Los socios de izquierdas reclaman más mordiente a la candidatura de Gabilondo

Más Madrid y Unidas Podemos creen que están cumpliendo su cometido y que el PSOE no se ha movilizado bien en el sur de la región

El líder de Más País, Íñigo Errejón, en un acto con la candidata de Más Madrid, Mónica García, y su candidatura.
El líder de Más País, Íñigo Errejón, en un acto con la candidata de Más Madrid, Mónica García, y su candidatura.Europa Press News (EL PAÍS)

Más Madrid y Unidas Podemos creen que están cumpliendo los objetivos que se habían marcado en esta campaña para estas elecciones madrileñas del 4 de mayo, pero que la candidatura del socialista Ángel Gabilondo está fallando para poder conformar un gobierno de izquierdas que acabe con 26 años de ejecutivos del PP. Es una queja que se expresa con rotundidad, pero en privado. Los responsables de esas formaciones constatan que el electorado de izquierda no entiende las disputas internas en ese bloque, y aventuran que esa carencia aún se puede cambiar si Gabilondo y el PSOE aplican un poco más de mordiente en esta recta final y se activan especialmente en los barrios y poblaciones del sur de la capital y la región.

“Somos Más Madrid los que estamos empujando el bloque”, ha dicho estos días en un mitin Mónica García, la cabeza de cartel de Más Madrid, en referencia a las encuestas sobre los tres partidos de izquierdas en la disputa. Íñigo Errejón, el líder de Más País, habló de que su partido estaba “cumpliendo” e iba como “disparado como un cohete” en todos los sondeos. Cuando se le preguntó por el estilo de campaña de Gabilondo, Errejón se limitó a aconsejar al socialista que no se impusiese ni vetos ni líneas rojas sobre posibles socios.

En Más Madrid pronostican que su formación aún podría superar el 14% y 15% de intención de voto que reflejan algunos sondeos, porque aprecian cierta llegada de votantes socialistas y ven a Podemos frenados en torno al 10%. Sin embargo, temen que el PSOE caiga aún más de su actual 23%, porque observan, como algunos trabajos demoscópicos, que se está produciendo cierto trasvase de voto socialista incluso al PP de Isabel Díaz Ayuso. En Más Madrid y Podemos confirman que necesitan que ninguno de esos tres partidos de izquierdas pierda fuelle, y ven posible que la polarización de esta campaña haga que parte del bloque de abstencionistas acabe votando a Pablo Iglesias. Pero señalan que el PSOE debería motivar más a sus votantes históricos del sur.

Más información
El debate en la SER

Pablo Iglesias, el líder y candidato de Unidas Podemos, ha evitado todo lo posible discutir sobre posiciones con Gabilondo, aunque no le ha agradado nada cómo comenzó la campaña. Desde el debate en Telemadrid, en el que el aspirante socialista le conminó a trabajar para articular un gobierno de izquierdas tras el 4-M, Iglesias ha optado por señalar solo que ese giro supone “una primera rectificación positiva”. En Podemos entienden que habrá más rectificaciones y que el candidato socialista ha entendido que solo habrá un gobierno progresista si cuenta con ellos, algo que fuentes de la formación morada aseguran que ya está hablado entre Iglesias y Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE.

Gabilondo emite ahora otro tipo de mensajes. Ya no solo corteja al electorado moderado y de centro, para captar votos de Ciudadanos: ha empezado a llamar a la movilización de toda la izquierda. En Más Madrid y en Unidas Podemos no ha gustado nada el inicio de campaña de Gabilondo y le reprochan, desde el anonimato, su escasa participación en actos en los barrios del sur de la capital y en las poblaciones del sur de la región, donde sostienen que se están jugando las elecciones. Un responsable de campaña de esas formaciones echa en falta más mítines y presencia de Gabilondo en municipios del cinturón rojo metropolitano, donde en muchas ocasiones votan menos de la mitad de los electores que en los barrios y municipios del norte, bastiones conservadores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los estrategas del PSOE rechazan esas imputaciones que les llegan desde Más Madrid y Podemos. Mantienen que Gabilondo ha estado ya en varios municipios del Corredor del Henares y en las grandes ciudades del sur (como Getafe, Fuenlabrada, Parla, Móstoles, Alcorcón, Arganda del Rey y Coslada) y en la tarde de este mismo viernes ha estado en el barrio de Carabanchel y ya ha pasado por los distritos de Chamberí, Latina, Arganzuela y Villaverde. El PSOE ha diseñado una campaña paralela para movilizar en esas poblaciones del sur a sus alcaldes, y también a dirigentes nacionales, como la portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, o el ministro de Transportes y secretario de Organización, José Luis Ábalos.

Gabilondo, que hace un mes aseguró que “con este Pablo Iglesias” no quería gobernar en Madrid, ha modificado su discurso tras comprobar en los sondeos que la estrategia para captar votantes de Cs no había funcionado. El PSOE está bastante estancado en la mayoría de encuestas en intención de voto y en algunas desciende incluso sobre lo obtenido hace dos años, cuando ganó los comicios. El candidato socialista ha empezado a halagar a Iglesias, animándole a movilizar a los abstencionistas de izquierdas, pero eso sí, por ahora con el mensaje implícito de que, en caso de sumar tras el 4-M entre las tres fuerzas de izquierdas, eso no supondría un Ejecutivo con Unidas Podemos dentro.

Veto desfasado

En Unidas Podemos consideran que ese debate sobre el veto de Gabilondo a Iglesias ha quedado desfasado por la realidad y por la compleja experiencia para llegar a un pacto para formar la coalición estatal con Pedro Sánchez y en otras comunidades autónomas. Iglesias ha remarcado estos días que “si la gente quisiera gobiernos de partido único votaría mayorías absolutas”.

El ofrecimiento de Gabilondo para gobernar con Más Madrid con el respaldo exterior de Podemos que realizó en el debate de Telemadrid aún no ha variado. “Hay que distinguir entre lo que es el pedir un apoyo para lograr un cambio en la Comunidad de Madrid y lo que es la conformación de un gobierno, que veremos cuando toque”, afirmó en un acto público en Alcalá de Henares. “Querido Pablo, confío en que apoyes un gobierno para parar y frenar el Gobierno de Colón. Nos quedan 11 días para que hagamos esto”, reiteró. El rechazo que Iglesias despierta en el electorado de centroderecha explica la arriesgada estrategia del PSOE, que se ve como el único partido progresista capaz de arañar votos de Cs.

En Getafe, el líder de Más País, Íñigo Errejón, volvió a insistir ayer en la necesidad de movilizar a los indecisos y a los votantes del sur. En el último sondeo oficial del Centro de Investigaciones Sociológicas, donde se apunta a un empate técnico entre las fuerzas de la derecha y las de izquierda, se corrobora también que a día de hoy hay más indecisos en la izquierda: el 31% de los exvotantes del PSOE y el 20% de los de Podemos y Más Madrid, frente a solo el 13% en PP y el 9% en Vox. Y en cuanto a la movilización, el sondeo ratifica que si habiendo más votantes de PP (90%) y Vox (91%) que afirman que “irán a votar con total seguridad” frente al 85% del PSOE, el 89% de Podemos y el 83% de Más Madrid (83%).

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS