El Parlament vuelve a aparcar la propuesta para que los diputados tributen el 100% de su salario

La Cámara catalana renuncia a subsanar esa anomalía que paliará mínimamente pagando ahora los impuestos de una nueva mensualidad

Reunión de la Mesa del Parlament del 20 de septiembre.
Reunión de la Mesa del Parlament del 20 de septiembre.PARLAMENT (PARLAMENT)

El Parlament de Cataluña ha renunciado, al menos de momento, a aprobar la reforma para que los diputados tributen el 100% de su salario al no haber alcanzado los grupos un acuerdo para subsanar una anomalía histórica. Los parlamentarios perciben el sueldo en 12 mensualidades en dos partes diferenciadas: una base, que tributa, y otra correspondiente a las dietas que perciben en función de dónde viven y que está exenta en su gran parte de pagar a Hacienda. La Cámara se propuso hace un año cancelar ese privilegio pero PSC, ERC y Junts, los grupos mayoritarios, no han encontrado una solución.

La única medida que tomará la Cámara es que, a partir de ahora, los diputados pagarán los impuestos correspondientes a una nueva mensualidad. La decisión descansa en una resolución de 2017 que se incorporó al Reglamento del Parlament, que establecía que la partida de las dietas por desplazamiento debían incorporarse de forma “gradual y progresiva” al salario que si tributa. Esta será la tercera vez en que se aplica una decisión de ese cariz. No se sabe qué cantidad implicará aunque la nueva parte de retribución sujeta a impuestos oscilará entre los 1.400 y los 2.000 euros anuales.

Laura Borràs, la presidenta ahora suspendida, decidió el curso pasado impulsar la reforma sobre cómo reciben los salarios los diputados. El Pleno de la Cámara aprobó entonces los presupuestos haciendo una reserva de 1,1 millones de euros por si no había finalmente un acuerdo. El plan era que el salario tributara al 100% y la cuestión era si esa medida la debían sufragar los políticos o bien la Cámara. La CUP y los comunes se negaron en redondo a esa medida fuera costeada por fondos públicos y la decisión final quedó a expensas de un acuerdo, finalmente imposible, entre los tres grupos mayoritarios.

La previsión es que la cámara apruebe los presupuestos, que ascenderán a 66,9 millones de euros, sin haber paliado esta anomalía contemplada por la ley estatal 25/ 2006. Un diputado raso percibe al mes un salario de 2.921 euros que se complementa con dietas por desplazamiento en función de su residencia. Cataluña está dividida en cuatro coronas: 16.900 euros al año si el diputado vive en el área metropolitana; 22.000 euros si es desde esa corona y hasta 80 kilómetros; 23.600 desde esa distancia hasta 191 kilómetros y 23.800 si la distancia supera los 191 kilómetros (Vall d’Aran o el sur de las Terres del Ebre).

El debate del año pasado en la Cámara reflejó la diferencia de posición entre varios grupos. Pau Juvillà, el diputado de la CUP, inhabilitado, instó a todos los grupos a aceptar la reforma y espetó: “Cobramos un muy buen sueldo. Un pastón. El IRPF lo tienen que asumir los diputados”, El diputado recordó que el salario medio en Cataluña oscila entre los 23.000 euros en mujeres y los 26.000 euros en mujeres, mientras que un parlamentario percibe de media 60.000.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete









Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS