El Brexit tiene un impacto de 253 euros al año para cada valenciano

Un informe sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea sitúa a la Comunidad Valenciana por debajo de la media sobre la repercusión en las autonomías

Turistas británicos en un local en el centro de Benidorm.
Turistas británicos en un local en el centro de Benidorm.Mònica Torres

La salida de Reino Unido de la Unión Europea ha tenido un coste, sobre todo, para el propio Reino Unido. Las consecuencias del Brexit para los británicos ya sitúan el impacto negativo en un 4% sobre el PIB a largo plazo. Sin embargo, las comunidades autónomas también se han visto afectadas por aranceles y burocracia antes inexistentes. En el caso de la Comunidad Valenciana, el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) ha calculado que la caída sobre el PIB real es del 0,07% y sitúa ese impacto en una media de 253 euros por valenciano al año. Tal como explica el estudio, las consecuencias se centran en “una pequeña caída de las exportaciones de mercancías, un ligero aumento del precio pagado por los consumidores y una pequeña reducción en el precio fijado por los productores”.

Este impacto sitúa a la Comunidad Valenciana por debajo de la media sobre la repercusión que ha tenido en otras autonomías entre las que destacan los 621 euros de impacto para los navarros y los 615 de los vascos. Los datos se han calculado teniendo en cuenta los bienes comerciales. Tal como señala uno de los autores del informe, Francisco Requena, cuanto más al Norte de España, más cerca de Reino Unido y, por tanto, mayor impacto “ya que, por naturaleza del comercio, cuanto más próximo está un mercado, más actividad existe”. Además, Requena señala que los cálculos se han realizado sobre un incremento de un 10% de los costes, tope al que aún no se ha llegado y que, por tanto, actualmente, el impacto puede situarse en un índice menor.

Entre los que menos notan el Brexit se sitúan las islas, tanto Baleares como Canarias, teniendo en cuenta solo los bienes comerciales. Pese a que el informe hace referencia al turismo, señala que la coincidencia de los efectos del Brexit con las restricciones a la movilidad por la covid “hace difícil atribuir consecuencias concretas al primero de estos dos impactos”. “La preocupación inicial en relación a los efectos del Brexit sobre la operativa de las compañías aéreas parece haber disminuido y tampoco se observa en estos momentos una preocupación especial respecto a los flujos turísticos por parte de los turoperadores ni en la embajada británica en España”, indica. Aun así, refleja que se ha complicado el tránsito de viajeros en los aeropuertos, con mayores tiempos de espera al aparecer trámites antes inexistentes y el encarecimiento del seguro sanitario privado aplicado en los paquetes turísticos.

Heterogeneidad sectorial

El Ivie señala la existencia de una “heterogeneidad sectorial” en el impacto del Brexit. Y se ha centrado en cuatro sectores clave para la economía de la Comunidad Valenciana, muy vinculados con el Reino Unido: el sector de automoción, el del transporte por carretera, el citrícola y los sectores turístico y residencial.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Limitado” es el calificativo del efecto sobre el sector citrícola, que vio cómo en 2021 se perdió un 10% del volumen de las exportaciones, “fruto de la incertidumbre existente al cierre del acuerdo a finales de 2020″. Sin embargo, según sostienen, la cuota de importación en valor se ha mantenido “y es muy probable que los volúmenes se puedan recuperar en las próximas campañas”. La presidenta del Comité de Gestión de Cítricos (CGC), Inmaculada Sanfeliu, asegura que Reino Unido se mantiene como tercer mercado del sector español de cítricos, por detrás de Alemania y Francia (a mucha distancia), “pero la salida de este país de la UE ha abierto un nuevo escenario competitivo con un mercado británico, más abierto a las producciones de terceros países con los mismos productos y calendarios, como Marruecos, Egipto, Turquía e Israel o con los mismos productos como Sudáfrica”.

Respecto a la automoción, el informe indica que, en el caso de que se mantenga la normativa en Reino, el impacto apenas se ha sentido “más allá de ciertas molestias en la gestión del comercio internacional”. Sí señala que las exportaciones del sector de automoción se redujeron antes del Brexit (-28% en 2020), y que los primeros meses de 2021 fueron de cierto “caos” pero que salvo esos problemas de gestión “y un ligero aumento de los costes en las operaciones con Reino Unido”, no cabe esperar que el Brexit cambie nada estructural si el escenario vigente no se modifica respecto a los aranceles y las reglas de origen.

Mayor ha sido el efecto en los transportistas que trabajan ese mercado. Sin embargo, según el Ivie, existe cierto optimismo en el sector que espera quelas medidas adoptadas ya, las alianzas con transportistas ingleses, la renegociación de precios con grandes clientes británicos y la recuperación de la normalidad en las navieras tras la pandemia, “más la experiencia de estos meses y el paulatino ajuste de la logística con mayor intermodalidad, se pueda recuperar la rentabilidad necesaria para sostener las flotas y la fluidez del transporte”, señala.

50.000 nuevos británicos en los censos

La llegada del Brexit ha ocasionado un movimiento de empadronamiento municipal por parte de británicos, especialmente entre los jubilados, según indica el informe sobre el impacto en la Comunidad Valenciana de la salida de Reino Unido realizado por el Ivie. Así lo atestigua el censo de Orihuela (Alicante) donde entre 2020 y 2021 se registraron algo más de 200 altas de británicos en el padrón en el que ya suman cerca de 11.000 habitantes en un municipio en el que el total no llega a los 80.000. 
Los números globales son aún más evidentes. La población británica en la Comunidad Valenciana ha pasado de 35.293 personas en 2000 a 84.191 en 2021. Es decir, más de 50.000 británicos más una vez se firmó la salida de Reino Unido de la Unión Europea. El Ivie señala la calidad de la asistencia sanitaria  como actor de atracción y también destaca  que, aunque  la falta de movilidad por la  pandemia ha frenado la compra de viviendas, no se ha observado una especial presión vendedora de sus propiedades.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS