ERC obliga a Rufián a rectificar tras llamar “tarado” a Puigdemont

El portavoz republicano en el Congreso indigna a Junts al referirse de forma despectiva a la declaración de independencia de 2017

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, en la ceremonia de entrega de los premios de la APP.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, en la ceremonia de entrega de los premios de la APP.Fernando Sánchez (Europa Press)

Gabriel Rufián fue nombrado ayer martes “Parlamentario 2.0″ por la Asociación de Periodistas Parlamentarios. Menos 24 horas después, el portavoz de ERC en el Congreso provocaba un nuevo choque entre los socios del Ejecutivo catalán, ERC y Junts, y se veía obligado a disculparse en las redes. El republicano ha calificado este miércoles al expresident Carles Puigdemont de “tarado”, aunque sin nombrarle directamente, en una entrevista en TV3. Junts ha aprovechado el incidente para criticar el papel de ERC en Madrid y ha sacado el asunto durante la sesión de control a Pere Aragonès en el Parlament. Tanto el president como el jefe de filas de la bancada de ERC, Josep Maria Juvé, han pedido disculpas. Rufián finalmente ha tenido que usar las redes sociales para rectificar, asegurando que se le había malinterpretado.

En el programa Planta Baixa de TV3, a Rufián le han preguntado a raíz del galardón que le dieron los periodistas parlamentarios del Congreso si se arrepentía de tuits como aquel en el que, con un mensaje lacónico ―“155 monedas de plata”―, insinuó el 26 de octubre de 2017 que Puigdemont traicionaría a los suyos renunciando a declarar la independencia por miedo a la aplicación del artículo 155. Ese día, tres semanas después de celebrarse el referéndum ilegal del 1-O, el entonces president se debatía entre convocar elecciones anticipadas o seguir con su plan secesionista, lo que finalmente hizo el Parlament al día siguiente. Muchos interpretaron entonces que efectivamente había sido ese tipo de presiones lo que finalmente había empujado a Puigdemont a optar definitivamente por la vía rupturista.

“Decir que no la has cagado alguna vez en la red es mentir. Ahora bien, decir que por un tuit mío se proclamó la independencia de Cataluña es de tarado. El tarado es quien la proclamó, no quien publicó un tuit”, ha afirmado el diputado republicano en el patio del Congreso, haciendo también un alegato sobre la importancia de las redes para acercar a los ciudadanos con los políticos.

La declaración ha empezado a circular por redes sociales justo antes de que comenzara la sesión de control al Govern en el Parlamento catalán, y le ha encajado perfectamente al jefe de filas de Junts, Albert Batet, para reforzar su crítica al papel de ERC en el Congreso (a quien acusa de no romper los pactos con el PSOE a pesar del caso Pegasus) e insistir en la necesidad de un cambio de rumbo. “Se acabó. ¿Seguirá permitiendo esos insultos, señor president?”, le ha preguntado a Aragonès, para después pedirle que aclarara si los compartía o no.

“Discrepo y no las comparto [las declaraciones] en ningún caso. Estoy convencido de que tendrán una explicación, si no una corrección”, ha respondido el jefe del Govern. El líder de filas de la bancada de ERC, Josep María Jové, también ha loado en su turno de palabra al expresident Puigdemont, huido de la justicia en Bélgica desde noviembre de 2017: “Todo el apoyo y todo el respeto al president Puigdemont, de todo corazón”, ha dicho. Los encargados de redes de la formación republicana no han tardado en publicar un tuit con ambos mensajes para atajar las críticas de Junts. Incluso Aragonès, también coordinador nacional de ERC, ha llamado a Puigdemont para intentar suavizar el choque.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Una hora y quince minutos han pasado antes de que el Parlamentario 2.0 del año pidiera disculpas, también en Twitter. Rufián ha lamentado no haberse explicado mejor y ha asegurado que lo que pretendía era dejar en evidencia “el mantra españolista” que desde hace cinco años sostiene que “la independencia de Cataluña se proclamó por un tuit”, en referencia al suyo de 2017 en el que, sin nombrar a Puigdemont, le equiparaba a Judas. “La idea de que pasó por un tuit y no por la voluntad del pueblo es absurda”, ha agregado.

Varios consejeros de ERC han mostrado su perplejidad sobre lo ocurrido, pero siempre desde la más absoluta discreción. Del Colectivo 1-O, un grupo minoritario de militantes de ERC que discrepa de la línea de la actual dirección, ha salido la única voz pública crítica. Han calificado de “inaplazable” la necesidad de “plantear un cambio en la representación del partido en Madrid, tanto en las formas como en el fondo”. La secretaria general de la formación, Marta Rovira, también huida de la justicia en Suiza, ha intentado hacer de la necesidad virtud, reivindicando que se “rectifica” ante un error. “Estoy seguro que el president en el exilio sabrá valorar las disculpas y aceptarlas porque conoce la existencia de excesos desafortunados contra ERC que jamás han merecido disculpas”, ha defendido por su parte el predecesor de Rufián, Joan Tardá.

Es la tercera vez este año que el portavoz republicano en el Congreso y posible cabeza de cartel para las elecciones del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet tensa la cuerda con Junts por declaraciones relacionadas con el expresident. “Ha cruzado todas las líneas rojas. Estas declaraciones forman parte de un estilo de hacer política despreciable, inadmisible y que hay que ahuyentar”, ha dicho el portavoz de la formación que hasta el sábado lideraba Puigdemont, Josep Rius. Rufián sugirió en días precedentes al diputado de Unidas Podemos Jaume Asens que dejara de visitar tanto a Puigdemont en Bélgica y se viera más con ERC. También se refirió a los contactos de Puigdemont con enviados rusos, criticando a “los señoritos que hacen de James Bond”. Ahí, sin embargo, no hubo matización de Aragonès.


Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS