Iglesias: “Ahora hay una mayoría democrática que le está viendo las orejas al lobo”

La vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, llaman a la movilización de los trabajadores y las mujeres

Pablo Iglesias, este sábado, durante su intervención en un acto de campaña en Madrid. FOTO: SANTI BURGOS (VÍDEO: ATLAS)

Pablo Iglesias ha señalado este sábado que ahora hay una “mayoría democrática” que “le está viendo las orejas al lobo” y “sabe” que el próximo 4 de mayo “se vota entre fascismo y democracia”. Al día siguiente de que el candidato de Unidas Podemos abandonara el debate organizado por la Cadena SER y anunciara que no se sentará en ningún otro con la candidata de Vox, Rocío Monasterio, el secretario general de Podemos ha afirmado que “lo que lo cambió todo fue la actitud que se hizo visible en las redes sociales de cientos de miles de personas que dijeron ‘efectivamente, la democracia está en peligro’”. Iglesias había pedido a Monasterio que se retractara de unas declaraciones en las que ponía en duda la veracidad de las amenazas de muerte recibidas tanto por el líder de UP como por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez, algo a lo que la aspirante de Vox se negó.

En un acto sobre feminismo en el que ha participado junto a la vicepresidenta Yolanda Díaz y la ministra de Igualdad, Irene Montero, el candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid ha hecho un llamamiento a “no caer en las provocaciones” de la extrema derecha. “No van a dejar de insultar, no van a dejar de buscar situaciones de violencia”, ha señalado Iglesias. “Tenemos que ganarles con educación”, ha añadido, “el día 4, sin hacer ruido, sin insultar a nadie, sin gritar, sin amenazar”.

Iglesias ha afirmado también durante su intervención que el Partido Popular es el “inconsciente desatado” de Vox. “El proyecto político de la derecha trumpista en España es la destrucción de las bases materiales de la libertad y de la democracia. No hay libertad si no hay educación pública”, ha destacado el líder de Unidas Podemos.

“Estoy convencida de que ayer pasamos página, la campaña cambió de signo, y ahora sí podemos ganar”, ha declarado por su parte Yolanda Díaz. “Esas balas que le enviaron [incluidas en el sobre junto al mensaje de amenaza de muerte] no iban solo contra ellos, iban contra la democracia, contra todas nosotras. Salgamos a hacer campaña para decirles que somos más, que no vamos a retroceder”, ha reclamado la ministra de Trabajo, quien ha añadido que la ultraderecha está “practicando política de odio”. “Hago un llamamiento claro: le pido a los trabajadores de Madrid que se movilicen, a todos los sindicatos, que vayan a votar”, ha solicitado Díaz ante un público que se ha levantado para aplaudir. “Sin mujeres no hay democracia posible”, le ha dicho a Irene Montero antes de darle paso.

“A tus pies, presidenta”, ha recogido la titular de Igualdad. Durante su intervención, la ministra ha tildado el proyecto político aplicado durante 25 años de Gobierno del PP en Madrid de “machismo institucional”. “El Partido Popular de Ayuso hace una comunidad insegura para las mujeres”, ha comentado Montero para referirse a la falta de hospitales de referencia que atiendan a las víctimas de violencia sexual. La ministra de Igualdad ha terminado su discurso llamando a la movilización de las mujeres. “Si el 4-M el feminismo sale votar, Madrid será, también en sus instituciones, una comunidad feminista”, ha dicho antes de cerrar el acto.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Sobre la firma

Paula Chouza

Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS