Juzgan al exalcalde de Coristanco por favorecer con 30 contratos a un grupo empresarial

Antonio Pensado afronta cuatro años de cárcel y 36 de inhabilitación especial por presuntos delitos de prevaricación y falsedad documental en las licencias de obra pública

Antonio Pensado, en el centro, en el Ayuntamiento de Coristanco en 2016, tras abandonar la alcaldía.
Antonio Pensado, en el centro, en el Ayuntamiento de Coristanco en 2016, tras abandonar la alcaldía.

El que durante casi 24 años fue alcalde del Ayuntamiento de Coristanco por el PP, Antonio Pensado, será juzgado este viernes en sección segunda de la Audiencia de A Coruña, acusado de favorecer mediante contratos urbanísticos a un grupo empresarial a la que adjudicó obras por importe de 2,3 millones de euros. Pensado afronta una condena de 4 años y medio de prisión y 36 de inhabilitación por delitos de prevaricación, falsedad documental, según el escrito de acusación de la fiscalía.

Los tres empresarios, hermanos y representantes de la citada firma empresarial a los que supuestamente favoreció el entonces alcalde también se sentarán en el banquillo. La Investigación se ha centrado en el periodo comprendido entre los años 2009 a 2013, cuando se detectaron supuestas irregularidades en la contratación de obras públicas y en la concesión de una planta de tratamiento de lodos.

Entre otras cuestiones, el fiscal detalla que de 45 expedientes de contratación de obra pública relativos al mencionado periodo de cuatro años, el grupo de empresas que representaban los empresarios acusados resultó adjudicataria de hasta 30 licitaciones, que supone el 70% del total de las obras municipales adjudicadas.

Dice el fiscal en su escrito, que mientras Antonio Pensado estuvo al frente de la alcaldía de este municipio coruñés, este desarrolló “una relación muy cercana y estrecha” con los propietarios de este grupo de empresas. Dada esta “estrecha relación”, considera el representante del Ministerio Público que el alcalde “no dudó en favorecer la actividad de estas empresas, sin tener en cuenta si las decisiones tomadas con esa finalidad eran o no las más convenientes para el ayuntamiento”. Y añade que “el “único parámetro en multitud de decisiones” pasaba por “la consecución de un beneficio económico” para ese grupo.

Además, apunta el fiscal que los tres empresarios acusados no dudaron “en solicitar directamente a la alcaldía” la toma de determinadas decisiones para lograr beneficios económicos. Precisamente, a estos tres empresarios se les acusa de presuntos delitos de prevaricación continuada y tráfico de influencias, por los que reclama penas que oscilan entre los dos años y tres meses y los dos años y cuatro meses de cárcel.

La fiscalía incide en el hecho de que la secretaría municipal, que había accedido al cargo en 2011, interpuso una denuncia dos años después en la que exponía que estaba siendo sometida a “presiones” que, a su juicio, respondían a “unas claras irregularidades en la contratación administrativa de obra pública” y también de servicios por parte de la alcaldía, al observar que “sistemáticamente se estaba beneficiando” a las empresas pertenecientes a los citados empresarios, lo que dio lugar a las diligencias de investigación.


Antonio Pensado fue alcalde de Coristanco entre 1991 y 2015. El exalcalde popular afrontó otro proceso judicial en julio pasado del que salió absuelto por este mismo tribunal, por presuntos delitos de malversación, prevaricación y fraude relacionado con facturas de hormigón y gasóleo. Este procedimiento era una pieza separada de la acusa matriz que fue abierta contra el exregidor a mediados del 2014 por presuntas irregularidades en el pago de facturas de material de construcción con cargo al erario público y por el suministro de combustible para la calefacción de instalaciones municipales. El fallo consideró que no había quedaba acreditado que el exalcalde hubiese obtenido réditos ilícitos.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS