Turull descarta que Junts asuma el liderazgo interino del Parlament tras la suspensión de Borràs

Los republicanos piden a sus socios buscar una nueva conformación de la Mesa para traspasarles la primera vicepresidencia del órgan

Laura Borràs, a su salida del Parlament, después de que la Mesa le suspendiera como diputada y presidenta de la Cámara.Foto: MASSIMILIANO MINOCRI | Vídeo: EPV

Tras la suspensión de Laura Borràs como diputada y presidenta de la Cámara, esta última función recae, de manera transitoria, en la vicepresidenta primera de la Mesa, la republicana Alba Vergés. Y Junts está dispuesto a dejar que esa situación continúe así, renunciando al liderazgo interino del Parlament. La conformación del órgano rector de la Cámara será una nueva batalla entre los socios del Govern, una vez Jordi Turull, número dos de Junts, ha dejado claro, en la tarde de este jueves, que no propondrán ningún nombre. ERC había comparecido antes para instar a los de Borràs a que se rediseñaran las responsabilidades de la Mesa y así poderles traspasar la vicepresidencia. La portavoz de la formación, Marta Vilalta, ha evitado opinar sobre las duras palabras del discurso de despedida de Borràs contra su formación y ha justificado su voto a favor de apartarla de sus responsabilidades. “No vamos a alimentar dinámicas que nos alejan de la ciudadanía”, ha dicho.

Los representantes de ERC (dos votos), CUP (un voto) y PSC (dos votos) en el órgano rector del legislativo catalán han acordado aplicar a Borràs un artículo del reglamento que fija que un diputado ha de ser suspendido de sus funciones si se le abre juicio oral por un caso relacionado con delitos de corrupción. La aplicación de la decisión es de carácter inmediato y otro punto del articulado establece que la vicepresidencia primera de la Cámara asume de manera interina las funciones de la presidencia. Vilalta ha dicho que su partido quiere cumplir con lo que establece el pacto de Gobierno entre Junts y ERC (repartirse las presidencias de Parlamento y Govern, respectivamente) y por ello ha instado a los socios a que hagan una propuesta.

Aunque Borràs haya sido apartada, sobre el papel sigue siendo la presidenta de la Cámara. De momento, a la espera de la sentencia judicial, sus funciones como diputada están suspendidas (como su sueldo). Su decisión de no renunciar impide que se elija un reemplazo y por eso se tiene que recurrir a la figura interina. ERC quiere que se eleve al pleno una nueva configuración de la Mesa en la que ERC abandone la primera vicepresidencia y la asuma Junts. Aunque dentro de la formación de Borràs había debate sobre si renunciar a la figura institucional o dejarla vacía en señal de protesta, finalmente ha ganado la segunda opción.

En un comunicado de prensa, Turull ha insistido en mostrar su apoyo a la presidenta suspendida. “Hoy se han sincronizado perfectamente la justicia española y tres grupos parlamentarios para decidir quien no tiene que seguir siendo presidenta del Parlament”, ha dicho el exconsejero. Su partido, ha continuado, apoya la decisión de Borràs de no renunciar al cargo (lo que dejaría el camino abierto a elegir a otro presidente o presidenta) y por ello “no propondrá a ninguna persona” para sustituirla. En el partido aclaran que este punto hace referencia también a hacerse con la primera vicepresidencia de la Cámara.

Vilalta ha asegurado que asumen la responsabilidad y que la ejercerán “con toda la honestidad, ejemplaridad y la gobernanza mejor posible”. Desde las filas de los comunes, su portavoz David Cid también ha instado a las dos formaciones independentistas a que lleguen a un acuerdo rápido para evitar un periodo interino largo que afecta a la segunda autoridad de Cataluña.

Los grupos aprovecharon sus comparecencias para valorar su posicionamiento sobre el camino tomado por la Mesa de la Cámara y sobre las duras palabras del discurso de despedida de Borràs. En él, la ahora presidenta suspendida llamó “jueces hipócritas” a los diputados de ERC, PSC y CUP que acordaron ejecutar lo que recoge el reglamento de la Cámara y, desafiante, recordó que “tienen nombres y apellidos”. Vilalta ha dicho que opinará sobre esas palabras: “No vamos a alimentar situaciones que nos alejan de la ciudadanía”, ha dicho. “Cada milímetro de tolerancia contra las sospechas de corrupción nos debilitan como proyecto colectivo”, ha apostillado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En una línea parecida se había manifestado el anticapitalista Carles Riera. El también secretario de la Mesa ha puesto de relieve que la naturaleza de los cargos que pesan sobre Borràs es lo que ha precipitado su cese temporal: “Los hechos que se juzgan no son de naturaleza política, sino que tienen que ver con la gestión de los recursos públicos”. Sobre el alegato que ha repetido Borràs, presentándose como una víctima de la persecución del Estado, Riera ha apuntado: “Es obvio que estamos en un contexto de represión contra el independentismo y por eso consideramos que la mejor respuesta es la transparencia y la ejemplaridad”.

Cid, por su parte, ha dicho que “es evidente de que estamos ante un caso de corrupción y con lucro a terceros, porque adjudicar a alguien en concreto es lucro y corrupción” y por tanto apoya que se le aplicara ese supuesto del Reglamento. Sobre el discurso, lo ha calificado de “vergonzoso” porque ha incluido un “señalamiento de personas concretas”. Eso sí, también ha cargado contra republicanos y anticapitalistas al recordar que han investido a Borràs pese a saber que esta investigación en su contra podía llegar hasta el final.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS