El Ayuntamiento prevé realojar en diciembre a los vecinos de la casa de Vallecas que fotografió Robert Capa

La Empresa de la Vivienda publica una lista de las 35 personas que residen en las infraviviendas del edificio

Casas de la calle Peironcely 10, en Vallecas, Madrid.
Casas de la calle Peironcely 10, en Vallecas, Madrid. INMA FLORES

Los vecinos de la casa de Vallecas que fotografió el reportero Robert Capa durante la Guerra Civil serán realojados casi con toda seguridad a lo largo del mes de diciembre. El Ayuntamiento de Madrid ha hecho público este jueves el listado provisional de las 35 personas de 13 unidades familiares que serán reubicadas por la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS). Se abre ahora un periodo de alegaciones entre el 4 y el 18 de noviembre.

La EMVS ha trasladado a la plataforma Salvemos Peironcely que su intención es que todos estén realojados antes de fin de año, explica el coordinador José María Uría Fernández. Son, añade, 14 contratos de alquiler de los que 12 corresponden a vecinos que ocupan las viviendas de manera habitual, requisito imprescindible para acceder al alquiler social que ofrece el Consistorio. Todas las familias menos una han pedido seguir viviendo en el distrito de Puentes de Vallecas en el que se encuentra el edificio.

El proceso de realojo se desarrolla de forma paralela a la negociación abierta con el propietario de 13 de las 14 viviendas del inmueble de Peironcely, 10, explican fuentes del área de Urbanismo del Consistorio. El edificio se encuentra en “la última fase del proceso de expropiación, que es fijar el justiprecio [indemnización por la pérdida de bienes y derechos expropiados]. El Ayuntamiento ha hecho su oferta y está esperando la del dueño”. El documento de expropiación se publicó en el BOCM -el boletín oficial de la Comunidad- el 16 de marzo y transcurrido el periodo de alegaciones, se procedió a retener el importe correspondiente, fijado en 870.000 euros.

Niños delante de la casa de Peironcely, 10 en 1936.
Niños delante de la casa de Peironcely, 10 en 1936.INTERNATIONAL CENTRE OF PHOTOGRAPHY / MAGNUM PHOTOS

El edificio, construido en 1927, está protegido y todavía guarda marcas de los bombardeos. Es el único vestigio del estilo neomudéjar popular madrileño que se mantiene en pie en Vallecas. En la actualidad lo conforman varias infraviviendas cuyos inquilinos son los que van a realojar.

“Nadie vive en esta situación si no es por necesidad” contó a EL PAÍS a finales de 2019 Mihaela Gergen, de 45 años, una de las personas que aparece en el listado provisional. Se refería a las condiciones de insalubridad e inseguridad en las que su familia y 13 familias más continúan viviendo. “Si no nos vamos es porque no nos podemos permitir otra cosa teniendo en cuenta cómo están los alquileres hoy en día”, añadía. Su casa es de apenas 25 metros y pagan por ella 350 euros al mes.

El actual equipo de Gobierno de PP y Ciudadanos ha explicado que dará próximamente un uso cultural al inmueble pero no ha hecho referencia al proyecto apuntado en la anterior legislatura de convertir el edificio en un museo de la guerra o un centro de la memoria democrática. “Peironcely no solo va a sobrevivir a los bombardeos, también a la mediocridad política”, ha zanjado este martes la concejal socialista Mar Espinar, que se ha felicitado del pronto realojo. José María Uría Fernández, de la plataforma Salvemos Peironcely, añade: “Tendrán que tapiarlo si el Ayuntamiento no quiere otro problema”. Sus palabras desprenden cierto temor a que una vez realojados los vecinos, el inmueble caiga en el olvido y acabe okupado.

Sobre la firma

Luis de Vega

Ha trabajado como periodista y fotógrafo en más de 30 países durante 25 años. Llegó a la sección de Internacional de EL PAÍS tras reportear año y medio por Madrid y sus alrededores. Antes trabajó durante 22 años en el diario Abc, de los que ocho fue corresponsal en el norte de África. Ha sido dos veces finalista del Premio Cirilo Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS