FOTOGRAFÍA

El drama vital de los refugiados palestinos en Líbano, según la mirada de Germán Caballero

La Nau de Valencia exhibe una exposición fotográfica que muestra también los estragos de la pandemia en los campos de refugiados

Alguna de las imágenes que componen la exposición del fotoperiodista Germán Caballero.
Alguna de las imágenes que componen la exposición del fotoperiodista Germán Caballero.BIEL ALIÑO (EFE)

El Centre Cultural La Nau de la Universitat de València acoge desde este martes y hasta el 3 de septiembre una exposición del joven fotoperiodista valenciano Germán Caballero donde se recoge la vida y los graves problemas a los que se enfrentan los palestinos y sirios en los campamentos para refugiados en la Líbano. Los surcos del tiempo y de las humillaciones sufridas recorren los rostros de las personas retratadas que destacan por sus miradas honestas, resistentes, tiernas, dolidas y, sin embargo, algunas risueñas.

Más información
Nacer, vivir y morir entre los muros de Líbano y Palestina
El cruel antídoto contra la pandemia para los refugiados palestinos en Líbano

El temps suspés: els camps per a persones refugiades palestines al Líban es el título de la exposición que pretende acercar la realidad de la población refugiada en esos campos desde 1948 a través de dos visitas de Caballero al Líbano entre 2019 y 2020.

La exposición se centra en el trabajo del fotoperiodista valenciano, que trabaja en el diario Levante EMV, y está comisariada por el profesor y doctor Jorge Ramos Tolosa, que ha explicado este martes la necesidad de contar “la historia de una injusticia donde Germán trata la realidad de personas palestinas”.

Además, el fotoperiodista aporta una investigación histórica complementaria que se ha traducido en un mapa que muestra las zonas de procedencia de las personas refugiadas palestinas.

Producida por la UV a través del Vicerrectorado de Cultura y expuesta en la Sala Oberta de La Nau, el espectador observará cerca de un centenar de fotografías tomadas en dos momentos diferentes: las primeras se realizaron en septiembre de 2019, mientras que las otras, de septiembre de 2020, son fotografías que muestran “la crisis política y monetaria que ha empobrecido a los refugiados”.

En las imágenes, se aprecian las dificultades a causa de la situación de pandemia actual, las medidas tomadas para prevenir los contagios y los problemas sanitarios y de infraestructura de los campos para sus habitantes.

También hay edificios en ruinas en los que muchos de ellos habitan, un hospital para refugiados, un cibercafé en el que los niños juegan a videojuegos o jóvenes practicando deporte, todo ello en un conjunto que presiden doce grandes retratos de personas que viven en los campos libaneses.

El comisario espera que las fotografías ayuden al público a conocer “esta realidad que está más cerca de lo que pensamos; los refugiados viven una situación muy dura”, mientras que Caballero ha celebrado que la exposición “ha conseguido poner el foco mediático en las personas refugiadas”.

Otros de los temas tratados por el fotoperiodista valenciano son los problemas relacionados con el acceso al agua potable en los campos, la situación de la gente joven “y su desesperación por la falta de oportunidades”, la precariedad laboral existente o las diferencias de género que viven las mujeres refugiadas.

El recorrido visual demuestra, para el comisario, el carácter resiliente de las personas refugiadas, mientras que el fotoperiodista ha destacado las redes familiares y vecinales del lugar junto a la hospitalidad de los palestinos y sirios, donde “te abren las puertas sin esperar nada a cambio”.

Además, la exposición incluye una pieza documental con testimonios de habitantes de los campos, grabada por Germán Caballero y realizada por David Segarra, y un programa con mesas redondas en las que participarán periodistas libanesas y valencianas, proyecciones de películas y documentales sobre el tema.

Caballero ha agradecido la labor de la UV en la colaboración de la obra, y ha calificado al Centre Cultural La Nau como un espacio “muy importante” en el que se ha formado “cultural y políticamente”. “Valencia fue un desierto cultural y esto era un oasis”, ha valorado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS