El Consejo Escolar pide frenar el adelanto del inicio de curso que promueve la Generalitat

El dictamen, aprobado por 24 votos a favor y 18 en contra, critica duramente la falta de negociación del Departamento de Educación

El presidente del Consell Escolar, Jesús Viñas, a la salido del pleno.
El presidente del Consell Escolar, Jesús Viñas, a la salido del pleno.EUROPA PRESS (Europa Press)

Revés del Consejo Escolar a una de las medidas estrella del consejero catalán de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray: el nuevo calendario escolar. El pleno del organismo -al que el Departamento debe consultar cualquier normativa, aunque sus informes no son vinculantes- ha aprobado este lunes un dictamen, por 24 a favor, 18 en contra y 3 abstenciones, en que reclama atrasar un año el proyecto, que contempla adelantar el inicio del curso una semana e implanta la jornada intensiva en septiembre.

A la salido del pleno, Jordi Carreras, representante de las familias, ha pedido al Departamento que “tenga en consideración” la decisión del Consejo. El presidente del organismo, Jesús Viñas, ha celebrado que el dictamen “ha tirado adelante en una situación muy compleja”.

En el texto de dictamen que se ha llevado a debate, el consejo lo primero que hace es criticar que las modificaciones en el calendario “se han hecho sin debate”, “han sido precipitadas” y que se ha dado poco tiempo al organismo -porque se ha tramitado por la vía de urgencia- para que pueda “analizar su viabilidad”.

El Consejo Escolar no esconde su enfado en la forma en que se han sucedido los acontecimientos y resalta que es “la primera vez en la historia de la Generalitat restaurada” que no se consulta previamente, como es preceptivo, al Consejo Escolar, sino que este se enteró de las intenciones del Departamento a través de la prensa. El organismo recuerda que esto ha provocado “malestar” en el organismo, ya que es un “gesto que ha mostrado públicamente” que las opiniones del Consejo “pueden resultar indiferentes en una decisión tomada unilateralmente”. “Es la primera vez que pasa y puede generar un peligroso precedente”, añade el dictamen.

El informe se nutre de diferentes aportaciones y consideraciones de los diferentes sectores presentes en el pleno -Administración, sindicatos, asociaciones municipales, expertos en temas educativos, patronales…-, de manera que aparte de las críticas, también recoge valoraciones positivas del cambio de calendario, respecto a recortar las vacaciones estivales, entre otros aspectos.

El Consejo pide retirar el cambio del calendario para debatirlo con calma y valorar lo que supone a nivel económico y a nivel organizativo. “Un cambio estructural del sistema educativo pasa por intentar llegar a un consenso”, pide el dictamen, especialmente teniendo en cuenta que los asuntos que afectan a la jornada escolar son “delicados y controvertidos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además, el organismo esgrime otros motivos para solicitar una moratoria de un año como la falta de una memoria económica y de explicación sobre cómo se va a financiar su coste, la no consideración de los efectos que tendrá en la organización de los centros y, entre otros, que no se justifica “la necesidad ni la urgencia” para aplicar estos cambios. Asimismo, consideran que el aplazamiento ayudaría también a “poner paz” en una comunidad educativa “sorprendida e irritada por las formas del Departamento”, zanjan.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS