El catalán pierde 280.000 hablantes en quince años

La Generalitat promueve un “pacto por la lengua” para evitar el estancamiento de la comunidad lingüística

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, en la primera reunión del Pacto Nacional por la Lengua.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, en la primera reunión del Pacto Nacional por la Lengua.Andreu Dalmau (EFE)

El catalán se encoge. El colectivo de usuarios habituales de catalán perdió 280.000 hablantes entre 2003 y 2018, según se desprende del informe académico que la secretaría de política lingüística de la Generalitat presentó este martes, en la primera reunión del Pacte Nacional per la Llengua. El foro busca ser un punto de encuentro de representantes del gobierno autonómico, partidos políticos y entidades culturales, con el objetivo de trazar acciones que busquen preservar y promocionar la lengua catalana. El president de la Generalitat, Pere Aragonès, alertó que la situación del catalán ha cambiado en los últimos cuarenta años e hizo un llamamiento para articular “consensos” que impulsen al máximo su uso social. “La ciudadanía tiene un papel clave”, alertó el president.

El informe presentado hace un diagnóstico de la situación del catalán y fija el punto de partida de un proceso participativo para blindar su uso en Cataluña, según explicó el secretario general de Política Lingüística, Francesc Xavier Vila. De entrada, se huye de mensajes apocalípticos. “El catalán no está bajo amenaza de extinción inminente en Cataluña”, manifestó Vila. El trabajo ha sido coordinado por los miembros del Institut d’Estudis Catalans (IEC) Isidor Marí y Miquel Àngel Padilla, y realizado por académicos de varias universidades catalanas. Su objetivo es ofrecer una “interpretación coherente” y objetiva de la situación de la lengua en Cataluña, teniendo en cuenta su contexto plurilingüe y multicultural. Se ha estudiado la situación demográfica, demolingüística y jurídica del catalán, así como su uso en el sector socioeconómico, laboral, sanitario y educativo. La lupa también se ha puesto en detectar la presencia de catalán en los medios de comunicación y en las industrias culturales.

Uno de los retos que se plantean los impulsores del pacto por la lengua es cómo asegurar la continuidad de la comunidad lingüística, dado que se constata un retroceso general en el uso del catalán: entre 2003 y 2018 el uso medio de la lengua bajó del 48,5% al 41,1%. Implicar en el uso del catalán a los ciudadanos llegados de otras regiones y países, e incrementar su presencia en redes sociales y contenidos audiovisuales, son medidas que forman parte de la estrategia para tratar de seducir a nuevos hablantes. Se apuesta por una reforma constitucional y por modificaciones legislativas que preserven su uso y que le puedan garantizar su reconocimiento como lengua oficial en la Unión Europea.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS