“En democracia no hay nada tan grave como para irse de un debate”

”¿Qué derecho tengo a aislar el discurso de Vox, aunque sea repugnante?”, se pregunta Edmundo Bal, candidato de Cs

Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos.
Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos.Carlos Rosillo

Edmundo Bal llega a la sede de Ciudadanos directo del mitin, sin comer, aunque pasan las dos y media de la tarde, y se presta a la entrevista. Es sábado, 24 horas después de que la campaña electoral reventara tras el debate en la SER, y el cielo amenaza tormenta; todo ello concede al día una cierta tensión dramática. Bal, candidato de Ciudadanos a las elecciones de Madrid, se confiesa muy preocupado por el clima político. La conversación discurre en gran medida sobre cómo tratar a la extrema derecha después de los hechos que han convulsionado la campaña: Bal no es partidario de los cordones sanitarios, ni de abandonar los debates ni de aislar sus ideas, aunque marca distancias con el “repugnante” discurso de Vox.

Pregunta. ¿Qué tiene que pasar para que usted abandone un debate electoral?

Respuesta. No es posible que pase nada en democracia lo suficientemente grave como para que debas a abandonar un debate. Pablo Iglesias lleva en sus listas a la persona que le hizo a Begoña Villacís un escrache estando embarazada. Yo podría decir que no me siento con él hasta que no lo condene. No lo hago, me siento hablar. Es la esencia de la democracia, debatir.

P. ¿O es equidistancia?

R. No, no es equidistancia ninguna. No voy a cambiar de opinión en mi vida en esto: hay que debatir y llegar a acuerdos.

P. ¿Usted tiene alguna duda de la veracidad de las amenazas de muerte que han recibido varios miembros del Gobierno y el líder de Podemos?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Es una amenaza en toda regla y por lo tanto un delito. Yo, salvo que alguien me demuestre que es mentira, creo que es verdad. No entiendo que, sin embargo, pueda servir de excusa para levantarse de un debate.

Edmundo Bal, durante la entrevista.
Edmundo Bal, durante la entrevista.Carlos Rosillo

P. ¿No es un mínimo a exigir a los partidos en un marco democrático que condenen una amenaza de muerte?

R. ¿Y la violencia contra Vox en Vallecas, y que los de ERC limpien con lejía el suelo que pisan los de Ciudadanos? Todo es violencia. No hay ni más ni menos. Ni buena ni mala. Lo que hay que hacer es condenarlo sin ningún matiz. ¿Y frivolizar? No, de ninguna manera.

P. ¿Se puede debatir con quien no condena una amenaza de muerte? El expresidente conservador francés Jacques Chirac se negó a debatir con el ultraderechista Jean-Marie Le Pen diciendo que no podía aceptar la banalización de la intolerancia y del odio.

R. Es una decisión absolutamente equivocada, con todo el respeto. Cuando uno le tiende la mano al PSOE para hacer unos Presupuestos moderados, y el señor Iglesias fuerza a Sánchez a cerrarlos con ERC y Bildu. ¿De qué estamos hablando? ¿En serio yo me tenía que levantar del debate? Ni hablar. Bildu no ha pedido perdón por las víctimas de ETA y el Gobierno lo está normalizando en las instituciones.

Si no sacamos escaños, seguiré apoyando a Inés Arrimadas

P. El candidato socialista ha pedido tras lo sucedido un cordón sanitario a Vox. Usted no está de acuerdo, ¿Por qué?

R. Yo lo que veo es una competición alocada entre Podemos y el PSOE, lanzados al voto radical con discursos excesivamente subidos de tono.

P. ¿El cartel de Vox sobre los menores migrantes no acompañados es racismo? ¿Puede ser un delito de odio?

R. No me voy a pronunciar sobre si es un delito porque los jueces tienen que hacer su trabajo y los políticos no debemos condicionar. Yo creo firmemente en la solidaridad. Me indignó ese cartel y me sigue indignando.

P. ¿Los demócratas deberían tratar de aislar este tipo de discursos de odio u hostilidad hacia colectivos por su origen?

R. El Tribunal Constitucional ya ha dicho que España no es una democracia militante. Permitimos que haya partidos que no acepten la Constitución y el régimen de libertades. Entonces, si ellos libremente quieren expresar un discurso que me parece repugnante, ¿qué derecho tengo yo a aislar ese discurso? Si no es delito, pueden decir lo que quieran. Ese es el milagro de la libertad en España.

P. El respeto a los derechos humanos puede ser el marco con el que juzgar los discursos.

R. No, porque no hay límite para coartar derechos.

P. Lo sucedido en la SER, ¿interpela a Isabel Díaz Ayuso, que no ha cerrado la puerta a gobernar con Vox? ¿Debería clarificar su posición?

R. Le he pedido que aclare qué es lo que piensa hacer. Como no me contesta, pues los madrileños el 4 de mayo me tienen que votar a mí porque soy la garantía de que ese Gobierno va a ser de éxito: el mismo que hemos tenido durante dos años.

P. ¿El clima de tensión que estamos viviendo en la política española le parece peligroso?

R. Yo estoy muy preocupado. Ya hemos visto lo que ha pasado en Cataluña. Barcelona era una ciudad cosmopolita, abierta y absolutamente moderna, ¿y cómo ha terminado ese cuento?

P. La campaña ha centrado todo el foco en este tema y ya no se debaten otros asuntos. ¿Usted cuál cree que es el principal problema de Madrid?

R. En plena pandemia, la recuperación de la salud y la economía. Por eso he propuesto que no perdamos un minuto más en un Gobierno de arranque rápido que apueste por la vacunación 24 [horas] /7 [días a la semana] y que se pongan en marcha los presupuestos que teníamos acordados con el PP y que se frustraron por la convocatoria electoral.

Jamás acabaré en el PP. Y digo más: tampoco en el PSOE

P. ¿Teme que Albert Rivera pueda acabar en el PP?

R. Tengo absolutamente claro que no.

P. ¿Quién debería asumir responsabilidades en Ciudadanos si no van bien los resultados?

R. Es una cuestión que se resuelve diciendo: ¿hace falta Ciudadanos en este país? Yo creo que España sería un país peor sin Ciudadanos. El día de mañana, cuando llegue el momento de tomar decisiones, se irán tomando por parte de los órganos del partido, por la ejecutiva nacional.

P. ¿Si Cs pasa de 26 diputados a cero, de quién es la culpa?

R. ¿Y si pasa a 15? ¿Y si sacamos 30?

P. Las encuestas dicen que pueden sacar cero.

R. En la hipótesis que no me gusta nada que pueda suceder, yo voy a seguir apoyando a Inés Arrimadas y tirando del carro, porque entiendo que este proyecto es necesario para España.

P. Es decir, que usted nunca terminará en el PP.

R. Queda grabado para las hemerotecas. No, jamás. Y digo más, nunca voy a estar en el PSOE.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS