Los bomberos estabilizan el fuego de Artesa de Segre (Lleida) y dan por superada la alerta por simultaneidad de incendios en Cataluña

El departamento de Interior rebaja de grado la fase de alerta en la previa de la verbena de Sant Joan

Trabajos de extinción del fuego en Artesa de Segre (Lleida).
Trabajos de extinción del fuego en Artesa de Segre (Lleida).ALBERT GEA (REUTERS)

El fuego de Artesa de Segre (Lleida) entró este lunes en fase de estabilización, tras seis días ardiendo sin control. Ha arrasado 2.700 hectáreas, pero su avance se da por atajado. La noticia desactiva la situación de emergencia decretada durante la última semana en Cataluña y supone una bocanada de aire para los equipos de extinción, muy tensionados tras enfrentarse a un episodio continuado de diversos focos ardiendo en varias ubicaciones. Hasta 229 fuegos se decretaron en cinco días en Cataluña. “Nuestros bomberos acumulan mucha fatiga”, reconoció David Borrell, jefe operativo de Bombers de la Generalitat. Borrell apuntó que se procede a relajar el grado de alerta máxima bajo el que estaban todos los efectivos del cuerpo. En la misma comparecencia, celebrada este lunes en Bellaterra, el consejero de Interior, Joan Ignasi Elena, apuntó que el episodio de simultaneidad se da por cerrado. “La pérdida ha sido de unas 4.000 hectáreas, pero se han salvado decenas de miles de hectáreas”, aseguró Elena.

La prematura ola de calor y la pertinaz sequía pusieron en jaque a los servicios de extinción, al límite por tener que afrontar un insólito escenario de varios fuegos dispersos. Pese a estar aún a mediados de junio, la combinación de factores dibujaba un escenario propio de las jornadas más duras de julio y los bomberos se han tenido que coordinar para atacar hasta 60 incendios al día, una coyuntura que Cataluña no vivía desde los años 90. Ante la situación de amenaza, la UME del Ejército movilizó a más de un centenar de efectivos para colaborar en las tareas de extinción.

El fuego de Badomar-Artesa de Segre (Noguera) se mantenía como el principal foco este lunes. Los bomberos lo atacaban por tierra y aire desde el miércoles pasado, cuando se delimitó un área de posible afectación de hasta 20.000 hectáreas. Al poder darlo finalmente por estabilizado los bomberos certificaron que el avance de las llamas ha quedado cercenado. También están controlados los fuegos de Olivella (Garraf), que se originó el sábado y ha quemado 164 hectáreas, y el de Peramola (Alt Urgell), con un saldo provisional de 130 hectáreas.

Las noticias representan un respiro en la previa de la verbena de Sant Joan, reconoció el consejero Joan Ignasi Elena. La situación sigue siendo de riesgo elevado, pero Interior no tiene previsto decretar una restricción generalizada a los petardos ni a las fogatas.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS