Antonio Zapatero: “Esto se hizo en cinco días, nadie nos dio un protocolo”

El centro sanitario se abrió el 21 de marzo para hacer frente a lo peor de la pandemia. Por él han pasado casi 4.000 enfermos atendidos, sobre todo, por profesionales de Atención Primaria

Gloria, de 52 años de Pinar de Chamartín (izquierda), saliendo del hospital de Ifema como uno de sus últimos pacientes de coronavirus.
Gloria, de 52 años de Pinar de Chamartín (izquierda), saliendo del hospital de Ifema como uno de sus últimos pacientes de coronavirus. JAIME VILLANUEVA
Isabel Valdés
Madrid -

Después de 41 días, 3.811 pacientes y 1.400 profesionales, el hospital de campaña de Ifema se cerró este primero de mayo en un acto multitudinario convocado por el equipo de Isabel Díaz Ayuso y por el que la Delegación del Gobierno en Madrid ha abierto una investigación. Hace un mes y una semana, ese espacio se vació de programas de exposiciones y carteles de mercados de arte y se llenó de camas y batas blancas. En poco más de un día. El recinto ferial se convirtió en un centro de emergencia sanitaria justo cuando la pandemia más azotaba, el 21 de marzo, para insuflar un poco de oxígeno a los hospitales madrileños, asfixiados por el volumen de pacientes que la covid-19 dejaba en sus urgencias, en sus plantas, en sus unidades de cuidados intensivos.

Lo consiguió, por allí ha pasado el 9,4% de los infectados que han necesitado ingreso en la Comunidad de Madrid, 40.293. Pero en sus enormes cifras no hubo “milagros”, como tantas veces ha repetido Isabel Díaz Ayuso, “sino el trabajo de más de 1.500 personas incansables. Sobre todo sanitarios de atención primaria, pero también celadores, limpiadoras, cocineras, voluntarios”, cuenta una médica de familia. Ella, que trabaja en un SAR (Servicio de Atención Rural) cree que quizás Ifema haya funcionado porque quienes “echaron allí hasta los restos no pensaron en política ni en políticos ni en propaganda”, sino en levantarse cada mañana, “con miedo y con todas las incertidumbres del mundo, sí”, pero con “la seguridad de que había que salir de aquello como fuera”.https://elpais.com/espana/madrid/2020-05-01/el-retraso-en-las-notificaciones-de-casos-de-coronavirus-en-madrid-obliga-a-cambiar-la-serie-historica.html

En Ifema no ha habido milagros, sino el trabajo de más de 1.500 personas incansables
Médica de atención primaria

Aquello es una crisis sanitaria que deja ya en Madrid 61.829 infectados, 40.293 personas que han necesitado un ingreso —3.392 de ellas en UCI—, y 13.409 muertos. También 37.154 curados. De ellos, 3.744 fueron dados de alta en esas naves inmensas que llegaron a recibir en su pico 225 pacientes, el 2 de abril. Las cifras y el día las recuerdan Antonio Zapatero, el director médico del hospital de Ifema, apoyado sobre la repisa de una cristalera que da desde las alturas al pabellón 9, el último en desmantelarse de los tres que llegaron a acoger pacientes (junto al 5 y 7).

Isabel Díaz Ayuso junto a Antonio Zapatero, director de Ifema, en el acto de clausura del hospital de campaña.
Isabel Díaz Ayuso junto a Antonio Zapatero, director de Ifema, en el acto de clausura del hospital de campaña.©Jaime Villanueva (EL PAÍS)

Va señalando la cuadrícula de paredes, camas y focos organizadas en grupos de 50; cada media centena, un control desde el que se organizaba a los enfermos, a los profesionales y los protocolos de actuación. "390 médicos, 260 de primaria, 100 de hospitales, más de una veintena del Summa y algunos del Samur, 450 enfermeras y 450 auxuliares, 220 celadores... Aquello no paraba, estábamos muchos días por encima de los 200 ingresos diarios y las 150 altas. Es el hospital más grande que ha tenido Madrid jamás y con un movimiento de pacientes y de profesionales casi impensable”, dice.

Aquel mismo 2 de abril, y en medio del trajín que acumuló en las camas del recinto a 930 pacientes de coronavirus ese día, decenas de profesionales de Atención Primaria se marcharon de vuelta a sus centros de salud a media mañana después de pasar horas “mano sobre mano”. Esa denuncia, que venía produciéndose desde hacía cinco días, no fue la única que muchos otros opacó el esfuerzo que estaban haciendo. Desorganización, caos, falta de material, hacinamiento en los vestuarios, escasez de equipos de protección oficial, previsión deficiente y “un vaciado de la Atención Primaria” para nutrir a Ifema que denunciaron los propios profesionales y los sindicatos. Durante las primeras tres semanas las quejas fueron una constante.

La construcción gradual

“Esto se montó en un fin de semana. Hay hospitales que llevan años funcionando y lo hacen mal, a nosotros se nos criticó a los cinco días ¿cómo íbamos a estar preparados?. Además, aquí ha habido 260 médicos de primaria, el 7,6% de todos los de la Comunidad. El desvestido de la primaria no fue por Ifema", arguye Zapatero. Todo fue “aditivo”, dice el director médico: “Íbamos abriendo controles, reorganizando la plantilla y solucionando problemas según iban llegando. No podía ser de otra manera porque nadie nos había dado un protocolo". Prados lo ilustra con un recuerdo: “Llegó un grupo de médicos para ayudarnos y dijeron 'tenemos mucha experiencia en enfermos de covid-19, llevamos tres semanas trabajando con ellos”. Tres semanas, a finales de marzo, era toda la experiencia que cualquier sanitario podía tener con el virus, que llegó a Madrid el 25 de febrero.

“La verdad”, dice un residente de medicina de familia que trabajó durante unas semanas en el hospital de campaña, donde fueron enviados todos los MIR, “es que el problema fue más lo que hacían los políticos con Ifema que Ifema, si no lo hubiesen vendido a bombo y platillo como lo hicieron, quizás la visión de lo que era hubiera sido otra”. Recuerda las imágenes del pabellón 5: “Parecía de verdad un hospital de guerra”. También las rememora Zapatero. “Luego todo cambió y, si hubiese que volver a montarlo, sería distinto”. Ahora, cuenta, “lo han dejado todo por escrito”. Cómo se hizo, qué falló, qué salió bien, cómo se organizaron los circuitos. Todos, incluidos “los de los muertos”.

Pacientes ingresados en el pabellón 5 del hospital de campaña de Ifema durante la primera semana.
Pacientes ingresados en el pabellón 5 del hospital de campaña de Ifema durante la primera semana.Pedro Armestre

En Ifema ha habido muchos menos que en el resto de hospitales, 16. Algo que está relacionado directamente con el perfil de paciente que acogieron. “Aquellos que no fueran a presentar otras complicaciones porque al principio no teníamos camas de UCI y el problema durante toda la pandemia era la disponibilidad de médicos especialistas”. Los hospitales lo absorbieron todo. La previsión de la Comunidad fue una capacidad de hasta 5.500 camas y 500 plazas de UCI. Alcanzaron a montar algo más de 1.300 y tuvieron 1.250 pacientes en el momento de máxima ocupación, el 91% con neumonía bilateral, de 16 a 103 años; e instalaron 16 de UCI, aunque solo tuvieron 13 pacientes que atendían profesionales de los centros públicos y privados cuando terminaban sus turnos.

A esos médicos, a las enfermeras, a los militares que levantaron el hospital, a los residentes, a los microbiólogos, a las limpiadoras, a los voluntarios, Zapatero no puede “más que estar agradecido”: “Venían con miedo cada mañana, como todos, por trabajar en un sitio en el que jamás has trabajado con gente con la que nunca has trabajado, pero lo que se ha generado aquí ha sido espectacular y de un compromiso absoluto y por eso ha funcionado. Otra cosa, de la que no quiero hablar, será la crítica política”.

El director médico se ajusta la mascarilla y saca el móvil. Enseña un largo mensaje de Jorge Martínez, pediatra en el Hospital del Niño Jesús. Es una despedida: “Me voy con una mochila llena de conocimientos”, “orgullo por pertenecer a este grupo”, “tuve la suerte de que nunca se reclamara un pediatra en el pabellón”, “me apunté con miedo, pero ha sido una experiencia increíble”. Como ese pediatra, otros médicos, enfermeras, celadoras y limpiadoras se llevan a casa, al currículo y para la vida la misma idea, a pesar de las dificultades.

La propia estructura de ese centro de emergencia ha dado margen para los errores, pero también para hacer más intenso lo que han vivido otros hospitales. “Lo importante ha sido la gente, el arrimar el hombro”, espetaba una limpiadora este viernes. “La relación con los pacientes ha sido impresionante, nosotras con ellos, ellos entre ellos, con los médicos, hablaban por teléfono con las familias de los demás, compartían cosas, leían, podían pasear”, contaba una celadora, a la que, asegura, le va “a dar todo el bajón” por abandonar el recinto.

Su pico máximo fue de 1.250 pacientes, el 91% con neumonía bilateral, de 16 a 103 años

Fuera de los focos, las fotos y las redes sociales el hospital es otro, que este viernes cierra pero no se desmantela. Queda intacto hasta mediados de junio, por la posibilidad de que hubiese un rebrote. Ahora, todos vuelven a su lugar habitual. “Solo queríamos hacer nuestro trabajo. Y queremos seguir haciéndolo a partir del lunes, en nuestros centros de salud, como siempre”, se despedía, bajo la mascarilla, una médica de familia. A su lado, otra compañera apostillaba antes de marcharse: “Bueno, como siempre no, que ahora van a venir meses difíciles, más para la primaria. A ver qué pasa”.


Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Sobre la firma

Isabel Valdés

Redactora de Sanidad y Salud en Madrid, antes pasó por Especiales y Sociedad, donde se ocupó de Género. Es licenciada en Periodismo por la Complutense y Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, está especializada en feminismo y violencia sexual y coordina el blog Mujeres. Escribió Violadas o muertas, sobre el caso de La Manada y el movimiento feminista.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción