Galicia registra un segundo brote de coronavirus en una granja de visones

La explotación ubicada en Santiago tiene 6.554 animales, el doble de los que fueron sacrificados en el primer brote en A Baña

Varias jaulas donde se guardan a los visones para la industria peletera, en la granja de la Provincia de Noord-Braban en Holanda.
Varias jaulas donde se guardan a los visones para la industria peletera, en la granja de la Provincia de Noord-Braban en Holanda.

La Xunta de Galicia ha detectado un foco de coronavirus en una granja peletera de Santiago de Compostela con 6.554 animales. Este es el segundo brote detectado en la comunidad, que concentra el 80% de las explotaciones de visones de España. Tras el primer caso de contagios, ocurrido en enero, se sacrificaron más de 3.000 ejemplares, pero en esta ocasión la Consellería do Medio Rural solo ha concretado que hará nuevos análisis para definir una respuesta. Las organizaciones animalistas Franz Weber y Tu abrigo su vida han emitido un comunicado en el que recuerdan que han reclamado el cierre de los criaderos de estos mamíferos desde hace varias semanas, alertando de su riesgo por eventos similares en Holanda, Dinamarca y Aragón.

Los análisis de la consellería, que se hacen en el marco de un plan de prevención que las comunidades pactaron con el Ministerio de Agricultura, han arrojado dos positivos en la granja. Este nuevo caso suma preocupación a las voces de organizaciones que han denunciado una falta de controles y de equipos de protección para los trabajadores. Además, la ONG Tu abrigo su vida ha recopilado los testimonios de vecinos de zonas en las que, según señalan, hay un incumplimiento de la distancia reglamentaria entre las explotaciones y sus casas. La Asociación Gallega de Criadores de Visón (Agavi) niega estos supuestos, así como una alerta de la misma organización sobre la fuga de animales de los criaderos.

Desde Agavi explican que las explotaciones están bajo un estricto control de las autoridades y los animales se someten a pruebas cada 15 días. Galicia tiene 25 granjas activas, con 71.479 reproductoras, según datos de la Consellería do Medio Rural, que confirma este contacto estrecho con el sector. El Gobierno autonómico zanja cualquier duda sobre la seguridad de los criaderos con una referencia a las revisiones paulatinas y al tamaño de la población de visones, insignificante comparada con la de Dinamarca, donde se sacrificaron 17 millones, o incluso con el caso más cercano: en Teruel se aniquilaron 92.700 de estos mamíferos en una sola explotación, una cantidad mayor a la de animales registrados en toda Galicia.

El número de especímenes es relevante porque un contagio entre muchos visones podría producir una nueva variante del virus que ponga en peligro los planes de vacunación. Esta es la principal preocupación de las organizaciones animalistas. Sin embargo, Gonzalo Fernández Rodríguez, decano de veterinaria de la Universidad de Santiago y autor de estudios sobre propagación de virus en visones, piensa que esta no es una posibilidad real en Galicia. El académico argumenta que, además del número reducido de ejemplares, en la comunidad las granjas están muy separadas por lo que un contagio entre ellas es poco probable.

Fuentes de la ONG Tu abrigo su vida, en cambio, insisten en los riesgos y aseguran que, además del comunicado, preparan un vídeo para informar a la población sobre los problemas que aseguran que hay en las explotaciones. Esto forma parte del informe Visones 360 que ha preparado junto a la fundación Franz Weber. En el documento se plantea la posibilidad de reconvertir las empresas que han tenido que sacrificar sus animales, en lugar de repoblar las granjas.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS