DESALOJOS

Vivienda tranquiliza a los seis vecinos amenazados de desalojo en Valencia al no haber resolución judicial

La directora general de Emergencia Habitacional se reúne con los inquilinos del edificio del barrio del Carmen a los que el nuevo propietario les conminó a dejar sus casas en 10 días por carta

Concentración contra el desalojo de un edificio del Carmen de Valencia, el pasado sábado.
Concentración contra el desalojo de un edificio del Carmen de Valencia, el pasado sábado.

No hay ni resolución judicial de desalojo ni un expediente sobre la necesidad de acometer obras urgentes en el edificio por su deterioro ni los contratos de la mayor parte de los inquilinos han expirado. Por tanto, los seis vecinos de un inmueble de la calle de Sogueros de Valencia, que fueron conminados mediante una carta el pasado mes de mayo a marcharse de sus casas en 10 días, están respaldados por la ley de arrendamientos urbanos y no tienen por qué abandonar sus viviendas.

Más información
“Vinieron y nos dijeron que teníamos que dejar nuestra casa en 10 días”

Así se lo transmitió ayer la directora general de Emergencia Habitacional de la Generalitat, Pura Peris, a los vecinos afectados en una reunión que mantuvo con ellos a raíz de la misiva que recibieron los inquilinos del nuevo propietario del edificio desde el pasado mes de febrero, un fondo buitre que les amenazó con llamar a los bomberos para desalojarlos. Las denuncias públicas de los inquilinos tras recibir tales amenazas originaron una nutrida concentración de protesta el pasado sábado debajo del edificio del barrio del Carmen, con el apoyo de Stop Desahucios y Veïnat En Perill d’Extinció, una red de colectivos de Ciutat Vella que lucha contra la sustitución de los vecinos del barrio por turistas, de las viviendas por apartamentos turísticos, entre otras cuestiones.

La directora general subrayó todos los derechos como inquilinos y les aseguró que la Consejería de Vivienda, que dirige el vicepresidente Rubén Martínez Dalmau, de Unides Podem, les proporcionará asesoramiento, además de incidir en las actuaciones que puede emprender la propia administración.

También enumeró las pasos que debe seguir un propietario para hacer obras en un edificio y las posibilidades de los inquilinos. La razón que dio el nuevo propietario para el desalojo es la necesidad de reformar y rehabilitar el inmueble de cuatro plantas. Su situación puede poner en peligro a los inquilinos, que ocupan seis de la nueve viviendas, les comentó. Se ha de instalar un ascensor por el hueco de la escalera y retranquear las entradas de algunas viviendas.

Sin embargo, los vecinos comprobaron que el Ayuntamiento de Valencia no tiene constancia de ninguna petición de reforma y actuación en el inmueble. Son habituales las amenazas de ruina y las ofertas económicas para facilitar el vaciado de las viviendas con inquilinos antes de la finalización de sus contratos. En el caso de que el propietario del edificio decide realizar obras hay un procedimiento reglado y varias opciones para los alquilados.

Sobre la firma

F. B.

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS