Borràs se suma a una protesta independentista en contra de su propio Govern

Unas 800 personas cortan el tráfico de la Meridiana pese a que el Departamento de Interior reubicó la manifestación a una plaza peatonal

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, en la manifestación de la Meridiana, este sábado.
La presidenta del Parlament, Laura Borràs, en la manifestación de la Meridiana, este sábado.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha mostrado este sábado su rechazo a la decisión del Govern de poner fin a los cortes diarios –desde octubre de 2019- por las protestas independentistas en la avenida Meridiana de Barcelona. Unos 800 manifestantes han aprovechado la llegada de la candidata de Junts per Catalunya en las pasadas elecciones catalanas para cortar el tráfico de una de las vías de entrada a la ciudad, pese a que el pasado jueves el Departamento de Interior (ERC) accedió a cambiar las condiciones de la marcha. Ante numerosas peticiones del Ayuntamiento, el Govern dio un permiso a Meridiana Resisteix para concentrarse en la plaza peatonal situada frente a la estación de Renfe de Sant Andreu. Cuando ha comenzado el corte se han vivido algunos momentos de tensión entre los manifestantes y los Mossos de Esquadra que han empujado a los activistas para que no ocuparan la calzada. Enseguida los agentes han dejado de intervenir. El corte, en esta ocasión sin permiso, se ha practicado un día más mientras decenas de agentes de la policía catalana observaban a los centenares de manifestantes en mitad de la calzada. La Guardia Urbana se ha limitado a desviar el tráfico. Borras igual que apareció desapareció después de que los activistas invadieran la calzada.

Meridiana Resisteix ya avisó de que seguiría con su rutina habitual pese a la decisión del Govern, formado por Junts per Catalunya y ERC. Desde que se hizo pública la sentencia condenatoria, en octubre de 2019, a los líderes independentistas unas pocas decenas de personas -que formaron el colectivo Meridiana Resisteix- se concentran a diario en la Meridiana (con excepción de unos pocos días al principio de la pandemia) y cortan esta arteria de entrada y salida de la ciudad causando un caos circulatorio y perjuicios a vecinos y comerciantes.

Después de que el Ayuntamiento de Barcelona, con informes de la Guardia Urbana, había solicitado a Interior en varias ocasiones que pusiera fin a esta protesta, la Dirección General de Administración de Seguridad del Departamento de Interior acordó el cambio de lugar y se lo ha comunicado a la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que es quien convocaba la protesta a diario.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS