Arrimadas evita la autocrítica tras la debacle en Madrid y se aferra al “centro político”

La presidenta de Ciudadanos nombra a Edmundo Bal vicesecretario de la formación junto a Daniel Pérez por su “compromiso incuestionable”

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, abraza a la presidenta del partido, Inés Arrimadas, este martes tras conocerse el resultado de las elecciones autonómicas. En vídeo, las declaraciones de Arrimadas este miércoles.ALEJANDRO MARTÍNEZ VÉLEZ / EUROPA PRESS / VÍDEO: QUALITY

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha pronunciado este miércoles unas palabras que parecen tabú para cualquier político al día siguiente de unas elecciones: “El resultado ha sido malo”. Arrimadas ha reconocido sin paliativos la derrota que sufrió el partido liberal en las elecciones madrileñas del martes, en las que pasó de 26 escaños a cero en la Asamblea. Pero también se ha mostrado dispuesta a “defender el centro político”, algo que, dijo, “nunca ha sido fácil” en España. La líder de Cs ha elogiado la labor de Edmundo Bal durante la campaña.

“Has sido el mejor candidato”, ha encomiado Arrimadas visiblemente emocionada al hombre que sustituyó a Ignacio Aguado como cabeza de lista tras el adelanto electoral decretado por la presidenta autonómica en funciones, Isabel Díaz Ayuso. La dirigente liberal ha reforzado la posición de Bal dentro del partido al nombrarlo vicesecretario, junto al secretario de comunicación Daniel Pérez, por su “compromiso incuestionable” con la formación.

Arrimadas ha anunciado una convención política para julio para relanzar el proyecto “de centro liberal” de Ciudadanos. La dirigente abrirá un proceso participativo previo en el que la dirección del partido visitará las 17 comunidades autónomas. “Queremos que el debate político se vuelva a centrar en los programas”, ha señalado. Además, ha enfatizado que, un año después de haber sido elegida presidenta de Ciudadanos en el congreso de marzo de 2020 y con la pandemia en fase de encauzamiento, es el momento de relanzar el centro liberal en España.

Arrimadas ha defendido el derecho de los ciudadanos a “tener debates, propuestas e ideas” y ha criticado que la pasada campaña electoral se ha basado “en los insultos y en los gritos”. “Los liberales europeos tenemos esa responsabilidad de tender puentes y llegar a acuerdos. Defender el espacio del centro liberal no es fácil, nunca lo ha sido en España, pero tenemos el apoyo de nuestros socios europeos”, ha asegurado la líder de Cs. Con todo, Arrimadas ha felicitado a la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, por su clara victoria del martes. “Le deseo suerte y aciertos porque será bueno para todos los madrileños”, ha asegurado.

Más información
El mapa con los resultados de las elecciones en Madrid por municipios y distritos: el auge de la derecha, la erosión del cinturón rojo y otras claves electorales

Los malos resultados de Ciudadanos en Madrid han generado reacciones también en otras comunidades en las que el partido forma parte de gobiernos de coalición. El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, de Cs, ha negado que los malos resultados de su partido sean “extrapolables a otras comunidades autónomas”. En Andalucía se especula desde hace meses con un adelanto electoral que, sin embargo, fue negado por el propio presidente, el popular Juan Manuel Moreno, este mismo miércoles. “En absoluto, eso no va a ocurrir”, ha abundado Marín en una entrevista en la Cadena SER en la que ha insistido en que la coalición del gobierno andaluz es “estable y sólida”.

Tras las elecciones de la Comunidad de Madrid, la formación liberal pasó de contar con 26 escaños, y de ser socio de gobierno casi de igual a igual de Isabel Díaz Ayuso, que tenía 30, a quedarse fuera de la Asamblea de Madrid, mientras que su antigua socia obtenía 65 asientos que la permitirán gobernar cómodamente los próximos dos años. La estrategia del candidato del partido, Edmundo Bal, que centró su discurso en apelar a “la moderación” y “la convivencia” frente a los extremos, no ha dado resultado en una de las campañas electorales más polarizadas de los últimos años.

El declive de Ciudadanos es imparable desde que en las elecciones generales de noviembre de 2019, aún con Albert Rivera como candidato, pasó de 57 escaños a 10, lo que motivó la retirada de la vida política del fundador del partido. El nuevo liderazgo de Inés Arrimadas, elegida presidenta en marzo de 2020, no ha logrado reconducir la situación y Ciudadanos ha seguido encadenando malos resultados.

En las elecciones catalanas del pasado 14 de febrero el partido pasó de ser la primera fuerza regional, con 36 escaños, a tan solo seis asientos. La ausencia de autocrítica fue la tónica dominante tras esa derrota y Arrimadas afirmó estar “con fuerzas” para seguir adelante. “No hemos sabido ilusionar de nuevo”, señaló en esa ocasión. La fallida moción de censura en Murcia, anunciada en marzo contra el gobierno regional que compartían con el PP, acabó desencadenando la salida de la formación de importantes figuras como Fran Hervías o Toni Cantó. Además, los diputados Pablo Cambronero y Marta Martín abandonaron el ya escueto grupo parlamentario de Ciudadanos.

El intento de moción, además, sirvió de excusa a Isabel Díaz Ayuso para romper su pacto con Ciudadanos, destituir a todos sus consejeros y convocar elecciones anticipadas. Su desaparición de la Asamblea de Madrid es el último episodio del desangramiento de un partido que aún sigue buscando la fórmula para taponar sus heridas.

Un nuevo núcleo duro

Edmundo Bal y Daniel Pérez serán los nuevos vicesecretarios generales de Ciudadanos, dos puestos que quedaron vacantes tras la dimisión, a mediados de marzo, de José María Espejo Saavedra y Carlos Cuadrado, después de la fallida moción de censura en Murcia. Constituirán de este modo el núcleo duro de Inés Arrimadas junto con otras figuras importantes del partido como el vicepresidente andaluz, Juan Marín, y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís.

Tanto Bal como Pérez son de la plena confianza de la líder de Ciudadanos y han asumido responsabilidades en los últimos meses. Bal, que ya era portavoz adjunto del partido en el Congreso y cogió protagonismo sustituyendo a Arrimadas durante su baja maternal, ascendió a la portavocía nacional tras la remodelación de marzo. Pérez, coordinador de la formación en Aragón, ascendió a la secretaría de comunicación en ese mismo proceso de reestructuración. El nuevo vicesecretario dejó entrever su apuesta estratégica en un tuit publicado el pasado 3 de mayo asociando el “éxito” de la campaña de Cs “a que no ha sido una campaña contra nadie, sino una campaña a favor de la gente”.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS