El PP conquista el sur y Más Madrid supera al PSOE en 83 municipios

El Atazar, Fuentidueña del Tajo y Navarredonda y San Mamés son los únicos municipios en los que ha perdido el partido de Isabel Díaz Ayuso en favor del PSOE

Carteles con los candidatos a las elecciones a la Comunidad de Madrid del 4 de mayo, en Boadilla.
Carteles con los candidatos a las elecciones a la Comunidad de Madrid del 4 de mayo, en Boadilla.Samuel Sánchez

El mapa de los municipios madrileños se ha teñido de azul casi al completo. El Atazar, con un censo de 90 votantes, Fuentidueña del Tajo, con 1.656, y Navarredonda y San Mamés, con 138, son los únicos en los que los socialistas se han mantenido en cabeza en estas elecciones, aunque sea por la mínima. No es la primera vez que el PP conquista el sur de Madrid, conocido como el cinturón rojo, aunque los datos más relevantes, al margen de la victoria, se centran ahora en los bloques, que muestran cómo el bastión socialista ha girado hacia la derecha. Más Madrid, por su parte, supera al PSOE en 83 municipios de la región.

Móstoles, PP; Leganés, PP; Parla, PP; Fuenlabrada, PP... El azul popular se ha extendido por todo el mapa de la Comunidad de Madrid, a excepción de tres únicos municipios —El Atazar, Fuentidueña del Tajo y Navarredonda y San Mamés— y la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso, no solo ha arrasado con Ciudadanos sino que ha conquistado a votantes del feudo de la izquierda. Una victoria redonda que la derecha en su conjunto ha coronado con Móstoles, cuyo bloque ha sumado algo más de la mitad de los votos, pese al aumento de la participación (un 74,26% frente al 63,24% de 2019).

La participación, en todo caso, ha aumentado en la mayoría de los 179 municipios madrileños. Solo en 20, de los más pequeños, ha habido menos votantes que hace dos años. La anécdota, de nuevo, la ha protagonizado Colmenarejo, que desde 1999 ha servido de espejo con los resultados finales en la Comunidad de Madrid. Situada al oeste de la región, este municipio de 8.800 votantes ha coincidido de nuevo con los resultados autonómicos.

La única con una razón para sonreír

En el bloque de la izquierda solo Mónica García, la líder de Más Madrid, tuvo en la noche del martes una razón para sonreír, aunque sea levemente, ya que consiguió asentarse como primera fuerza de la oposición en 83 de los 179 municipios madrileños, con más de 600.000 votos repartidos en toda la comunidad. El partido de García se hizo fuerte en lugares tan dispares como Cercedilla, Bustarviejo o Rivas-Vaciamadrid. El adelanto al PSOE animó a García a prometer a sus votantes que irá a por la presidencia dentro de dos años.

Antes de estas elecciones, Vox dibujaba su propio anillo en el mapa, con la esperanza de triunfar en los municipios obreros de la región. Al final no ha conseguido destacar en ninguno de ellos, aunque se ha afianzado como la cuarta fuerza política de la región, con 13 escaños, tres más que Unidas Podemos.

En vídeo, las declaraciones de Mónica García (Más Madrid) tras conocer los resultados.EFE/Zipi / Vídeo: EPV

Los giros entre izquierda y derecha se han producido en otras ocasiones a lo largo de la historia dentro del conocido cinturón rojo de Madrid. El último, sin ir más lejos, sucedió en 2019, y por partida doble. En el mismo año los votantes respondieron de manera contraria en las elecciones autonómicas de mayo y las generales de noviembre. El cinturón fue efectivamente socialista gracias a la victoria del partido de Gabilondo en municipios como Getafe o Fuenlabrada en las regionales. Pero solo unos meses después, en las elecciones nacionales, el mapa volvió a cambiar: Vox quedó como la fuerza más votada en 61 municipios de la periferia.

En 2011 pasó algo similar a lo sucedido este martes y el rojo se borró del mapa, literalmente, cuando todavía se consideraba uno de los símbolos de poder de los socialistas. El PP barrió al PSOE en las elecciones autonómicas y tiñó de azul los municipios del sur. En las generales, también ese mismo año, se repitió la hazaña. Cuatro años antes, en 2007, los socialistas habían perdido Pinto y Alcorcón y, después, se sumaron a la bancada popular Getafe, Leganés y Fuenlabrada.

Después de la derrota de 2011 frente al PP, el PSOE recuperó el primer lugar en Leganés, Getafe y Pinto en 2015. Hace dos años, también triunfó en Alcorcón y Móstoles. El azul, ahora, campa a sus anchas.

Variación en el anillo exterior

Donde sí ha habido una variación a lo largo de los años ha sido en el anillo exterior. Un ejemplo claro: Navalcarnero. En las autonómicas de 2007 el PP se llevó seis de cada diez votos, pero conforme pasaron los años fueron perdiendo apoyos: en 2011 pasó al 56% y en 2015 cayó a la mitad, hasta el 32%, hasta que al final, en las elecciones autonómicas de 2019 el PSOE ganó con el 33% de los votos. Ahora, sin embargo, el efecto Ayuso ha vuelto a arrasar allí, con un 45,87%.

El mismo proceso vivieron El Boalo y Valdemoro. En este último, la victoria del PP se fue reduciendo desde el 60% en 2007 hasta el 26% en 2015, hasta que en 2019 el PSOE obtuvo la mayoría con el 25%. La hecatombe socialista ahora ha sido total, no solo porque el PP ha recuperado ese bastión con un 45,24%, sino porque Más Madrid se ha puesto en segundo lugar con un 16,23%.

En vídeo, declaraciones de Ángel Gabilondo (PSOE).Marta Fernández Jara - Europa Press / Vídeo: EPV

En realidad, en los bastiones clásicos de la izquierda, el panorama no ha cambiado tanto a lo largo de la historia. En Fuenlabrada, en 2011, el PP superó al PSOE en las municipales con un 41,78% de los votos, pero en las siguientes elecciones el PSOE recuperó el territorio y desde entonces no lo había vuelto a perder. Hasta ahora. Lo mismo en Getafe o en Leganés. En Parla, por ejemplo, en las últimas cuatro elecciones autonómicas y en las del 20-N ganó la izquierda. Este martes, el PP reconquistó el territorio aunque, eso sí, el bloque de izquierdas consiguió sumar algo más. Poco, pero lo suficiente para que la derrota no sea total.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Sobre la firma

Berta Ferrero

Especializada en temas sociales en la sección de Madrid, hace especial hincapié en Educación o Medio Ambiente. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU (Valencia) y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS