Laura Borràs, suspendida como diputada y presidenta del Parlament: “Me han sentenciado cinco diputados vestidos de jueces”

La líder de Junts se marcha tildando de “hipócritas” a ERC, la CUP y el PSC por seguir el reglamento del Parlament y apartarla tras la apertura de juicio oral por corrupción en su contra

Laura Borràs saluda a las personas que se han reunido a las puertas del Parlament este jueves para mostrarle su apoyo.Foto: Massimiliano Minocri | Vídeo: EUROPA PRESS

Laura Borràs ya no puede ejercer como presidenta del Parlamento catalán. ERC, la CUP y el PSC han apoyado este jueves, en la Mesa de la Cámara, que se suspenda su condición de diputada (y, por tanto, también de líder de la Cámara) para dar cumplimiento al reglamento de la institución. El articulado fija que, en casos de la apertura de juicio oral por delitos relacionados con la corrupción, a un diputado se le ha de suspender de sus funciones. El martes, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña envió al banquillo de los acusados a la líder de Junts per Catalunya por el fraccionamiento de contratos públicos para beneficiar a un amigo suyo. Se le imputan delitos de prevaricación y falsedad. Borràs se ha ido del edificio en el coche oficial (un último acto de cortesía hacia su condición de segunda autoridad de Cataluña) después de dar un duro discurso en que llamó “jueces hipócritas” a los miembros de la Mesa y cargó contra la estrategia del independentismo.

La líder de Junts ha sido muy dura con sus compañeros de la Cámara catalana, especialmente con los republicanos y los anticapitalistas. En una comparecencia llena de exageraciones y omisiones para reforzar su relato de perseguida política, ha llamado a los diputados que han apoyado aplicar el reglamento “jueces hipócritas” por ejecutar un principio que cree que viola la presunción de inocencia. Tomar la decisión de apartarla, ha dicho, “solo beneficia a los que han apostado por la guerra sucia, y hace cómplices a los que la han ejecutado de manera gratuita e innecesaria”.

“Esos cinco diputados, de Esquerra, la CUP y el PSC, tienen nombres y apellidos”, ha señalado Borràs. “Hoy no han venido vestidos de diputados, han venido vestidos de jueces”, les ha reprochado. A los grupos soberanistas les ha dicho que lo sucedido demuestra que solo tienen una mayoría parlamentaria, pero con “una agenda política que está muy lejos de converger en una estrategia unitaria independentista, ni en el Govern ni en el Parlament”.

La reunión del órgano rector de la Cámara para dirimir la situación de Borràs ha comenzado al mediodía, y Borràs solo ha intervenido en la primera parte. No ha podido votar debido a un evidente conflicto de intereses. Su suerte se decidió por cinco votos contra uno. El PSC tiene dos votos, ERC otros dos y la CUP, uno. El que le quedaba a Junts, ante la ausencia de la presidencia, era el de Aurora Madaula. El reglamento obliga a que, en caso de imposibilidad del titular, las funciones de la presidencia las asuma la vicepresidenta primera, en este caso, la republicana Alba Vergès, exconsejera de Salud. ERC ha instado a Junts a que se pacte una fórmula para que alguien de sus filas ocupe el cargo.

Laura Borràs, acompañada de Quim Torra y Albert Batet, acude a presidir la reunión en el Parlament.
Laura Borràs, acompañada de Quim Torra y Albert Batet, acude a presidir la reunión en el Parlament.MASSIMILIANO MINOCRI
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En 2017, Junts pel Sí (la coalición entre ERC y Convergència) y la CUP votaron la reforma del reglamento del Parlament para endurecer el baremo sobre cómo abordar los casos de corrupción que afectaran a los diputados. “Estoy suspendida por un artículo infame”, ha manifestado la ya suspendida del cargo. Borràs ha vuelto a insistir en que es inocente de los delitos de prevaricación y falsedad documental, por fraccionar supuestamente contratos de la Institució de les Lletres Catalanes. “Me exigieron una dimisión, un paso al lado, con la excusa que hacía falta preservar la institución”, ha señalado en su intervención, para luego afirmar que su suspensión responde a “un deseo indisimulado de querer hacer desaparecer a una adversaria política”.

Borràs saluda a los simpatizantes que se han reunido este jueves a las puertas del Parlament.
Borràs saluda a los simpatizantes que se han reunido este jueves a las puertas del Parlament.MASSIMILIANO MINOCRI

La reunión de la Mesa ha generado una fuerte expectación mediática. La presidenta entró en la sala entre aplausos de sus colaboradores más fieles, que se repitieron después, en el despacho, cuando se conoció la decisión. El diputado Francesc de Dalmases y el expresident Quim Torra estuvieron en el reducido grupo, en el que también figuraba la hija de Borràs, que ha acompañado a la líder de Junts hasta la misma puerta del salón donde se dirimía su devenir político. Borràs había dicho hace semanas que no abandonaría el cargo porque era inocente, desoyendo no solo a la oposición sino a algunas voces de su partido.

La salida de Borràs tiene un efecto inmediato sobre su carrera política (conserva el acta, pero no tiene ningún tipo de derecho como diputada, ni recibe sueldo), pero además impacta de lleno en la dinámica del Parlament. Está por ver si hay alguna reforma de la Mesa para que Junts logre alcanzar la presidencia interina. Antes de irse, la presidenta suspendida se ha hecho una foto de familia con algunos diputados de Junts. El timbre que anuncia las llegadas y salidas de la segunda autoridad de Cataluña ha sonado por última vez para Borràs sobre las 15.00, cuando ha salido a saludar a algunos de los simpatizantes reunidos en las puertas de la Cámara catalana. Después de eso, solo acompañada por sus guardaespaldas, se ha ido en el coche oficial, un último viaje que incluye la cortesía parlamentaria.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS