El segundo debate de los candidatos del 4-M naufraga y acaba abruptamente ante las provocaciones de Vox

La candidata de la extrema derecha, al de Unidas Podemos: “Si usted es tan valiente, levántese y lárguese”

La candidata de Vox, Rocío Monasterio; el candidato de Cs, Edmundo Bal; la candidata de Más Madrid, Mónica García; y el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, antes del comienzo del debate. En vídeo, los momentos en los que se han producido los abandonos de debate hasta su cancelación.

El debate electoral en la Cadena SER ha saltado por los aires nada más comenzar, con el abandono del candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, después de que la cabeza de cartel de Vox, Rocío Monasterio, se negara a retractarse por haber puesto en duda la amenaza de muerte que ha recibido Iglesias en una carta con cuatro balas. “Yo condeno todo lo que sea la violencia, me gustaría que ellos hubieran condenado lo que sufrimos en Vallecas. Yo, bueno, de Pablo Iglesias me creo poco, creo que todos los españoles, cada vez que oímos algo que dice Pablo Iglesias lo ponemos en duda porque nos han engañado durante este año vilmente”, había declarado a primera hora Monasterio en RNE. En su primer turno de palabra, el candidato de Unidas Podemos ha avisado de que se iría si la candidata de Vox no rectificaba sus declaraciones. Monasterio no se ha retractado, aunque sí ha dicho que condenaba todo tipo de violencia, y ha terminado con una frase desafiante a Iglesias: “Si usted es tan valiente, levántese y lárguese”. En medio de una agitada bronca, el exvicepresidente del Gobierno se ha levantado y se ha marchado. Aunque el resto de participantes han tratado de continuar el debate sobre la gestión sanitaria, las constantes provocaciones de la cabeza de lista de Vox han terminado por hacerlo naufragar.

Iglesias ha comenzado el debate lamentado que la “tolerancia e impunidad de este tipo de amenazas hacen que cada vez vayan a más”. Y ha reflexionado: “No es aceptable que cuando el ministro del Interior haya sido amenazado de muerte, la directora de la Guardia Civil, mi padre, mi madre, mi pareja y yo hemos sido amenazados de muerte con cuatro balas, la candidata de la ultraderecha ponga en duda la veracidad de esas amenazas. Si no se retracta, y vosotros permitís que siga en este debate sin retractarse, nosotros lo vamos a abandonar”. A lo que Monasterio ha contestado: “Yo digo lo mismo que he dicho antes. Nosotros condenamos todo tipo de violencia. Me hubiera gustado que el señor Iglesias hubiera condenado la violencia que sufrimos en Vallecas [Madrid, donde la formación ultra celebró un mitin]. Yo le animo a que vaya a una comisaría a denunciar estas amenazas. Yo lo que he dicho es que los españoles ya no nos creemos nada de este Gobierno. Si usted es tan valiente, levántese y lárguese; lárguese de este plató”. Para Iglesias no ha sido suficiente:

―Esto no es aceptable, si no se retracta....

―Pues lárguese, que es lo que queremos muchos españoles...

La moderadora, Àngels Barceló, ha pedido a la candidata de Vox que respetara el turno de palabra, pero Monasterio ha seguido hablando, e Iglesias ha cortado el paso:

―Àngels, si no se retracta y permitís que siga en este debate, creo que estáis cometiendo un error, blanqueando que esta gente pueda estar aquí defendiendo cosas que van en contra de la democracia. Creo que cometéis un error, y nosotros no vamos a debatir con la ultraderecha.

Mientras Iglesias se levantaba, y la periodista, Àngels Barceló, le seguía a la puerta del estudio para pedirle que no se marchara, se ha escuchado a Monasterio de fondo: “Me alegro, fuera del plató, que es lo que tienes que estar, y fuera de la política”. Al final, Barceló ha terminado cortando la escena casi a voz en grito: “¡Por favor, señora Monasterio, esto no es un espectáculo, esto es un debate electoral entre demócratas!”. La candidata de la extrema derecha ha llegado a cuestionar a la periodista: “¿Es usted una moderadora o una activista? Cogiéndole de la manita [a Iglesias], la activista política...”. “¡No soy una activista, soy una demócrata!”, le ha contestado Barceló. “Y los demócratas lo que hacemos es escuchar la opinión de todo el mundo”. El episodio ha estado cargado de muchísima tensión, con un runrún de fondo de los demás candidatos.

El resto de aspirantes a la presidencia de la Comunidad de Madrid ha rechazado con contundencia lo sucedido y la postura de la representante de la extrema derecha. El candidato socialista, Ángel Gabilondo, ha condenado “sin paliativos” la amenaza y ha criticado “el error extraordinario” y la “actitud de provocar” de Monasterio. Edmundo Bal, de Ciudadanos, se ha mostrado indignado: “¡Cómo no se va a condenar esto! ¡Por favor!”. “Yo no pongo en tela de juicio que esto es una amenaza”. Y Mónica García, de Más Madrid, se ha encarado con Monasterio. “¿Tan mal le van las encuestas para montar este numerito? ¿Para tener que sacar el odio y la mentira?”. “¡Le han mandado balas, señora Monasterio, le han mandado balas! Y usted sonriendo, ¿pero de qué se ríe? ¡Pero qué vergüenza es esta! ¡Qué aberración!”

La representante de Vox ha vuelto a tomar la palabra, ha insistido en que su partido condena todo tipo de violencia, y se ha dirigido a Mónica García:

―Y usted, quítese esa cara de amargada, porque está usted amargada, y deje a cada uno poner la cara que quiere...

―Pruebe a ser educada, a ver qué es lo que pasa, le ha contestado Gabilondo.

Tras la marcha de Iglesias, los candidatos ―todos, salvo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que había rechazado participar de antemano― han tratado de continuar el debate, marcado todo el tiempo por el tono irreverente de Monasterio. La representante de Más Madrid ha explotado: “¡Es usted un cúmulo de falta de respeto y de educación!”.

Después de una pausa publicitaria, en la que los candidatos se han podido reunir con sus asesores, el socialista Ángel Gabilondo también ha pedido abandonar. “Me he quedado aquí por respeto a la democracia. Y porque el odio no puede silenciar a la democracia. Yo esperaba que el señor Iglesias iba a volver. Ha sido directamente amenazado. No podemos permitir que el odio se imponga sobre las personas”. La representante de Más Madrid ha estado de acuerdo en finalizar el debate, mientras Edmundo Bal les “rogaba” a ambos que se quedaran. Ante la decisión de tres de los cinco candidatos, Àngels Barceló ha decidido darlo por concluido. Ni siquiera en la despedida Monasterio ha dejado de interrumpir, reclamando volver a hablar. “¡Esto es la dictadura de la SER!”, se ha escuchado de fondo de la candidata de la extrema derecha, mientras la periodista despedía el debate.

En conversación con EL PAÍS, Barceló reconoce que se ha quedado “con mal cuerpo” después de lo sucedido. “Mal porque un candidato se vaya, por todo... Me he quedado con muy mal gusto. Llevo mucho tiempo reflexionando sobre la situación de esta sociedad y de nuestra profesión. Creo que voy a seguir reflexionando un tiempo. No sé si deberíamos todos hacer un reset [reinicio]”, razona. La periodista considera que la representante de Vox “ha entrado en una provocación con todos”, incluso con ella. “Creo que quería que yo la echara del debate. No se ha retractado”.

El incidente ha marcado un punto de inflexión en la campaña y ha provocado que Unidas Podemos y Más Madrid anuncien que dejarán de acudir a debates electorales con Vox, y que La Sexta haya cancelado el que estaba previsto para el 26 de abril. El PSOE solo lo hará si tiene las garantías de que se puede hacer un debate sobre propuestas y modelos, informa José Marcos. Ciudadanos mantiene en cambio que sí seguirá asistiendo. El Partido Popular de la Comunidad de Madrid ha reaccionado con un tuit que luego ha borrado cargando contra el candidato de Unidas Podemos. “Iglesias, cierra al salir. 4 de mayo”, decía el mensaje que los populares han eliminado poco después y que fuentes del equipo de Isabel Díaz Ayuso aseguran que fue enviado “sin permiso de la campaña del PP” y por eso se retiró. La presidenta madrileña se ha desmarcado de la amenaza a Iglesias después a través de las redes sociales. “Acabo de salir de un acto con Sus Majestades los Reyes en Alcalá de Henares y estoy viendo la polémica. Sin ninguna duda condeno cualquier amenaza, como he hecho siempre”, ha escrito Ayuso.

El líder del PP, Pablo Casado, también ha marcado distancias con el tuit y con la candidata de Vox. “Yo desconozco lo del tuit. Si se ha puesto habrá sido para decir que en los debates es bueno estar, y cuando se han enterado de la razón [por la que Iglesias se ha marchado] lo habrán borrado; no condenar estas amenazas personales es grave”. Casado ha dejado claro que rechaza “sin matices y sin añadir ninguna frase las amenazas que ha sufrido el ministro del Interior y el secretario general de Podemos”. “Es absolutamente inadmisible”, ha añadido el líder del PP, que ha pedido a la Fiscalía que actúe de oficio “con severidad”. No obstante, en el PP el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha acusado a Iglesias de “hipocresía y cinismo” al haberse levantado de la mesa “al mismo tiempo que ha alentado la violencia en las manifestaciones de Pablo Hásel o en los mítines de Vox”.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha descrito lo sucedido como “un ejemplo terrible para la sociedad”. “No quiero esta España para nuestros hijos. Los extremos se necesitan y se retroalimentan, hoy se ve con más claridad que nunca lo imprescindible que es la sensatez de Cs. Gracias, Edmundo Bal, por tu dignidad”.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS