Nuevo desacuerdo en el gobierno de Colau: el PSC rechaza el presupuesto y obliga a retrasarlo

Los socios en el Ayuntamiento de Barcelona discrepan sobre si continuar rebajando la tasa de terrazas a los bares, y sobre las inversiones en los barrios

Los socios de gobierno en Barcelona, Jaume Collboni, Ada Colau y Jordi Martí, y Ernest Maragall (de ERC), la semana pasada durante el paseíllo de autoridades con motivo de La Mercè.
Los socios de gobierno en Barcelona, Jaume Collboni, Ada Colau y Jordi Martí, y Ernest Maragall (de ERC), la semana pasada durante el paseíllo de autoridades con motivo de La Mercè.Kike Rincón (Europa Press)

Nuevo desacuerdo entre los comunes de Ada Colau y los socialistas de Jaume Collboni en el gobierno del Ayuntamiento de Barcelona. El motivo es el presupuesto de 2023. Y la escena, vodevilesca, a tres bandas, con ERC (que ha facilitado la aprobación de los presupuestos en tres ocasiones) como tercer actor. La presentación pública de las cuentas estaba prevista para este miércoles, por parte del concejal de Presupuesto, Jordi Martí (comunes) y del socialista Collboni. Pero el lunes, según fuentes socialistas, en el almuerzo semanal de tenientes de alcalde, cuando se habló de las cuentas, los representantes del PSC discreparon en algunos aspectos y advirtieron de que no asistirían a la presentación hasta no aclarar las diferencias.

Los comunes ven el desacuerdo como algo habitual en este tipo de negociaciones y le restan importancia. “La propuesta es expansiva y se han podido incluir todas las peticiones de las áreas”, añaden fuentes próximas a la negociación. Los puntos de discordia son el mantenimiento de la rebaja del 75% en la tasa de terrazas a bares y restaurantes acordada por la pandemia (los socialistas la quieren mantener y los comunes no), el detalle de las medidas anticrisis y las inversiones en los barrios, de nuevo según los socialistas.

En paralelo, este martes, el servicio de prensa ha avisado a algunos medios de que “ERC congela las negociaciones del presupuesto del Ayuntamiento” y que no se realizaría la presentación prevista, argumentando que así daban tiempo a ERC “para clarificar la situación política general”. Algunos años las negociaciones del presupuesto de la Generalitat y el de la capital catalana se han realizado en paralelo. ERC ha reaccionado desmintiendo furibundamente al ejecutivo municipal, negando que existan conversaciones y lamentando que hablaran en su nombre. El Consistorio responde que estaba prevista una reunión con ERC, sin el resto de los grupos municipales, un encuentro habitual antes de presentar las cuentas.

“Los comunes citan a ERC y eluden que los presupuestos no se presentan porque nos negamos a comparecer como si hubiera acuerdo”, han manifestado fuentes del PSC. Calibrar la magnitud de la crisis es difícil porque mientras entre los socialistas el enfado es manifiesto, el entorno de los comunes asegura que se trata de una discrepancia normal. A ocho meses de las elecciones, además, ambos partidos han comenzado a marcar perfil.

El gobierno municipal ha informado en varias ocasiones de que presentará un presupuesto e intentará conseguir los apoyos políticos para aprobarlo. Pero también insinúa que, en este caso, la opción de prorrogar las cuentas de 2022 no sería un drama, porque alcanzaron la cifra récord de 3.400 millones de euros.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS