Esquerra presenta como alcaldable por L’Hospitalet al exedil del PSC que denunció corrupción en el Ayuntamiento

El fichaje se confirma tres días después de que Jaume Graells renunciase a su acta de concejal, con duras críticas a Núria Marín por la gestión del caso que afecta al Consell Esportiu

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional de Barcelona registró la sede del Consell Esportiu de L'Hospitalet de Llobregat por un presunto desvío ilícito de dinero público.
La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional de Barcelona registró la sede del Consell Esportiu de L'Hospitalet de Llobregat por un presunto desvío ilícito de dinero público.Quique García (EFE)

El exconcejal del PSC de L’Hospitalet de Llobregat que denunció una presunta trama de desvío de subvenciones en el Consell Esportiu municipal, Jaume Graells, ha sido repescado por Esquerra Republicana para ser alcaldable de cara a las elecciones del año que viene. La ejecutiva local del partido republicano anunció este lunes que Graells constituye una “alternativa” al actual gobierno de Núria Marín, un gobierno “bajo la lupa de la justicia por la sombra de la corrupción”. Graells era concejal socialista hasta la semana pasada, pero renunció al acta. El gesto marcó un punto final a su largo desencuentro con el PSC, a razón de las sospechas de corrupción en el Consell Esportiu municipal, una entidad sin ánimo de lucro creada para promover el deporte escolar.

Tras destapar sus conjeturas de malversación y de doble realidad contable, Graells criticó que el PSC había reaccionado dejándole de lado, y relató que la actitud de Núria Marín fue de “pasividad total”. Al formalizar su renuncia, emitió un duro comunicado donde manifestaba no poder militar en un partido que “ante la corrupción, castiga al denunciante y es pasivo con quien delinque”. Graells afirmó que la dirección socialista prefirió dar credibilidad a la versión de quienes habían cometido irregularidades, “se les apoyó mientras a mí se me condenaba al ostracismo”.

En mayo de 2020, Jaume Graells, por entonces teniente de alcalde designado para supervisar el CELH, denunció ante la Policía las irregularidades que había descubierto: las cuentas anuales que presentaba la entidad a la asamblea de socios y al Ayuntamiento podían ser hasta 500.000 euros inferiores a las que comunicaba al Consell Català de l’Esport, el organismo de la Generalitat que supervisa a las instituciones deportivas de Cataluña. La dirección del CELH llegaba incluso a enviar a la Generalitat falsas actas de asambleas que no se habían producido.

Los gobiernos socialistas se suceden desde hace cuatro décadas en la segunda ciudad con más habitantes de Cataluña. El Consell Esportiu es una entidad controlada por el PSC. La Fiscalía reclama 4 años y medio de cárcel para Cristian Alcázar y Cristóbal Plaza, dos exconcejales socialistas –tuvieron que dimitir por el escándalo– por estafar al Consell falseando una indemnización por despido. Por otra parte, hace dos semanas la Fiscalía pidió al juez instructor que archive la causa contra la alcaldesa, Núria Marín, al concluir que cumplió con su obligación de controlar el buen fin de las subvenciones.

La propuesta de la ejecutiva local de Esquerra para que Graells sea alcaldable está pendiente de ser ratificada por una asemblea, en la que se dará voz a la militancia.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS