Consum se compromete a vender solo naranjas y mandarinas valencianas y con sello de calidad hasta abril

La cooperativa ha decidido implantar la medida en todos los supermercados en la Comunidad Valenciana

Una imagen de archivo de una plantación valenciana de naranjas.
Una imagen de archivo de una plantación valenciana de naranjas.Jordi Vicent

La cooperativa Consum ha decidido, para apoyar a los citricultores locales, vender solo naranjas y mandarinas con sello de calidad Identificación Geográfica Protegida (IGP) Cítricos Valencianos en todos sus supermercados de la Comunidad Valenciana desde finales de noviembre hasta finales de abril, dependiendo de la climatología.

Consum comprará un total de 5.500 toneladas de naranjas y mandarinas valencianas con este sello de calidad en la campaña 2021-22, cifra que supone un diez por ciento más respecto a la campaña anterior.

La cooperativa renueva, un año más, su acuerdo con la IGP valenciana, apostando por los productos locales y de proximidad durante la temporada citrícola nacional y respaldando a los citricultores valencianos.

Consum comercializará en sus supermercados naranjas con IGP Cítricos Valencianos de las variedades Navelina, Navel y Navelate y Lane Late y mandarinas Clemenrubi, Oronules, Clemenules, Clemenvilla y Ortanique.

La IGP Cítricos Valencianos es la entidad que certifica las naranjas, mandarinas y limones que se cultivan en la Comunitat Valenciana y cumplen con unos estrictos requisitos de origen y calidad. Tiene dos grandes objetivos: la certificación y la promoción de los cítricos valencianos.

El Consejo Regulador realiza rigurosos controles, tanto en campo como en almacenes de acondicionamiento y envasado, para garantizar la calidad de los cítricos valencianos, sobre todo, en cuanto a madurez y dulzor del producto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS