Un contable admite que saqueó una entidad de ayuda a discapacitados intelectuales

El acusado acepta 20 meses de cárcel por apoderarse de más de 228.000 euros de Aspanin en cinco años

El contable, Álex Segura, en el banquillo de los acusados.
El contable, Álex Segura, en el banquillo de los acusados.

“La justicia siempre te decepciona. Pero era este pacto o nada. De todos modos, tampoco hubiera entrado en prisión”, lamenta Maite Forteza a las puertas de la sala de vistas. Forteza es la presidenta de Aspanin, una asociación de Badalona (Barcelona) de ayuda a personas con discapacidad intelectual que acaba de alcanzar un pacto con el hombre que les traicionó. Álex Segura fue contable de la entidad hasta 2017, cuando fue despedido de forma fulminante. El hallazgo casual de una trabajadora dio la pista de lo que Segura había estado haciendo los últimos cinco años: desviar fondos de la entidad a su bolsillo. En total, 228.873 euros.

Segura ha aceptado este jueves una pena de 20 meses de cárcel, pero la Fiscalía y la acusación particular que ejerce Aspanin han convenido que la pena quede suspendida, lo que significa que no entrará en prisión. Para eso tiene que cumplir dos condiciones: no volver a delinquir en cinco años y someterse a un “plan de pagos” para devolver, mes a mes, al menos una parte de la cantidad saqueada. La suma asciende a 42.000 euros. Con el resto del dinero, ya se verá. “Con todo el dinero que se llevó habríamos podido pagar muchos proyectos... Es un desgraciado”, lamenta uno de los miembros de la antigua junta de Aspanin que habían acudido a declarar como testigos. La entidad cuenta ahora con un presupuesto anual de unos 2,5 millones de euros.

Al dictarse una sentencia de conformidad, el juicio no se ha celebrado y el contable no ha tenido que explicar las razones por las que se apropió de esas cantidades. Se supone que se las gastó. Tampoco lo hizo cuando fue descubierto, en 2017. Una trabajadora se dio cuenta de que el número de cuenta en el que debía abonar una factura correspondía con el número de cuenta en el que se abonaba la nómina mensual de Segura. El contable admitió los hechos, pero dijo que no era consciente de que se hubiese apoderado de tanto dinero.

Segura desvió dinero de las cuentas de Aspanin y de los pisos tutelados que gestiona. Fue de menos a más. El primer año, en 2012, realizó apenas dos transferencias a su cuenta por un total de 510 euros. Pero las cifras se incrementaron a medida que el tiempo pasaba y se sentía más seguro, más impune. En 2017, hizo 139 transferencias por un total de 87.135 euros.

La apropiación indebida cometida por Segura dejó un agujero en la contabilidad de la entidad, pero sobre todo en su prestigio. “Hicimos un ejercicio de transparencia muy grande para explicar lo que había pasado, porque dependemos de las subvenciones y de las aportaciones que hace la gente, y debemos tener credibilidad”, explica Eva Gayarre, actual gerente de Aspanin, que ha acudido también al Palacio de Justicia de Barcelona. Los miembros de la junta que sí estaban en la entidad cuando ocurrieron los hechos están molestos con Segura, una persona en la que confiaban y que, critican, se aprovechó de ellos y de las personas que reciben su ayuda.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS