Cataluña retira más del 54% de los símbolos franquistas desde 2010

El Govern prevé quitar toda la simbología en el plazo de dos años, cuando se apruebe la futura ley de memoria histórica

Rosetón con escudo Franquista en la basilica del Tibidabo.
Rosetón con escudo Franquista en la basilica del Tibidabo.©Gianluca Battista

Cataluña ha retirado desde 2010 del espacio público más del 54% de los símbolos franquistas y prevé que una vez aprobada la futura ley de memoria histórica que prepara el departamento de Justicia se elimine la totalidad que queda pendiente en el plazo de dos años. Según informa este martes el departamento de Justicia, la actualización y ampliación del censo de simbología franquista ha permitido concluir que, desde el 2010, el 65,3% de los símbolos que había en el espacio público han sido intervenidos, un 54,3% de ellos se han retirado, mientras que en un 11% de los casos han sido modificados.

En concreto, de los 3.934 elementos franquistas detectados en Cataluña, 2.056 han sido retirados y otros 417 se han alterado o bien se han reinterpretado. La mayoría de los símbolos franquistas recogidos en este censo son placas de viviendas, monumentos, tumbas y lápidas, relieves, inscripciones, rótulos de calles o cruces a víctimas del bando franquista, entre otros. Además, la consejería está preparando en estos momentos la futura ley de memoria histórica, en la que se instará a que, una vez aprobada la norma, se retire toda la simbología franquista en el plazo de dos años.

Cataluña fue pionera en el 2010 en la creación de este censo de símbolos franquistas en el espacio público, que en una primera fase incluyó solo a los ubicados en las capitales de comarca, en los municipios de más de 10.000 habitantes o en poblaciones de especial interés histórico. En el año 2019, el censo se amplió a los municipios de entre 3.000 y 10.000 habitantes, y con la nueva norma que elabora el departamento de Justicia y que incluirá a los municipios con menos población se prevé que pueda suprimirse toda la simbología franquista, ha apuntado la consellera, Lourdes Ciuró.

De esta manera, Ciuró ha reiterado que el compromiso de su departamento con la memoria histórica y con la “democratización del espacio público” es “firme”, el cual pasa por “reconocer las injusticias cometidas durante el franquismo y la retirada de aquellos elementos que rinden homenaje a la dictadura”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS