Oltra niega que ordenara una investigación paralela sobre los abusos de su exmarido en su declaración de siete horas ante el juez

La exvicepresidenta asegura haber dado todas las explicaciones tras recibir el apoyo de decenas de simpatizantes y cargos de Compromís a la entrada de la Ciudad de la Justicia

La exvicepresidenta de la Generalitat valenciana, este lunes, a su llegada para declarar por la gestión del caso de abusos de su exmarido a una menor del que depende su vida política.
La exvicepresidenta de la Generalitat valenciana, este lunes, a su llegada para declarar por la gestión del caso de abusos de su exmarido a una menor del que depende su vida política.Mònica Torres
María Fabra Agencias
Valencia -

Tras siete horas de declaración ante el juez, le han preguntado a Mónica Oltra si salía más tranquila de lo que había entrado. “Mas cansada”, ha respondido este lunes, pasadas las ocho de la tarde, en un tono sereno. En la sala, la exvicepresidenta del Gobierno valenciano ha negado que ordenara a su equipo abrir una investigación paralela a la judicial para proteger a su exmarido, Luis Eduardo Ramírez, condenado en marzo de 2021 a cinco años de prisión por abusar sexualmente de una menor en un centro concertado en el que trabajaba. Oltra está investigada en el caso por el supuesto intento de encubrimiento de esos abusos por parte de la consejería de Igualdad e Inclusión Social que dirigía. En el procedimiento hay otros 13 investigados, la mayoría, altos cargos que trabajan en su departamento.

En su declaración, la que fuera cabeza de lista de Compromís en las últimas elecciones autonómicas ha reiterado que se enteró del caso de los abusos el 4 de agosto de 2017, cuando recibió una notificación judicial en su domicilio. Por tanto, ha manifestado que desconocía el trabajo que habían estado haciendo los técnicos de su departamento desde el mes de febrero de ese año, cuando la víctima, que entonces tenía 14 años, denunció los hechos.

Sobre el expediente informativo que abrió su departamento el 8 de agosto, cuando ya había en curso una investigación judicial, Oltra ha negado que fuera a instancias de ella, pese a lo que aseveró en una comparecencia ante los medios de comunicación. No dio ningún tipo de instrucción al respecto, ha insistido ante el juez. Y ha atribuido esas manifestaciones ante los periodistas a un tema “emocional” y a que hablaba en un “plural mayestático”.

Fuentes conocedoras de su declaración judicial citadas por Efe, Oltra ha hecho una analogía con los protocolos sanitarios. Ha expuesto que al igual que el consejero de Sanidad no es el que establece los protocolos en esa área, sino que lo hacen los profesionales, en servicios sociales también son los profesionales los que los elaboran.

La declaración se ha prolongado porque el juez ha pedido que no se grabara para evitar filtraciones, lo que ha alargado los tiempos. Oltra no ha respondido a las preguntas de las acusaciones particulares, representadas por José Luis Roberto, abogado de la víctima de los abusos y líder del partido de la ultraderecha, España 2000; por la exfundadora de Vox, Cristina Seguí; y por Vox.

A la salida de su declaración, Oltra ha reiterado que ha respondido a las cuestiones como ha hecho “siempre, desde la transparencia, desde la rendición de cuentas”, y ha afirmado que ahora “es el tiempo de la administración de justicia” y de “esperar”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Espero que todas las explicaciones que hemos dado convenzan a quien tienen que convencer”, ha señalado la exvicepresidenta. Ahora “es momento de tener paciencia” y ha admitido que ha sido “un día muy largo”. Preguntada sobre si es optimista con que esta causa se acabe archivando y si se ha planteado cuál será su futuro político, se ha limitado a señalar que “no es el momento hoy de hablar de eso”.

Sobre las nueve de la mañana, antes de entrar en la Ciudad de la Justicia, Oltra ha manifestado que estaba “bien, tranquila y serena”. Allí la esperaban unas dos decenas de simpatizantes y cargos de Compromís que han aplaudido a su paso. Entre otros, se encontraban el diputado de Compromís en las Cortes valencianas Carles Esteve, los concejales de la formación en el Ayuntamiento de Valencia Pilar Soriano y Giuseppe Grezzi, la secretaria autonómica de Salud Pública de la Generalitat, Isaura Navarro, el senador Carles Mulet y el coportavoz de Iniciativa-Compromís, Alberto Ibáñez.

También la sucesora de Oltra, Aitana Mas, ha mostrado, a través de su perfil en la red social Twitter, su apoyo a la dirigente de Compromís. “Hoy, por fin, Mónica Oltra podrá declarar. Y no puedo evitar pensar en sus palabras: la verdad solo tiene un camino. No todos los políticos son iguales. Que acabe pronto este mal sueño”, ha escrito Mas.

El juez ha decidido que la declaración no se grabe, como ocurre en otras ocasiones para que las partes y el propio juez puedan revisar el testimonio. El motivo, según apuntan fuentes de caso, es evitar las posibles filtraciones del vídeo, en el que la dirigente aparecería sentada en el banquillo y ante el juez. Esto ha ralentizado la declaración puesto que el juez ha ido comprobando, una a una, que las preguntas y las respuestas se correspondieran con las expresadas.

La exvicepresidenta del Gobierno valenciano y exconsejera de Igualdad ha tenido que declarar ante el titular del juzgado número 15, Vicente Ríos, después de que, una vez presentada su dimisión, perdiera el privilegio del aforamiento. Antes de la renuncia, este juez pidió al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que imputara a la dirigente, como así ocurrió en una acusación apoyada por la Fiscalía, que vio en la actuación de Oltra indicios de los presuntos delitos de prevaricación, abandono de menores y omisión del deber de perseguir delitos.

La causa tiene su origen en el caso de abusos por el que fue condenado su exmarido, y en las dos querellas posteriores presentadas por la extrema derecha: una por el abogado del partido ultra España 2000 José Luis Roberto y otra por una de las fundadoras de Vox, Cristina Seguí. Ambos acusan a una docena de funcionarios de la consejería que dirigía Oltra de acordar una estrategia para realizar una investigación del caso de la menor abusada paralela a la judicial. El juez considera que hay indicios de que la dirigente de Compromís trató de obstaculizar la investigación sobre su expareja o, incluso, para proteger su propia carrera política.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS