Gabilondo: “El 4-M va de defender las libertades frente a una reivindicación fascista”

El candidato del PSOE insta a una participación masiva en las elecciones: “Hay que responder en las urnas al desafío a nuestros valores”

Ángel Gabilondo, candidato del PSOE en las elecciones del 4 de mayo en Madrid.
Ángel Gabilondo, candidato del PSOE en las elecciones del 4 de mayo en Madrid.Carlos Rosillo

Ángel Gabilondo (San Sebastián, 72 años) llega a la entrevista una hora después de que Rocío Monasterio reventara el debate organizado por la Cadena SER, el viernes. No oculta su desazón por lo que considera “apología del fascismo” de la líder de Vox. Monasterio había puesto en duda las amenazas de muerte recibidas por Pablo Iglesias, quien decidió abandonar el debate. Es un antes y un después en la campaña de Madrid. Y se aprecia en el discurso, contundente, del candidato del PSOE.

Pregunta. ¿Qué cuerpo le ha dejado el debate?

Respuesta. Fue un desastre desde el punto de vista democrático. Todo un aviso. Estas elecciones ya no van de Madrid, van de democracia. De la defensa de los derechos y las libertades frente a una reivindicación explícitamente fascista y antidemocrática. No reconocer al otro, al diferente, su singularidad, no reconocer a los demás... Esa es la clave de todo.

P. Lo que ha ocurrido cambia la campaña por completo.

R. Nos encontramos en una coyuntura crucial. Estamos ante un desafío a los valores que han sido logrados, después de tanto esfuerzo, por muchas personas durante muchos años en España. Si ocurre [un Gobierno PP-Vox], será un mal. No quiero que eso tenga protagonismo en las decisiones gubernamentales o incluso presencia en las instituciones. Por eso convoco a los ciudadanos a que cada uno libremente, con lo que piense, con lo que sienta, con lo que crea, con sus convicciones, vote y se exprese. Si hay un grito que hacer es ¡a las urnas, a las urnas! Esto hay que responderlo democráticamente. Con votos.

P. Usted pensaba que Iglesias se reincorporaría al debate. En el receso, cuando supo que se había ido, decidió hacer lo mismo.

R. La situación era insostenible. Yo creo mucho en la palabra, pero la mayor palabra también es a veces un gesto, un acto, una acción. Eso también es una palabra y es una palabra pública. Es una llamada a quienes nos siguen y esperan de nosotros ciertas cosas. No solo discursos. También esperan actitudes. Dije mi palabra yéndome. No podíamos estar allí blanqueando [a Vox] o dando la impresión de que somos personas pánfilas, que lo que hacemos es dar listados de propuestas y no estamos en la realidad. Con lo que está en juego. Estoy seguro de que muchos ciudadanos que estaban escuchando el debate estarían pensando “pero bueno, qué hacéis ahí, hablando si vais a quitar o subir una hora a los bares...”. Si esto va de otra cosa. Ahora va de democracia. Así que hice lo que debía. Lo hice por convicción.

“Estamos frente a una reivindicación fascista y antidemocrática”
Ángel Gabilondo

P. ¿Qué representa Vox?

R. A la antipolítica. Y eso es extremadamente peligroso. ¡Descalifican los acuerdos, los consideran progres, como si fuera algo despectivo! Rocío Monasterio habla de los políticos despectivamente, como si ella fuera una emperatriz. Parece que su ideal es que solo haya seis parlamentarios en la Asamblea de Madrid, uno por cada partido. Y en el sueño posterior que haya solo uno. E incluso ninguno. Eso ya lo hemos vivido.

P. En el PSOE se ha cuestionado su oposición en la pandemia.

R. Era el momento de ayudar a salvar vidas. Sé que algunos lo han criticado y lo acepto. Dirán que pequé de ingenuidad al tender la mano, pero habiendo los muertos que había y la situación en la que estábamos, entendí que no tenía que hacer una oposición convencional.

P. Pierde escaños hacia Más Madrid según varias encuestas.

R. Toda nuestra modesta estrategia política va en la dirección de lograr una mayoría de progreso para gobernar. Dentro de la izquierda puede haber trasvases. Yo gané las elecciones en 2019 y no soy el presidente de Madrid.

P. ¿Da por imposible el electorado de Ciudadanos?

R. No doy por imposible ningún electorado. También me dirijo al del PP, a todos los demócratas estén donde estén. Y desde luego a todos los progresistas para frenar el Gobierno de Colón. Ya les hemos visto en acción.

P. El PP parte como favorito con un mensaje muy sencillo y aparentemente muy efectivo, apelando a la libertad. Va a captar así casi todo el voto de Ciudadanos.

R. La libertad es hacer lo que uno debe. Yo estoy a favor de salir a tomar algo, pero ese no es el resumen de la libertad. La libertad no puede ser la libertad de contagiar. De apropiarse de lo ajeno. De apoyar a quienes defienden posiciones de dictadura. La libertad es solidaridad, es la preocupación por el bien común, es la defensa de unos valores, no solo los particulares. La libertad no es simplemente hacer lo que uno quiere. ¿Qué ocurre si mandamos ese mensaje a la sociedad? Al final tenemos que Madrid es la Comunidad con más fallecidos y la mayor presión hospitalaria, doblando la media de España. Y no hemos visto que la economía, con menos restricciones, haya ido tan boyante. Sin dar ninguna ayuda directa a la hostelería.


Ángel Gabilondo, candidato del PSOE a las elecciones autonómicas de Madrid.
Ángel Gabilondo, candidato del PSOE a las elecciones autonómicas de Madrid. Carlos Rosillo

P. Según la candidata del PP, la cifra de fallecidos en residencias no se podía haber evitado.

R. En las residencias hubo decisiones muy discutibles, fallecieron más de 6.000 personas. Hay cosas que dependen de lo que hagamos. Ella lo atribuye todo a los milagros. El milagro de Madrid, el milagro [del hospital] de Ifema... Es la corte de los milagros.

P. ¿Cómo se gestiona una comunidad con los presupuestos prorrogados desde 2019?

R. Es la constatación de un Gobierno fallido que lo único que ha hecho es frentismo. La línea argumental estratégica más consistente de la presidenta de Madrid ha sido confrontar con el Gobierno de Pedro Sánchez.

P. Ayuso considera que el candidato es Sánchez, no usted.

R. Pedro Sánchez es Pedro Sánchez y yo soy Ángel Gabilondo. Y el candidato soy yo.

P. Si es presidente, ¿incluirá a Unidas Podemos en su Gobierno?

R. No hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. Ahora lo que hay que hacer es lograr una participación masiva que permita un Gobierno progresista. Ya veremos cómo se configura. Dejemos hablar a los ciudadanos.

P. En Telemadrid pidió la palabra para recalcar, mientras hablaba Iglesias, que no subiría los impuestos. Discreparon.

R. Si abriéramos ese debate, nos pasaríamos los dos años de legislatura y no lo cerraríamos. No voy a subir impuestos.

P. La presidenta se ha referido a las colas del hambre como de mantenidos subvencionados.

“La voluntad de Ayuso es derechizar más el PP de Madrid”
Ángel Gabilondo

R. Es indigno decir eso. Y la expresión de un modo de pensar decepcionante. Lo que es una vergüenza es que haya gente que tenga que ir a por comida en una sociedad rica como Madrid. En Madrid no tendría que haber estas colas del hambre. ¿Saben qué? La ultraderecha es la afirmación que hizo Ayuso sobre las colas del hambre y la ultraderecha es el cartel que puso Vox sobre los menores no acompañados. Son dos ejemplos de lo que yo entiendo que es un pensamiento de ultraderecha. Si gobierna esa opción podremos decir que es una derecha escorada hacia la ultraderecha y con la ultraderecha en su interior.

P. ¿Ayuso tiene un pensamiento de ultraderecha?

R. Eso creo, si no a nadie se le ocurre decir que un pobre que está en una cola del hambre es un mantenido. Su voluntad es llevar al PP hacia una derecha mayor y por tanto incorporar a Vox en el Gobierno. Sería derechizar más el PP de Madrid, que tiene una singularidad y una historia que no sé cómo lo ven en otras comunidades. Tengo mis dudas. Los partidos conservadores europeos tampoco tratan así a la ultraderecha.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS