La iglesia evangélica aparta al voluntario que practicó un exorcismo en la prisión de Brians I

La organización religiosa seguirá haciendo labores sociales y pastorales en las cárceles catalanas tras aclarar el incidente

ELcentro penitenciario de Brians I, en una imagen de archivo.
ELcentro penitenciario de Brians I, en una imagen de archivo.Carles Ribas

El voluntario evangélico que practicó el pasado día 13 un exorcismo a una presa de Brians I, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), ha sido apartado de sus actividades pastorales en otros centros carcelarios. La decisión de la jerarquía de ese culto, confirmada a Efe a través de fuentes de judiciales, llega después de que la propia cárcel le revocara la acreditación una vez trascendieron los hechos. Después de una reunión entre representantes del Departamento de Justicia y de ese culto religioso, en la que se calificó de “error” lo sucedido, la actividad pastoral y social de los evangélicos en las prisiones sigue con normalidad.

Según la versión del voluntario, practicó el supuesto exorcismo a una de las internas que atendía al considerar que estaba poseída por el demonio. Según avanzó la Cadena SER, la situación tomó por sorpresa a las reclusas que en ese momento caminaban por uno de los pasillos de la unidad de mujeres. Una de las auxiliares de enfermería del centro penitenciario, que comunicó la incidencia. La dirección de la cárcel optó por suspender el permiso de acceso del evangélico, asegurando que había incumplido la normativa que exige que las personas externas informen de las actividades que realizarán.

Y es ahora el propio culto el que ha decido suspender al supuesto exorcista de cualquier actividad pastoral en las cárceles catalanas, que de hecho contaba solo con una acreditación temporal por el mes de agosto. La iglesia evangélica seguirá colaborando en las prisiones con normalidad, como lo hacen muchas otras organizaciones religiosas. En Cataluña, más de 500 personas son voluntarias en las prisiones, según datos del Departamento de Justicia y esa cifra incluye también a los que provienen de entidades religiosas.

Además de la tener que acreditar pólizas de responsabilidad y planes de trabajo, las personas que ejercen estas labores deben llevar a cabo el curso ”intervención en centros penitenciarios desde el voluntariado”, con una duración de 20 horas. La formación es obligatoria para cualquier voluntario penitenciario.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS