La cadena Go Fit desiste de su proyecto de gimnasio en el casco histórico de Hortaleza

Responsabiliza de esta renuncia al cambio de criterio de la Comunidad de Madrid sobre el plan aprobado por el Ayuntamiento en la legislatura de Carmena

Iglesia de San Matía de Hortaleza junto a las dependencias de los Paúles (derecha) donde se iba a construir el gimnasio
Iglesia de San Matía de Hortaleza junto a las dependencias de los Paúles (derecha) donde se iba a construir el gimnasioLuis De Vega Hernández

La empresa Ingesport, titular de la marca Go Fit, desiste de su proyecto de construcción de un centro deportivo en el distrito de Hortaleza, según un comunicado de la propia empresa emitido este viernes. Los vecinos llevan un lustro oponiéndose a ese proyecto, que ha causado no pocos vaivenes políticos. Ingesport responsabiliza de esta renuncia al “cambio de criterio” de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid.

“La decisión anunciada hoy responde a un cambio de criterio sobre el plan parcial aprobado por el Ayuntamiento de Madrid. El nuevo criterio del actual equipo de la Dirección General de Patrimonio hace inviable la construcción del centro deportivo”, afirma Ingesport en el comunicado que han enviado a EL PAÍS.

El PSOE ha combatido a lo largo del último lustro para que sl gimnasio no se construya. “Es una gran noticia para toda la ciudad y especialmente para los vecinos y vecinas de Hortaleza, junto a los que hemos peleado durante años para evitar la destrucción de algunos de los edificios más significativos de su casco histórico”, reconoce la concejal Mercedes González. “Nos alegra también que la Comunidad de Madrid, al menos por esta vez, haya sido firme en la protección del patrimonio”.

Ingesport insiste en que siempre “ha desarrollado el proyecto acorde con el Plan Parcial aprobado por el Ayuntamiento de Madrid y con la legislación vigente”. La empresa insiste en el comunicado en que “defiende la importancia de la protección del patrimonio” cumple “con todos los requerimientos solicitados; tanto desde la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid como desde el Ayuntamiento”.

La idea del gimnasio, que iba a contar con un parking de varias plantas con capacidad para 300 vehículos, se gestó en 2015, al final del mandato de la alcaldesa Ana Botella, del PP. El Ayuntamiento aprobó el proyecto ahora rechazado en la pasada legislatura, con Manuela Carmena de alcaldesa. Se hizo con los votos favorables de Ahora Madrid y Partido Popular y en contra del PSOE y Ciudadanos.

Pero la licencia urbanística para el polémico proyecto fue denegada la semana pasada al haber recibido un informe desfavorable de la Comisión de Patrimonio. “A día de hoy, el proyecto, tal y como está redactado, no es viable, y por tanto no podrá tener licencia urbanística”, explicó el delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, en la comisión municipal del ramo.

“Una buena noticia: rechazada la concesión de licencia de obra a Ingesport para construir el macrogimnasio de Hortaleza porque el actual proyecto no es viable. Sin embargo, no es una victoria definitiva y hay que seguir peleando contra este despropósito”, afirmó en Twitter la Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza. La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) también aplaudió esta “buena noticia”. Solo una semana después, Ingesport se baja definitivamente del proyecto.

Sobre la firma

Luis de Vega

Ha trabajado como periodista y fotógrafo en más de 30 países durante 25 años. Llegó a la sección de Internacional de EL PAÍS tras reportear año y medio por Madrid y sus alrededores. Antes trabajó durante 22 años en el diario Abc, de los que ocho fue corresponsal en el norte de África. Ha sido dos veces finalista del Premio Cirilo Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS