La guerra de Aluche contra las casas de apuestas

Vecinos del distrito de Latina lograron que una empresa desistiera de abrir un local muy cercano a un colegio

Carlos Sánchez-Mato, el único representante político en la protesta vecinal por la apertura de una nueva casa de apuestas abierta en la Calle Ocaña, en el barrio de Aluche.
Carlos Sánchez-Mato, el único representante político en la protesta vecinal por la apertura de una nueva casa de apuestas abierta en la Calle Ocaña, en el barrio de Aluche.DAVID EXPOSITO

“En momentos muy duros de la pandemia, no podíamos ir a un espacio abierto como un parque pero sí apostar en la ruleta de un local de juego”, señala Diego, un joven de 25 años que despliega una pancarta en la que pone “fuera casas de apuestas”. Dos amigos le ayudan y denuncian la falta de alternativas de ocio para la juventud en Aluche (66.553 habitantes). La escena transcurría este miércoles al anochecer, en el número 63 de la calle Ocaña, en el distrito madrileño de Latina, frente al local de juego Sportium, donde una treintena de vecinos realizaba una nueva protesta para cerrar estos negocios.

Según un informe de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Aluche es el quinto barrio con más casas de apuestas de la capital. “Muchas madres tenemos miedo de que nuestros hijos terminen en estos lugares”, explica Pilar Castellano, una vecina de 49 años que lleva toda la vida en la zona y es madre de un adolescente de 12. Junto a ella, varias mujeres remarcan el temor por la falta de alternativas de ocio para los chavales. “Estos sitios están a la puerta de casa y les dan bebida gratis para engancharles”, lamentan.

Algunos comparan la irrupción de los locales de juego con la droga en los años 80. “Me recuerda a la heroína en mi época”, señala Patricia Vázquez, de 60 años, quien cree que la ludopatía “se ha normalizado”. Los jóvenes de 18 a 24 años no creen que su hábito sea problemático porque es visible, en grupo y “solo” tiene riesgos económicos, según la investigación Jóvenes, Juegos de azar y apuestas, del Centro Reina Sofía. “Aluche necesita proyectos que nos den empleo y formas de ocio, no negocios que fomenten más pobreza”, remata Vázquez.

A esa misma hora, mientras sirve cervezas a los vecinos que prefieren resguardarse de la lluvia en el bar, Juan D., dueño del bar “Don Vito”, todo un clásico en la zona, recuerda que no es la primera vez que el barrio muestra su determinación para frenar este tipo de establecimientos. La calle Ocaña cuenta ya con dos locales de apuestas, que se encuentran en los números 1 y 46. El 23 de septiembre varias decenas de personas se concentraron en el mismo lugar por el mismo motivo. De hecho, la empresa Sportium desistió de abrir un local de apuestas en la calle Quero, muy cerca de un colegio, después de que los vecinos protagonizaran cinco concentraciones.

Pilar Castellano echa en falta la presencia de algún representante político. “Tienen que bajar a la calle, eso es lo que prometieron en su momento”, reprocha esta vecina. Cuando intenta seguir su denuncia, el hombre a su lado le corta la palabra. Es Carlos Sánchez-Mato, ex delegado del Área de Gobierno de Economía y Hacienda del Ayuntamiento entre 2015 y 2017 y actual presidente del Distrito Latina. “Ahora mismo están peleándose por el salario mínimo en el Congreso de los Diputados”, reivindica Sánchez-Mato.

Las críticas al ministro de Consumo vuelan entre los vecinos. “Garzón, ¿dónde estás?” gritan muchos de ellos. Yolanda Juarros, de 60 años, cree que el titular de Consumo se ha “desconectado” de la realidad de la calle. La crítica de Juarros, compartida por la mayoría, contrasta con la de algunos vecinos, que recuerdan que “ha prohibido la publicidad”, aludiendo a la última medida que tomó el ministerio del dirigente de Unidas Podemos.

Lo que resulta unánime entre los vecinos congregados este miércoles es la sensación de abandono. “En este barrio estamos acostumbrados a ocuparnos de lo que debería ocuparse el Estado”, explica Juarros. El barrio de Aluche tiene fama por su lucha contra las casas de apuestas pero también por la gran ola de solidaridad desplegada por sus habitantes para hacer frente a la actual crisis económica. La despensa de alimentos de la Asociación Vecinal de Aluche sigue siendo, actualmente, la red vecinal de apoyo mutuo de la capital que más familias atiende cada semana.

Mientras cae la lluvia, varios jóvenes se resguardan en la parada del autobús. Ninguno ha querido acudir a la concentración de este miércoles. “Si no consigo curro y no tengo un duro, sólo me queda esta opción”, zanja Javier V, de 24 años. Este viernes, volverán a echar la tarde del viernes en una de las casas de apuestas que siguen abiertas en el barrio.

Concentración en el barrio de Aluche contra las casas de apuestas.
Concentración en el barrio de Aluche contra las casas de apuestas.DAVID EXPOSITO


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción