ENERGÍA
Crónica
Texto informativo con interpretación

Maldita TUR… La tarifa del gas del último recurso

Un grupo de amigos aborda en WhatsApp cómo lograr tener el gas más barato sin romper ni la amistad ni la familia

Dvd1122(01/09/22) Consumidora revisa su factura del gas en su domicilio , Madrid Foto: Víctor Sainz
Dvd1122(01/09/22) Consumidora revisa su factura del gas en su domicilio , Madrid Foto: Víctor SainzVíctor Sainz

Si no sabes qué es una tarifa TUR estás jodido. De eso se dio cuenta Muriel una mañana calurosa de octubre. Tras el café, antes de ponerse a tope a trabajar, el WhatsApp comienza a sonar. Son cuatro miembros. Muriel, la derrochona pero maja; Borja, el 10 en Selectividad que siempre lo tiene todo controlado; Pol, el listo y sensible que sabe manejar los números; y ella, Débora, inasequible al desaliento y con mala leche, pero inteligente: la típica mosca cojonera. A continuación, solo un fragmento de la conversación sobre la TUR que se llevó a cabo en el grupo de estos cuatro amigos, con nombres ficticios. Quien dice amigos, dice conocidos. Todos ellos profesionales liberales. Y todos paganos de gas y de luz. Para quien no lo sepa, TUR es la tarifa del último recurso. Después de la TUR, el fin del mundo.

Ataca Pol. Sin avisar. Escribe rápido.

—“¿Os habéis pasado ya a la tarifa de último recurso?. Si estáis en el mercado libre ojo, que os pueden empezar a venir facturas de cientos de euros al mes. Así que hacedlo ya”.

—”Pero, ¿de qué hablará este ahora?”, se pregunta Muriel preocupada, y le manda un privado: “¿Qué dices?”. Pol ha pasado de mandar fotos de Agoney en el Benidorm Fest en plena madrugada a preguntar por el gas.

El marisabidillo de Borja responde raudo y veloz a la pregunta de Pol: “Yo lo comprobé ayer, y sí, ya tenía TUR”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

—Pol: “Perfe. ¿Luz o gas?”

—Borja: “Todo”

—Pol: “Gas sobre todo”

Muriel, mientras tanto, implora que alguien le cuente algo más.

—Pol: “Muriel, ¿tienes libre o TUR?”

—Muriel: “Soy Gas Natural”

—Pol: “Naturgy. ¿No?”

—“¿Y tienes mercado libre o TUR?”, insiste Pol. “Mira la factura”.

—Muriel: “¡Y yo qué sé!”.

Pol le recuerda que es familia numerosa: “Cinco personas en esa casa pueden ser mil euros al mes este invierno. Yo gasto unos 30 euros de luz y unos 30 de gas. En verano menos de gas. El listillo añade: “Y con una adolescente”. Mientras, Débora confiesa lo peor… ELLA ES MERCADO LIBRE… y decide que su pareja asuma el marrón. Mientras, Muriel saborea la victoria de no ser, por una vez, la que más paga: una ciudadana responsable que tiene tarifa TUR, aunque siga sin entender muy bien cómo funciona el mercado. Pasan los minutos, entre cachondeo, cuando Débora confiesa que siguen colgados al teléfono. “Todo por tu culpa Pol, por tu culpa”, lamenta Débora. El economista se justifica:

—“Oyeeee”. “Yo os he evitado la quiebra financiera este invierno. Que eso hubiera sido bronca fuerte. Que por qué no te preocupas de los recibos. Que si tú todo el día mirando Twitter y no ves esto. De nada, de nada”.

La pareja de Débóra, que no está en el grupo pero se hace oír, llama a Pol Niño Becerra, agorero y le acusa de jorobarle el día de fiesta. Sale ya el título del posible artículo: “La imposible misión de cambiarse de tarifa”. Para lograr el teléfono, una señora en una centralita le ha pedido que mire la CNMC y luego le ha dado otro teléfono, y en la tercera llamada la pareja de Débora se ha quedado atascado. Ha decidido colgar e irse a correr. Es su día de fiesta. “Todo desesperante, esa es la verdad, hecho para que te vuelvas loco”, reconoce Borja desde la comodidad de tener su TUR. Pol se atreve a bromear: “¿Creéis que el viernes Débora se habrá pasado ya a mercado regulado? ¿O creéis que el 1 de diciembre se mascará la tragedia cuando le llegue el recibo de octubre y noviembre?

Muriel decide documentarse. Pierre Lomba cuenta en EL PAÍS que son cientos de personas que, en las últimas semanas, están acudiendo de forma masiva a cambiar su tarifa del gas a la tarifa de último recurso (TUR). La secretaria de Estado de Energía, Sara Aegesen, anunció el lunes que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto una investigación sobre las comercializadoras que ofrecen la tarifa regulada para saber si están poniendo trabas para que sus clientes se acojan a ese precio. Trabas es una forma suave de decirlo. Solo hay cuatro firmas autorizadas para ofrecer la TUR, la tarifa más barata para los consumidores domésticos: Energía XXI (Endesa), Comercializadora Regulada Gas&Power (Naturgy), Baser (Grupo Total Energies) y CurEnergía (Grupo Iberdrola). La clave, según señala Lomba: la gente está acudiendo en primer lugar a su comercializadora actual, en lugar de ir directamente a la regulada, que es la que puede realizar la gestión.

Y antes de acabar el día y miles de mensajes después, escribe Débora triunfante:

—“Prueba superada. Pero haciendo el cambio Endesa. Ahora estamos allí con todo y todo con tarifa regulada. Endesa Energía XXI″. Para acabar con: “No entiendo nada… hemos rozado el divorcio”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Ana Pantaleoni

Redactora jefa de EL PAÍS en Barcelona y responsable de la edición en catalán del diario. Ha escrito sobre salud, gastronomía, moda y tecnología y trabajó durante una década en el suplemento tecnológico Ciberpaís. Licenciada en Humanidades, máster de EL PAÍS, PDD en la escuela de negocios Iese y profesora de periodismo en la Pompeu Fabra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS