El puerto de Valencia no hará una nueva declaración de impacto de su ampliación pese a las críticas de vecinos, ecologistas y partidos

La Autoridad Portuaria ofrece 15 millones para regenerar las playas del sur y activa la construcción de otro muelle menor en el puerto de Sagunto

La Comissió Ciutat-Port, la plataforma Juventud por el Clima-Fridays for Future y Extinction Rebellion durante la concentración de este viernes para exigir que se abandone definitivamente el proyecto de terminal norte del puerto.
La Comissió Ciutat-Port, la plataforma Juventud por el Clima-Fridays for Future y Extinction Rebellion durante la concentración de este viernes para exigir que se abandone definitivamente el proyecto de terminal norte del puerto.BIEL ALIÑO (EFE)

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) no hará otra declaración de impacto ambiental del proyecto de terminal norte del puerto porque, a la vista de los últimos informes técnicos de Puertos del Estado, la aprobada en 2007 sigue siendo válida, ha afirmado su presidente, Aurelio Martínez, que sí está dispuesto a invertir 15 millones de euros en la regeneración de las playas del sur. Según Martínez, una nueva declaración de impacto “simplificada”, como ha sugerido el Ministerio de Transición Ecológica, tardaría al menos 18 meses, y la intención del ente portuario es que el proyecto constructivo del muelle norte esté listo antes del verano para a continuación adjudicárselo a MSC.

Además de relanzar la terminal norte, el consejo de administración de la APV ha dado el visto bueno a otro proyecto de ampliación, esta vez un muelle en el puerto de Sagunto, que Martínez ha descartado que pueda considerarse un plan alternativo si se demoraba la ampliación norte de Valencia porque es seis veces más pequeño. En la calle, asociaciones vecinales y organizaciones ecologistas se han concentrado contra el proyecto de la terminal norte. Compromís y Unides Podem, socios del gobierno autonómico del Botànic, reclaman la paralización del proyecto por su afección al medio ambiente.

El presidente portuario ha dedicado buena parte de su comparecencia ante los medios de comunicación, tras el consejo, a repasar los informes recibidos en relación a la ampliación norte, los favorables y los críticos; pero ha destacado especialmente el de Puertos del Estado, que concluye que la APV es el órgano que debe decidir si encarga o no una nueva declaración de impacto, que Martínez ha descartado. “Se considera que la DIA está vigente; el informe es tajante”, ha enfatizado el presidente.

De la carta enviada por el MInisterio de Transición Ecológica el pasado 15 de abril, donde sugiere a la APV que haga una declaración de impacto simplicada porque el proyecto inicial de muelle se ha cambiado, Martinez no parece dispuesto a seguir el consejo pues, como ha calculado, retrasará la terminal norte al menos dos años.

Así las cosas, la Autoridad tiene previsto comenzar la redacción del proyecto constructivo de la terminal norte para que esté lista para el verano y acto seguido adjudicar la concesión de la obra a la filial de MSC, que construirá y explotará este nuevo macromuelle. Será durante la redacción del proyecto cuando el puerto atienda las solicitudes de Puertos del Estado de que el material de las demoliciones sirva para el relleno del nuevo muelle y actuaciones parecidas. En este anexo, el puerto tiene previsto justificar y acreditar ante el Ministerio de Transición por qué no es necesaria una nueva DIA simplificada.

Más información
El puerto de Valencia, ¿un fin en sí mismo?
Compromís pide que se paralice la ampliación del Puerto de Valencia hasta que se elabore una nueva DIA

Si el consejo de administración no está dispuesto a dar marcha atrás a su proyectada terminal norte, sí ha anunciado su disposición a invertir 15 millones de euros en la regeneración de las playas del sur, que pierden desde hace años metros de arena por las infraestructuras construidas en el litoral, siendo la portuaria una de las de mayor impacto.

En la DIA (Declaración de Impacto Ambiental) de 2007, asegura Martínez, se hacían informes trimestrales, firmados por el catedrático de Costas José Serra, que se enviaron al entonces Ministerio de Medio Ambiente y a la Dirección General de Costas sobre los efectos en el litoral: “Son 10.000 folios y de los que nunca se recibió ninguna crítica, aceptaron lo que estaba pasando en las costas valencianas”, ha subrayado. “Nunca, nadie dijo nada”.

El informe final del catedrático de Costas, que elaboró en marzo de 2015, concluye que la playa norte “está evolucionando como era de esperar: la playa bascula hacia el puerto con avances en el Cabanyal. El efecto de las obras se hace patente desde abril de 2009 pero no se observan efectos no esperados. En cuanto a las playas del sur, el citado documento no indica ningún efecto debido a las obras de ampliación norte, por lo tanto no hay consecuencias sobre ellas que signifiquen un riesgo para la evolución que viene experimentando desde años anteriores al inicio de la última ampliación. “No es que no haya impacto, dice que no hay un impacto adicional con la ampliación norte y menos una vez hechos los espigones”, ha insistido el presidente portuario.

El presidente de la APV ha mencionado una moción aprobada este jueves por el pleno del Ayuntamiento de Valencia. Martínez ha asegurado que no se han invertido antes porque hacía falta un plan de Costas que, ahora sí, parece completado y que costaría 28 millones de euros. “Ya hemos dicho que el puerto está dispuesto a pagar la mitad, unos 14 millones de euros, si lo priorizan”, ha enfatizado Martínez.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó,—cuyo partido, Compromís, se opone a la ampliación—, ha apuntado que hay que compensar la basculación de las playas del Cabanyal y la Malva-rosa y la regresión de las playas de Pinedo, El Saler y El Perellonet, si bien son problemáticas que no están causadas únicamente por el puerto sino que intervienen otros factores como el cambio climático (aumento del nivel del mar y de lluvias torrenciales). El primer edil ha insistido en que se debería hacer un estudio ambiental para conocer el incremento de la movilidad a causa de la ampliación, la cantidad de materiales sólidos que se necesitarán y los efectos sobre el paisaje de las playas del Cabanyal y la Malva-rosa.

Oposición y protesta en la calle

Varias asociaciones vecinales del frente marítimo de València y organizaciones ecologistas han convocado este viernes una concentración contra la ampliación del puerto frente a la sede de la Autoridad Portuaria, cuyo consejo de administración se ha reunido hoy aunque sin ningún punto en el orden del día relacionado con este proyecto.

Las decenas de participantes en esta movilización han exhibido lemas contra este proyecto y han enumerado las consecuencias medioambientales que a su juicio tendría sobre la ciudad y buena parte del frente litoral. Según ha explicado Pau Díaz, miembro de la Asociación de Vecinos de la Malvarrosa y de la Comisión Ciudad-Puerto, “además de la movilización permanente, vamos a explorar la vía jurídica, porque este proyecto es una agresión al medio ambiente y a la ciudad”.

“Entendemos que una nueva declaración de impacto ambiental (DIA) pondría al día la situación real de agresión al medio ambienta, pero con DIA o sin ella decimos no a la ampliación”.

“El hecho de que los responsables del puerto no quieran someter el proyecto a una nueva DIA demuestra su desprecio al medio ambiente. Es un estudio de hace 15 años, cuando había otra sensibilidad ecológica, otras leyes, y el Consell no había declarado la emergencia climática”, ha agregado.


Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS