Madrid calcula que 300.000 habitantes han sido afectados por el coronavirus

El consejero de Sanidad reconoce que la región solo tenía 500 camas de UCI y 14.000 hospitalarias para seis millones de habitantes cuando arrancó la crisis

El Consejero de Sanidad de la comunidad autónoma, Enrique Ruiz Escudero, junto a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso y, a la derecha, el director general del recinto ferial, Eduardo López-Puertas, este sábado.
El Consejero de Sanidad de la comunidad autónoma, Enrique Ruiz Escudero, junto a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso y, a la derecha, el director general del recinto ferial, Eduardo López-Puertas, este sábado.Jesús Hellín (Europa Press)

La Covid-19 está golpeando a Madrid con mucha más dureza de lo que indican las estadísticas oficiales, según ha detallado este martes Enrique Ruiz-Escudero, consejero de Sanidad. Unas 300.000 personas se han infectado o han estado bajo seguimiento por posible contagio. El registro de 6.568 muertos oficiales solo incluye a los fallecidos en hospitales, y deja fuera a las más de 3.400 víctimas con síntomas en residencias, a las 616 que perdieron la vida en sus hogares, o a las 4 que lo hicieron en plena calle con síntomas de la enfermedad. Y hasta 5.984 sanitarios han contraído el virus. El Gobierno asume que se superarán ampliamente los 10.000 muertos.

Tras más de un mes cerrada a cal y canto por la declaración del estado de alarma, la Asamblea retomó este martes la actividad parlamentaria con la primera comparecencia telemática de su historia. Entre conexiones fallidas y audios entrecortados, Ruiz-Escudero intervino ante la comisión de Sanidad para dar cuenta de las decisiones del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, que afronta una crisis mayúscula: Madrid se ha convertido en el centro de la epidemia en España, ha superado ampliamente los muertos registrados oficialmente en China y ha visto cómo los cimientos de su sistema sanitario temblaban por la avalancha de pacientes.

En el mismo día que la presidenta regional celebraba la llegada de un cuarto avión cargado de equipos de protección comprados en el país asiático (más de 330 toneladas entre todos), los datos ofrecidos por Ruiz-Escudero retrataron las precarias condiciones y carencias con las que afrontó la Comunidad el inicio de la pandemia. Un contraste que subrayaron una y otra vez los portavoces de la oposición.

Con más de seis millones de habitantes, la Comunidad llegó a la crisis con cerca de 14.000 camas hospitalarias y 540 para asistir a los pacientes que luchan por su vida en las unidades de cuidados intensivos, según ha detallado Ruiz-Escudero. Unas semanas después, con los hospitales al borde del colapso, esos recursos tuvieron que multiplicarse hasta alcanzar las 22.776 plazas hospitalarias y las casi 1.900 de UCI, ha dicho el consejero.

Lo mismo ha ocurrido con las plantillas, según datos ofrecidos por el político del PP: angustiados por la avalancha de pacientes, e indefensos ante la enfermedad por la falta de equipos de protección, se han acumulado 10.000 bajas de profesionales sanitarios durante la crisis, 5.984 infectados por el coronavirus (un 12% del total de contagiados, con 5 fallecidos). Ese balance terrible ha obligado a contratar a más de 10.110 profesionales, habilitando 22 hoteles para acogerles porque provenían de otras Comunidades Autónomas o no querían arriesgarse a contagiar a sus familiares compartiendo casa.

La falta de mascarillas, guantes, batas o gafas para el personal sanitario también ha hecho que la Comunidad entrara en un mercado inflacionista, con los precios disparados por la competencia desesperada de los países por comprar, para adquirir 30 millones de unidades, ha dicho Ruiz-Escudero.

Y como con el sistema público no ha sido suficiente para aguantarle el pulso a la pandemia, ha habido que crear un hospital de campaña en el IFEMA (“Un verdadero hito en la historia de la sanidad, que ha recibido el reconocimiento internacional”, ha defendido Ruiz-Escudero); se ha tenido que medicalizar 13 hoteles (que han atendido a 1.900 pacientes); y se ha incorporado a los centros privados al esfuerzo de la lucha contra el virus. Unas 1.250 personas han sido trasladas de la sanidad pública a la privada, sin que se haya establecido aún el mecanismo para que esta sea compensada, según ha asegurado un portavoz de la consejería de Sanidad.

“La sanidad en Madrid ha tenido siempre las costuras desbordadas y cuando ha llegado esta crisis las costuras se han roto”, ha afirmado José Manuel Freire, del PSOE, que anunció la solicitud de un pleno monográfico sobre la gestión de la crisis. “No es aceptable en una sociedad democrática la falta de información y de transparencia de la Comunidad en esta crisis”.

“En la Comunidad veníamos con una merma de nuestro sistema sanitario innegable y creo que las residencias y las UCIS han sido la versión más descarnada y dramática de esta pandemia”, ha lamentado Mónica García, de Más Madrid.

"4.260 muertos, la muestra más voraz de las políticas privatizadoras”, ha fotografiado Vanesa Lillo, de Unidas Podemos IU Madrid en Pie, sobre los fallecidos en residencias entre el 7 de marzo y el 7 de abril que han dado positivo en coronavirus o tenían síntomas homologables. “Se ha dejado abandonada a toda una generación, que está muriendo en el olvido”.

“Es el gran escándalo de esta crisis”, ha coincidido Gador Joya, de Vox. “¿Qué ha pasado con ellos?, ¿cuándo sabremos la verdad de lo que ha ocurrido, tras este apagón informativo?”, ha preguntado. “La descoordinación entre la Consejería de Políticas Sociales y la suya (Sanidad) ha sido absoluta y ahora no podemos mirar para otro lado. Aquí van a haber muchas muertes colaterales”.

Ya ha pasado mes y medio desde el primer positivo en la región, que llegó el 25 de febrero. Las semanas transcurridas desde entonces han desgastado a los principales partidos de Madrid por una triple vía. La coalición gubernamental, formada por el PP y Cs, ha agudizado los disensos que arrastra desde su nacimiento, y ha encontrado en la gestión de las residencias de ancianos un motivo de disputa que amenaza su estabilidad a largo plazo. En paralelo, su único apoyo parlamentario, Vox, ve en la gestión de la pandemia un motivo de durísima crítica. Finalmente, el resto de la oposición (PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos IU Madrid en Pie) defiende que la lealtad con la que ha actuado desde el comienzo de la crisis no se ha visto correspondida.

“Hemos hecho todo lo humanamente posible para salvar vidas”, ha dicho Ruiz-Escudero, el primer consejero en comparecer desde inicios de marzo en la Asamblea. “La Comunidad está luchando con todos los medios que tiene a su alcance”, ha seguido. "Trabajamos sin descanso para que los profesionales estén protegidos. Ha sido una obsesión por nuestra parte. Y el Gobierno de España no nos lo ha puesto fácil. Todo lo contrario”, ha añadido el consejero, que llegó a decir que el Ejecutivo de Pedro Sánchez “vetó” compras de material por parte de Madrid.

Ruiz-Escudero apenas ha encontrado un aliado en el portavoz de su partido, Eduardo Raboso, médico, que intervino desde un hospital, vestido con una bata y una mascarilla colgándole del cuello. Las manifestaciones del 8-M, dijo, se convirtieron “en una verdadera fiesta del virus, en una bomba epidemiológica que ha generado una hecatombe”. El resto de intervenciones no solo reflejaron la distancia irrecuperable que separa a los partidos de derechas y de izquierdas en Madrid. Retrató la magnitud de la catástrofe que ha provocado el coronavirus en la región.

La lucha contra la enfermedad, en cifras

Muertes. 6.568 personas han muerto en hospitales por coronavirus. Otras 4.800 lo han hecho en residencias de todo tipo, en sus hogares, o en la calle, con síntomas homologables a la enfermedad, y en cientos de casos, con test positivos.

 

 

Personal sanitario afectado. Han llegado a infectarse 5.984 y han fallecido 5. En total, ha habido 9.908 bajas acumuladas por distintos motivos (de ellas, 2.792 médicos y 3.061 enfermeras). Se han dado un total de 3.540 altas.

 

 

Refuerzo de la sanidad pública. Más de 10.110 profesionales han sido contratados para apoyar el esfuerzo sanitario contra el virus: 8.271 sanitarios, 982 profesionales de gestión sanitaria y 857 estudiantes, licenciados, jubilados y extracomunitarios.

 

 

Esfuerzo de la sanidad privada. Tiene ocupadas 4.939 de sus 6.068 camas, más de 2.000 con pacientes de coronavirus. En la unidad de cuidados intensivos (UCI), la proporción es 270 de 378 (para 256 positivos por la Covid-19). Han recibido más de 1.200 pacientes de la sanidad pública.

 

 

Material sanitario. La Comunidad de Madrid ha comprado 30 millones de diferentes piezas de los equipos de protección (guantes, mascarillas, gafas) y dice que ha recibido 6,5 millones de unidades de donaciones y 3,9 del Gobierno central, según detalló ayer el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero. Sin embargo, el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez asegura que el Gobierno regional ha recibido 10,5 millones solo en mascarillas.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS