Dos empresarios de Vigo, implicados en el mayor almacén de sustancias para elaborar cocaína y heroína desmantelado en Galicia

Los acusados afrontan seis años de prisión por vender la mercancía, valorada en 2,3 millones de euros, a través de una empresa tapadera de productos dietéticos

Imagen de archivo de sustancias para la elaboración de drogas incautadas por la Guardia Civil.
Imagen de archivo de sustancias para la elaboración de drogas incautadas por la Guardia Civil.GUARDIA CIVIL

El 2 de octubre de 2015, los servicios de inspección de la Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia procedieron a revisar las instalaciones de una empresa mercantil dedicada a la venta de productos dietéticos, deportivos y de alimentación, situada en el polígono de Miraflores, en Vigo, que dirigían dos socios de 44 y 46 años. Allí, los inspectores localizaron la punta del iceberg de un potente negocio de distribución de sustancias ilegales para elaborar diversas drogas, al descubrir cerca de 500 kilogramos de fenacetina de procedencia ilegal que había sido adquirido en China, con un valor en el mercado de 52.250 euros. Se trata del segundo adulterante más utilizado para la elaboración de cocaína.

Según los datos mercantiles obtenidos en una posterior inspección judicial, ambos socios y empresarios ya habían distribuido a un cliente de Lisboa (Portugal) otra partida de fenacetina de 525 kilogramos, también procedente de China. Ahora afrontan un juicio que ha arrancado este miércoles en la sección quinta de la Audiencia de Pontevedra con sede en Vigo y el fiscal solicita seis años de prisión para cada uno por un supuesto delito contra la salud pública.

El etiquetado de fenacetina no cumplía los requisitos mínimos al no constar los pictogramas de peligrosidad del producto, ni tampoco la ficha de datos de seguridad exigidos por el reglamento europeo Reach, sobre el registro, validación, autorización y restricción de sustancias y mezclas químicas de todas las sustancias que se comercializan dentro del territorio de la Unión Europea.

La intervención permitió desmantelar el mayor almacén de precursores intervenido en Galicia, desde el que se distribuían sustancias a diversas redes de narcotraficantes de Europa. Dice en su escrito de acusación el fiscal que los acusados constituyeron una sociedad instrumental para vender no solo productos químicos sino también farmacéuticos, que son empleados en la producción y fabricación de drogas tóxicas. Lo hacían sin autorización, al no estar la empresa ni siquiera inscrita en el Registro Unificado de Empresas de Sustancias Activas (Ruesa) de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Los productos y sustancias incautadas a los acusados se encuentran fiscalizados como precursores en la síntesis de drogas, tanto para su elaboración como fabricación y corte, según recoge la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988.

El análisis de la documentación que los acusados entregaron a la inspección de la Xunta de Galicia permitió determinar que, entre otras sustancias y productos, habían vendido hexano, un hidrocarburo habitualmente utilizado como solvente en la conversión de la cocaína base a clorhidrato, y también tetracaína, el adulterante que se incorpora en la fabricación de esta droga. Además de la materia prima para fabricar cocaína, los acusados distribuían desde su empresa tapadera otros ingredientes químicos para que los cocineros de los narcos pudieran elaborar heroína, éxtasis, ketamina y diversas anfetaminas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El fiscal sostiene que los acusados, al menos durante un año, estuvieron vendiendo, distribuyendo y comercializando estas sustancias “con plena conciencia de que eran utilizadas por sus clientes compradores para la fabricación y elaboración de drogas tóxicas”. “Al almacenar y distribuir lucrativamente en el mercado medicamentos y productos sanitarios, los acusados actuaron comprometiendo conscientemente la salud de las personas consumidoras finales de sus productos”, subraya la Fiscalía de Pontevedra.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS