Yolanda Díaz pide prudencia y esperar a que el Supremo responda sobre la polémica aplicación de la ‘ley del solo sí es sí’

La vicepresidenta segunda del Gobierno elude dar un apoyo expreso a la ministra de Igualdad y Pablo Iglesias estalla: “Ponerse de perfil cuando machacan a una compañera es miserable y cobarde”

Yolanda Díaz, entre el presidente valenciano, Ximo Puig (a la derecha), y el consejero de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Héctor Illueca, este viernes en Valencia.
Yolanda Díaz, entre el presidente valenciano, Ximo Puig (a la derecha), y el consejero de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Héctor Illueca, este viernes en Valencia.Mònica Torres

Al cuarto día de saltar la polémica por el goteo de rebajas de penas a agresores sexuales como consecuencia de la entrada en vigor de la ley del solo sí es sí, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha roto su silencio este viernes en Valencia. “Es importante que dejemos trabajar al Supremo”, ha dicho Díaz, confiando en que “en breves días” habrá algunas “respuestas sobre estas cuestiones” porque el alto tribunal abordará el efecto de la normativa al resolver recursos de agresores sexuales. Díaz ha defendido la controvertida norma —“es una ley muy importante para las mujeres y la protección de las víctimas”, ha afirmado—, pero no ha llegado a dar su apoyo expreso a la ministra de Igualdad y dirigente de Podemos, Irene Montero, principal impulsora de la norma y diana de las críticas estos días. Poco después de que Díaz hablara, su antecesor en el cargo y fundador de Podemos, Pablo Iglesias, ha estallado. Sin citar a la vicepresidenta, ha escrito: “La cacería de esta semana confirma tres cosas: 1) La degradación creciente de buena parte del periodismo. 2) Que la derecha judicial es un actor político. 3) Que ponerse de perfil cuando machacan a una compañera no solo es miserable y cobarde, sino políticamente estúpido”.

La palabra “estúpido” ya fue usada por Iglesias hace una semana para calificar a los que, según él, pretenden debilitar a Podemos ante una eventual candidatura de izquierdas en las próximas elecciones generales. Entonces todos los medios interpretaron que se refería a la vicepresidenta segunda. Iglesias lo negó al día siguiente, pero a continuación criticó con dureza a Díaz en la Cadena SER y le exigió “respeto” a Podemos. La andanada de este viernes tampoco se refiere de forma explícita a ella, por lo que fuentes de la vicepresidencia segunda rehusaron responder a Iglesias.

Yolanda Díaz, que intenta aglutinar todo el espectro electoral situado a la izquierda del PSOE en su proyecto Sumar, clausuraba este viernes el primer foro internacional de las Inspecciones de Trabajo, celebrado en el Palau de les Arts de Valencia, y ha sido requerida por los periodistas tras cuatro días en los que ha mantenido una posición discreta sobre la polémica en torno a la Ley de Garantía de la Libertad Sexual, conocida como ley de solo sí es sí. “En primer lugar, es una ley de extraordinaria importancia que tiene un cometido: la protección de las víctimas y la defensa de la libertad sexual de las mujeres. En segundo lugar, les pido prudencia. En tercer lugar, la finalidad de la norma es la citada, con ese objetivo se ha hecho. No soy especialista en esta materia. Es importante que dejemos trabajar al Supremo y en breves días tendremos algunas respuestas sobre estas cuestiones”, ha dicho, sin querer añadir nada más pese a la insistencia de los periodistas. “No generemos alarma social. El Gobierno protegerá a todas las víctimas. Esperemos con tranquilidad a que resuelva el Supremo”, se ha limitado a apostillar.

De este modo, Díaz ha evitado aclarar si es partidaria de modificar la ley o entrar en cualquier otra consideración, y no ha mencionado en ningún momento a la ministra Irene Montero. Precisamente la falta de apoyo explícito de la vicepresidenta a Montero ha agravado estos días la herida abierta entre Sumar y Podemos. La ministra de Igualdad sí ha recibido el respaldo en tromba de la dirección de su partido. Cuando, el miércoles por la noche, Montero fue preguntada en la SER por el silencio de Yolanda Díaz, contestó: “No voy a hacer comentarios”.

La vicepresidenta ha adoptado un perfil muy discreto que contrasta con la intensidad con la que la cúpula de Podemos ha cerrado filas. “No solo hay jueces machistas rebajando ilegalmente la pena a violadores para montar —junto a los poderes mediáticos reaccionarios— una campaña nauseabunda contra los avances feministas. Es que hay voces progresistas siguiéndoles el juego porque es también contra Podemos”, ha afirmado el portavoz en el Congreso, Pablo Echenique.

La falta de sintonía entre Díaz y Podemos preocupa en La Moncloa. Las opciones de los socialistas para revalidar el Gobierno en las elecciones generales del año próximo pasan por evitar el hundimiento electoral de sus socios. El propio presidente, Pedro Sánchez, salió en público en defensa de la que considera “una ley de vanguardia”, según afirmó al final de la cumbre del G-20 en Bali (Indonesia). Evitó la menor crítica a Unidas Podemos y pidió esperar a que los tribunales fijen un criterio sobre las rebajas de penas a agresores sexuales. En el PSOE, no obstante, también ha habido voces críticas, como la de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha reprobado la acusación generalizada como “machistas” de toda la judicatura que ha hecho Irene Montero.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Yolanda Díaz protagonizará este sábado en Valencia un acto de Sumar, al que está previsto que asistan algunos de los principales partidos a la izquierda del PSOE: Compromís, Unides Podem o Esquerra Unida.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS