Un brote en el psiquiátrico de Conxo afecta a 36 pacientes y trabajadores

El personal denuncia la falta de medidas especiales pese a las dificultades de los enfermos para usar mascarilla y mantener la distancia

Fachada del hospital psiquiatrico de Conxo.
Fachada del hospital psiquiatrico de Conxo.

Un total de 36 personas, 17 pacientes y 19 trabajadores, han dado positivo en coronavirus en el hospital psiquiátrico de Conxo, un centro de Santiago que acoge a enfermos que llevan ingresados allí desde hace décadas. El brote, según explican fuentes de la plantilla, afecta a dos unidades y algunos pacientes han tenido que ser trasladados al Hospital Clínico de la capital gallega para ser atendidos.

Desde que estalló la pandemia, el psiquiátrico de Santiago, en el que son atendidos unos 200 pacientes, solo había registrado infecciones aisladas. Ahora el personal teme que los contagios se sigan extendiendo porque los internos comparten zonas comunes como el comedor y a la mayoría de ellos sus dolencias les impiden llevar mascarilla y mantener tanto la distancia física como las restricciones de movilidad. Pese a estas circunstancias que multiplican los riesgos, los trabajadores denuncian que la gerencia del área sanitaria de Santiago que dirige Eloína Núñez no ha implantado en Conxo medidas especiales de prevención.

“La situación es difícil y, aunque llevamos pidiéndolos desde que empezó la pandemia, no se han implantado protocolos especiales ni de prevención ni de actuación en caso de un brote como el que hay ahora”, lamenta Irene Tato, del sindicato CIG. “Lo que está haciendo la gerencia es poner parches improvisados”. Los pacientes afectados por el brote han sido aislados en la Unidad de Somática del hospital, la sala en la que surgieron los primeros casos hace 11 días y en la que se atiende a enfermos con una importante dependencia física.

La gerencia del área sanitaria de Santiago de la que depende Conxo informa que ha realizado hasta el momento cuatro cribados entre los pacientes, ha aislado a los contagiados y ha restringido las visitas y salidas del centro. Uno de los dos médicos internistas que atienden el psiquiátrico se ha contagiado y su compañero está en aislamiento, señala la CIG, por lo que reclama que se garantice la asistencia sanitaria en el psiquiátrico pese a estas bajas.

El hospital de Conxo es un reducto de la vieja psiquiatría y acoge a pacientes que llevan internos allí hasta 30 años, casi toda su vida. La situación de estos enfermos de larga estancia ha sido criticada por el Defensor del Pueblo después de que una visita realizada en 2017 por sus técnicos del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura detectara multitud de deficiencias, entre ellas falta de personal y unas instalaciones obsoletas. Con el coronavirus dentro del centro, la CIG denuncia “oscurantismo” por parte del servicio gallego de salud: “No hay transparencia en los datos. Conxo es como un búnker”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS