La nueva dirección de Más Madrid deja atrás el espíritu Carmena

Rita Maestre, responsable municipal, y Mónica García, a nivel autonómico, restan importancia a las diferencias internas

Rita Maestre (izquierda) y Mónica García en la rueda de prensa de este lunes
Rita Maestre (izquierda) y Mónica García en la rueda de prensa de este lunesLuis De Vega Hernández

Más Madrid quiere reforzar su democracia y estructura interna para ser más fuerte como oposición frente al PP, Ciudadanos y Vox. Así han justificado este lunes los cambios sufridos con el proceso de elección de jefaturas, del que han salido vencedoras la concejal Rita Maestre a nivel municipal y la diputada Mónica García en la esfera autonómica. Ambas han comparecido este lunes en rueda de prensa.

Maestre insiste en que el objetivo es “incluir a gente de la calle” y sumar a personas que se sientan desencantadas con la forma en que se suele hacer política. Mónica García espera que sigan siendo la “herramienta transformadora” que consiga los objetivos de una política que en la legislatura anterior “no llegó a materializarse”. Los cambios en Más Madrid traen “aire nuevo” y distancia con respecto a la vieja militancia, ha añadido la responsable autonómica.

Pero esta formación, que nació de la mano de Manuela Carmena y que venció las elecciones al Ayuntamiento hace un año, ya no es la misma. Más Madrid se acerca ahora al modelo de partido político tradicional, interpretan algunos de sus concejales. Entienden que aquella agrupación cuya semilla sembró la ex alcaldesa se está profesionalizando, aunque rehúyen sacar a relucir enfrentamientos internos. “Claramente esto contradice el espíritu Manuela”, opina un concejal sobre el proceso en el que se encuentra inmersa la formación.

De hecho, un tercio de los 19 ediles de Más Madrid en el Consistorio no han querido participar en la asamblea celebrada de forma telemática en las últimas semanas para elegir a la dirección. Entre ellos está la propia portavoz del grupo municipal y número dos de Carmena, Marta Higueras, que en una entrevista con EL PAÍS en marzo reconocía que desconfiaba de estructuras políticas al uso. José Manuel Calvo, máximo responsable del Urbanismo municipal la anterior legislatura, tampoco ha participado en el proceso para elegir a la nueva dirección. “Espero que el hecho de crear un partido u organización nueva con su funcionamiento donde nosotros no vamos a interferir no signifique que este deba interferir en la organización del grupo municipal, que también hay que respetar”. “cuanto menos se mezclen los ámbitos, mejor”, añade Calvo.

“Son compañeros y lo van a seguir siendo”, ha asegurado Rita Maestre de los que se han apartado del proceso asambleario tratando de aplacar posibles choques internos o disidencias. “En Más Madrid caben personas distintas”. Tanto ella como García han querido quitar importancia a corrientes con diferentes puntos de vista y quieren dar marchamo de normalidad a esas diferencias. Maestre sí ha señalado que tras la asamblea Más Madrid cuenta ahora con una organización con estructura democrática diferente de la del grupo municipal. En todo caso, ni ella ni García se han referido a posibles cambios en los portavoces del grupo en el Ayuntamiento, Marta Higueras, o la Asamblea, Pablo Gómez Perpinyá. “Creemos en las discrepancias” pero “sin que eso sea vivido como lucha interna”, ha añadido la responsable autonómica de la formación.

La lista de Maestre se ha llevado los 16 puestos a nivel municipal. Ella defiende el proceso democrático interno llevado a cabo en la asamblea y niega que la dirección de Más Madrid esté conformada por “amigos de Rita”. “Hay personas en mi equipo a los que yo no conocía previamente”.

Modelo “antiguo” de ciudad

Maestre reconoce que el Gobierno municipal ha sido “generoso” a la hora de sacar adelante con todos los grupos políticos por unanimidad los Acuerdos de la Villa, pero que el modelo de ciudad de PP y Cs es “antiguo” y difiere mucho del que ellos defienden. En concreto ha criticado el reciente acuerdo del alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, para apoyar la tauromaquia.

Por eso desde Más Madrid seguirán haciendo oposición por la movilidad sostenible, las asociaciones de mujeres y la lucha contra la violencia de género o para que las asociaciones vecinales sean tenidas más en cuenta, sobre todo en asuntos relacionados con las colas del hambre derivadas de la pandemia.

Mónica García considera que Ayuso es la presidenta del “rodillo privatizador”, el “ladrillo” y el “pelotazo”. Así, como pelotazo, se ha referido al hospital para pandemias que se está construyendo en Valdebebas. Ahora “lo último que necesitamos es un hospital de pandemias”.

Más Madrid ganó en 2019 las elecciones municipales con 19 concejales, pero el acuerdo PP-Cs con la ayuda de Vox logró que Almeida fuera elegido alcalde. En la Asamblea de Madrid son la cuarta fuerza con 20 diputados y en su intento de salto a la política nacional solo obtuvieron dos escaños en el Congreso de los Diputados bajo la marca Más País.

Ni Rita Maestre ni Mónica García han querido hablar de próximas candidaturas electorales y si serían ellas las cabezas de lista al Ayuntamiento y la Comunidad.


Sobre la firma

Luis de Vega

Ha trabajado como periodista y fotógrafo en más de 30 países durante 25 años. Llegó a la sección de Internacional de EL PAÍS tras reportear año y medio por Madrid y sus alrededores. Antes trabajó durante 22 años en el diario Abc, de los que ocho fue corresponsal en el norte de África. Ha sido dos veces finalista del Premio Cirilo Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS