Los colectivos del mar de Arousa piden la paralización de proyectos de eólica marina

El sector condiciona los planes eólicos a una ordenación del espacio marítimo por su impacto en la actividad pesquera

Parque nacional marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas, en la provincia de Pontevedra.
Parque nacional marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas, en la provincia de Pontevedra.getty images

La Plataforma en Defensa de la ría de Arousa (PDRA), que integra a los colectivos del mar y cofradías, han declarado la batalla a los dos macroproyectos eólicos marinos impulsados por la filial de Iberdrola, Renovables Galicia S.A. El sector exige al Ministerio de Transición Ecológica “la paralización inmediata” de estos proyectos por el impacto negativo que tendrán en amplias zonas de la actividad pesquera, y condiciona su viabilidad a la ordenación del especio marítimo.

El primer paso de la plataforma en su batalla legal ha sido presentar alegaciones anexas al plan de Ordenación de la Demarcación Marítima Noratlántica, en la fase de consultas previas, ante el Ministerio para la Transición Ecológica. En su argumentario afirman que es contradictorio que la Administración permita que se presenten ambos proyectos cuando aún no se ha realizado la ordenación del espacio marítimo.

Para el sector “es muy grave que no se haya informado previamente al sector pesquero gallego cuando la implantación de la eólica marina va a tener una fuerte afectación en amplias zonas de la actividad pesquera”. Ponen como ejemplo que el proyecto San Cibrao ocupa casi 80 kilómetros cuadrados de superficie marina, o sea 800 campos de futbol y afecta al menos a 10 caladeros.

“Nos llama la atención que se excluyan las zonas marítimas reservadas para maniobras militares y sin embargo no se excluyan aquellas donde están los caladeros de pesca de la flota gallega, las de tránsito de cetáceos y rutas migratorias de aves”, denuncia la plataforma.

“Nosotros queremos una ordenación del espacio marítimo respetuosa con nuestros recursos y con nuestra biodiversidad y riqueza ecológica, pero la que hipoteque nuestra actividad”, proclama el sector. La PDR critica, además, que el proyecto no aporte un mapa con la cartografía de todos los caladeros del litoral gallego, indicando la presencia de las distintas especies que las surcan.

El sector cree necesario que emitan informes sobre las eólicas marinas la Federación Gallega de Cofradías, la Coordinadora para el Estudio de Mamíferos Marinos, CEMMA, y la Sociedad Gallega de Ornitología y que estos se hagan públicos y se contemplen en las alegaciones.

El BNG también se ha pronunciado este viernes a través de su portavoz de Pesca en el Parlamento gallego Rosana Pérez y ha reclamado al Gobierno que el litoral gallego sea declarado “espacio no apto” para proyectos de eólica marina. Los nacionalistas sostienen que la normativa “obvia” las singularidades de Galicia y es perjudicial para el sector pesquero.

Pérez, ha avanzado que su formación presentará alegaciones ante el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico por el contenido de los Planes de Ordenamiento del Espacio Marino (POEM) que amparan el desarrollo de proyectos de parques de eólica marina.

Para la diputada, estos planes “obvian absolutamente” tanto las competencias, “en algunos casos exclusivas”, de la Comunidad gallega como las “singularidades” de Galicia y pone “en manos” de las “grandes” compañías eléctricas el impulso a una actividad económica que, según el Bloque, perjudicaría los intereses de un sector como el pesquero, que es “absolutamente prevalente en materia económica, social y ambiental”.

Además de los pasos a nivel institucional el BNG iniciará una campaña de contacto con representantes del sector de todo el litoral gallego para conocer de primera mano sus inquietudes y estudiar la convocatoria de movilizaciones y protestas.

En una rueda de prensa celebrada este viernes en el Pazo do Hórreo, la diputada ha censurado la actitud de PP y PSdeG al apoyar la aprobación de una iniciativa parlamentaria para posicionarse a favor de la implantación de este tipo de explotación energética en Galicia.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS