El COE se inclina por rechazar la candidatura catalana de los Juegos de Invierno y enterrar el proyecto para 2030

El Comité prevé anunciar el martes que descarta definitivamente las opciones de la iniciativa olímpica, aunque se abre a recuperarla con vistas a 2034

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, durante una rueda de prensa el pasado 25 de mayo.
Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, durante una rueda de prensa el pasado 25 de mayo.Kiko Huesca (EFE)

Nuevo giro de guion, probablemente el último para la aventura olímpica de los Pirineos. El Comité Olímpico Español (COE) rechazará la candidatura catalana para albergar los Juegos Olímpicos de Invierno del 2030 y contempla anunciar el próximo martes el fin de trayecto del proyecto deportivo. La postura del comité llega un día después de que la Generalitat de Cataluña anunciara su intención de recuperar el proyecto Pirineos-Barcelona, elaborado entre 2010 y 2020, para aspirar a la cita del 2030 ante el bloqueo de la Diputación General de Aragón (DGA). Fuentes de las negociaciones admiten que la candidatura está “quemada”, aunque abren la posibilidad a encontrar una salida de cara a los Juegos del 2034.

La decisión del COE pretende cerrar el último capítulo de una historia de desencuentros políticos, especialmente entre el Gobierno de Aragón y el resto de administraciones implicadas (Generalitat, Gobierno central y comité). El acuerdo técnico al que llegaron los representantes de todas las administraciones a finales de marzo quedó invalidado por la intervención del presidente de la DGA, Javier Lambán, que rechazó el plan ante lo que consideraba “falta de igualdad”. El presidente aragonés consideró que el plan técnico no cumplía la promesa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que en septiembre del 2021 dijo que la candidatura sería en “pie de igualdad”. Aquellas palabras se convirtieron en el mantra de Lambán, que reclama repartir las pruebas del esquí alpino entre los dos territorios y ha rechazado las diferentes contrapropuestas del COE. La DGA, por su parte, presentó hace dos semanas otra oferta para repartir las pruebas por lotes, pero tampoco se consideró. Las negociaciones de las últimas semanas han ido desgastando todas las relaciones hasta el punto que Lambán pidió la dimisión del presidente del COE, Alejandro Blanco. En el último encuentro con los representantes políticos de todas las administraciones, Blanco ya avanzó a sus interlocutores que el futuro de la candidatura era negro.

La apuesta de una candidatura conjunta entre Cataluña y Aragón tenía una notable aceptación en el Comité Olímpico Internacional (COI) desde que el Gobierno central invitó a la DGA a entrar al proyecto en 2020. La creciente desconfianza entre las dos administraciones autonómicas, sin embargo, hizo descarrilar el proyecto.

El bloqueo de Aragón y la premura para concretar el plan olímpico al COI llevó a la Generalitat a presentar el jueves una alternativa: recuperar el proyecto matriz de Pirineos-Barcelona para albergar a los Juegos del 2030 únicamente en Cataluña. La propuesta no ha tenido respuesta por parte del COE, según fuentes de la Generalitat, y disgusta especialmente en la Moncloa por el posible coste político que conllevaría apoyar un proyecto avalado solamente por un gobierno independentista. Además, la DGA ya anunció que removería “mar y tierra” contra una candidatura estrictamente catalana porque, considera, “es totalmente inaceptable”, según defendió la consejera de Presidencia aragonesa, Mayte Pérez.

El riesgo de que el conflicto territorial entre Cataluña y Aragón se agrave aún más por los Juegos incomoda en el Ejecutivo de Sánchez, cuyo aval es imprescindible para apoyar una candidatura olímpica. El COI ha defendido siempre que la implicación del Gobierno central es imprescindible para confiar en un proyecto olímpico. El problema es que las relaciones entre Sánchez y la Generalitat no pasan por su mejor momento tras el caso de espionaje a diferentes líderes independentistas. La portavoz del Ejecutivo catalán, Patrícia Plaja, llegó a sugerir que la situación actual no se desencalla “porque una de las partes implicadas es Cataluña”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Bernat Coll

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS