“No hay muchas razones para volver”

Mayra Olivia Lucas-Mas dejó Barcelona a los 23 años. Desde París lamenta la “polarización” de la sociedad catalana

Mayra Olivia Lucas-Mas (Barcelona, 38 años) cogió en 2005, junto a su marido, las maletas y se fue a Nueva York a hacer un máster. Desde entonces, solo vuelve a Barcelona para visitar a su familia. La pareja recaló un tiempo después en Bruselas y desde hace 13 años reside en París, donde nacieron y crecen sus tres hijos. En la capital francesa, ella trabaja en un conocido organismo internacional como asesora fiscal. En este tránsito, ha pasado de no ser capaz de imaginar una Generalitat sin Jordi Pujol a detectar, desde la lejanía, “un empobrecimiento del discurso y la situación política”. De reclamar hechos y no palabras hace 18 años a preocuparle especialmente “la polarización de la sociedad” y que pueda resquebrajarse “la convivencia pacífica”, riesgos que atribuye a los años de procés. “Entonces había más cohesión social y convivencia pese a las cuestiones que pudieran pasar desapercibidas”, defiende desde su casa parisina.

Más información
Estos son los candidatos a las elecciones catalanas 2021 para el 14-F

Aventajada académica —cursó en tres años Derecho y poco tiempo después se licenció en Empresariales—, considera hoy difícil poder regresar a España mientras se empapa de la historia de Francia que enseñan a sus hijos en la escuela. “Hay más oportunidades fuera, y eso mueve a la gente. Lo que yo hago ahora aquí no lo puedo hacer en España. Quizás para trabajar en ámbitos más internacionales o en innovación sí, pero tienes que pasar por Madrid. Y fuera de España también encuentras trabajos mejor remunerados”, señala. La de los salarios ya era una de sus reivindicaciones cuando el mandato de Pujol empezaba a tocar a su fin y reclamaba más ayudas para los jóvenes como las del gobierno sueco de entonces.

Hoy considera que en Barcelona “cada vez hay menos oportunidades. Ya cuando me fui quería abrir horizontes, pero ahora hay menos opciones y la situación política es, en mi opinión, responsable en parte de esa situación”.

Mayra reconoce que tanto ella como su marido, tras analizar cómo las administraciones desaprovechan el talento del país, no han descartado en algún momento reinstalarse en España para hacer carrera política y mejorar las cosas: “Sientes frustración de ver la situación en Cataluña y en España. La fractura social es peligrosa y además del procés tenemos los problemas de la sanidad y la educación, la precariedad del mercado laboral y el reto de la inmigración. Eres consciente de que tienes unas opiniones y de que no les puedes dar una salida. Sientes impotencia”. Pero al poco rato vuelve al discurso de antes: “No hay muchas razones para volver”.

Parece que se haya roto el cordón umbilical que le unía con la capital catalana pese a destacar que echa todavía muchas cosas en falta: la familia, el clima, la hospitalidad de la gente... “La verdad es que no entiendo a la gente que se queja de vivir en España”. Pero mantiene, además del familiar, otro. “Votar, votar... hay que votar”, afirma. Su marido es el encargado de que la tramitación llegue a tiempo. “Pero votar siempre”, concluye.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS