de lo que esperaban. En el instituto escuela Agustí Barberà de Amposta (Tarragona) —uno de los municipios más golpeado por los contagios— este lunes tenían cuatro profesores de baja por covid (de un total de 50) y 12 de 510 alumnos no asistieron. “La verdad es que pensaba que la situación sería peor porque en Amposta estamos desbordados de covid. Pero los profesores han sido prudentes durante estas vacaciones”, apuntaba la directora Vicky Pons, que lamentó que no se haya realizado un cribaje masivo en las escuelas, tal y como se hizo hace un año.

Varias niñas juegan en el recreo durante el primer día de clase presencial tras la Navidad.Foto: ISABEL INFANTES (EUROPA PRESS) | Vídeo: LAURA RINCON

La situación preocupa a sindicatos y direcciones, no solo por las bajas, sino por la dificultad de cubrir todas las plazas, debido al impacto de la covid también entre los sustitutos y por el problema endémico de la falta de docentes en algunas especialidades. En previsión de un posible aluvión de ausencias, la Generalitat anunció que cubrirá desde el primer día todas las bajas a partir del quinto día (hasta ahora tenía que pasar una semana). Cuando estas sean de menor duración y coincida que faltan más de tres docentes en un centro, entonces se enviaría un solo sustituto para las tres bajas, y siempre que se considere necesario.

Y es que la pandemia también atenaza la normalidad en los centros educativos, tal y como reflejan los datos del portal Traçacovid (herramienta que mide la afectación en los centros). Justo antes de iniciar las vacaciones de Navidad había casi 75.000 personas confinadas (entre docentes y alumnos), 16.000 positivos y 291 grupos cerrados. Un año atrás, a 21 de diciembre, se registraban casi 25.000 personas confinados, 1.900 positivos, pero mil grupos cerrados. Hasta hoy no se actualizarán los datos del portal con la fotografía del inicio de curso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mientras tanto, los centros capean la situación. En el instituto escuela Antaviana de Barcelona faltaban este lunes cuatro de sus 66 profesores y una decena de alumnos. “Será cuando pasen uno o dos días cuando se empiecen a cerrar grupos, como ya pasó con el puente de diciembre”, apuntaba Jordi Terrés, jefe de estudios de primaria. Una situación muy diferente a la de antes de empezar las vacaciones de Navidad, cuando tenían 11 de sus 26 grupos confinados y un elevado absentismo (de 600 alumnos solo asistieron 40).

En el instituto Maria Aurèlia Capmany de Cornellà de Llobregat (Barcelona) reabrieron con la baja de tres profesores, de un total de 62, y la falta de una decena de alumnos. “Algunos son positivos, pero otros alumnos no vienen por prudencia porque tienen positivos en casa y son familias vulnerables que no pueden pagarse un test de farmacia. Además, viven en pisos pequeños y no se pueden aislar”, abundaba la directora Gemma Coll, quien también defendía un cribado masivo antes de iniciar las clases y pedía a la Generalitat protocolos claros y actualizados. Educación no envió hasta el domingo las nuevas instrucciones a las direcciones.

El curso se retoma con la novedad de la supresión de las cuarentenas en infantil y primaria: solo se confinará un grupo cuando se registren, en una semana, al menos cinco positivos o más del 20% de estudiantes (aquí quedan exentos los alumnos con pauta completa o los que hayan pasado la covid en los últimos tres meses). Otra novedad son los test de antígenos gratuitos en farmacias, antes de 48 horas, para alumnos de primaria que den positivo.

Los sindicatos tachan de “inconsciencia” la eliminación de las cuarentenas en un momento en que los contagios están disparados y piden la reducción de las ratios, mascarillas FFP2 para el profesorado, mecanismos de ventilación y lamentan que no se hayan realizados cribados previos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS