LA CRISIS DEL CORONAVIRUS
Crónica
Texto informativo con interpretación

Melchor, Gaspar y Baltasar llegan a Madrid solo por televisión

El Ayuntamiento de la capital limita por el virus a una gala sin público en el centro Conde Duque la presencia de los Reyes Magos

Andrea Levy, en el centro, saluda en la Plaza Mayor en medio de los pajes de los Reyes Magos
Andrea Levy, en el centro, saluda en la Plaza Mayor en medio de los pajes de los Reyes MagosLuis de Vega

“Mira, la presidenta Ayuso con los Reyes Magos”. La mujer se sorprende a mediodía de este domingo al ver aparecer cierto tumulto de cámaras y en medio una mujer junto a tres pajes. Otra, a su lado, la corrige. “No es ella, es la otra. Se parece a la presidenta pero es la del Ayuntamiento”. En efecto, no es la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sino la delegada del área de Cultura del Ayuntamiento, Andrea Levy, que ha sido la estrella de la presentación de cómo llegarán este cinco de enero a la capital Melchor, Gaspar y Baltasar. Era el secreto mejor guardado por el gobierno que lidera el alcalde José Luis Martínez Almeida. “No nos podía robar la tradición”, ha señalado Levy, reina indiscutible este domingo en el que apenas un puñado de niños ha podido tener contacto de manera improvisada y accidental con los pajes. Algunos hasta han entregado su carta en mano, gesto rarísimo en estas fiestas pandémicas, frías y distantes.

Bajo la espada de Damocles de la pandemia, el Consistorio ha decidido finalmente limitar la presencia de los Tres Magos de Oriente este martes por la tarde a una gala que tendrá lugar sin público en el patio del centro Conde Duque. El evento, presentado por al mago Jorge Blas, comenzará a las 20.30 horas y será retransmitido por Telemadrid.

El violinista Ara Malikian interpretará la melodía navideña que ha compuesto para la ciudad en el momento en que llegue al torreón del Conde Duque la estrella de la Navidad que anuncia a los tres magos. En la gala participará también la compañía de danza vertical italiana Estudio Festi. Antes y después, desde seis puntos de la ciudad se proyectarán al cielo haces de luz y se lanzarán fuegos artificiales.

Está previsto que el primer edil reciba junto a los portavoces de los grupos municipales la carroza de los reyes, que no realizará ningún recorrido por la ciudad. Tras su llegada junto a Gaspar y Baltasar al escenario a las 20.50 horas, el rey Melchor pronunciará un discurso. Guarda un mensaje especial no solo para los niños, sino también para las personas mayores, las más damnificadas por el coronavirus, explicó Levy en la Casa de la Panadería de la plaza Mayor flanqueada por los pajes.

Un niño entrega su carta al paje del rey Gaspar en presencia de Andrea Levy, delegada de Cultura del Ayuntamiento
Un niño entrega su carta al paje del rey Gaspar en presencia de Andrea Levy, delegada de Cultura del AyuntamientoLuis De Vega Hernández

Los niños y padres que se topan este domingo con la comitiva en la Plaza Mayor no saben bien quién es la que saluda a diestra y siniestra en medio de los tres pajes. Algunos niños aprovechan incluso la ocasión para entregar sus cartas. Andrea Levy, como protagonista, lleva bien las riendas, se inclina y habla con ellos. “¿Habéis visto? Vienen de muy lejos. ¿Qué vais a pedir? ¡Pedid libros, eh!”. En el momento de salir al balcón para otra foto, igual. La delegada en todo momento aparece en medio de la escena, saludando más que nadie.

Con el anuncio de hoy, el Ayuntamiento de Madrid ha dejado de jugar al ratón y al gato con la llegada a la capital de los Reyes Magos. Han sido meses de incógnitas, bromas en ruedas de prensa, misterios y preguntas… La propia Levy reconoce que llevan desde julio planeando lo que finalmente ha quedado en un evento televisado. El pasado mes de septiembre Vox llegó a proponer ante la persistencia de la pandemia como posible solución para que los niños no se quedaran sin cabalgata que se repitiera en televisión la retransmisión de 2020. El guante no fue recogido por el Gobierno municipal.

La bola de nieve ha ido creciendo desde entonces con la única confirmación de que las cabalgatas que tienen lugar en los distritos fueron suspendidas ya el 20 de octubre. Faltaba saber qué iba a ocurrir con la del centro. Los reporteros preguntaban y el alcalde se escabullía. El juego se ha ido intensificando en las últimas semanas. Un nutrido grupo de periodistas acudió el pasado 11 de diciembre al circo Price ante el reclamo de la presentación de la agenda de actividades navideñas. Se sabía desde el 4 de diciembre, el mismo día que se suspendieron las campanadas en la Puerta del Sol, que la cabalgata tradicional iba a ser imposible de celebrar. En algunos corrillos empezó a flotar la broma: ¿será capaz Almeida de haber convocado a los medios en la pista de un circo e irse sin “romper la magia”, como él dice, del secreto de la llegada de los Reyes Magos?

Pues sí. Almeida y Levy hablaron de magia (sin romperla), de música, de luces, de pistas de patinaje, de caza de pokemons… pero por más que se le tiró de la lengua, el primer edil, con una sonrisa pícara, dijo que ya estaban en camino a lomos de sus camellos y que tenían muchas formas de acceder a la capital por la diversidad de su transporte intermodal. Melchor, Gaspar y Baltasar podían llegar en Metro, taxi, autobús, patinete…

Para añadirle un poco de sal y pimienta, la polémica saltaba a principios de esta semana cuando desde el distrito de Moncloa-Aravaca se presentó un marcapáginas en el que la imagen de Baltasar era de tez blanca. En medio de la polvareda, el Consistorio ordenó retirarlo de la circulación y Almeida lo achacó a un error de la empresa contratada. Este domingo, el paje de Baltasar que acompañaba a Levy sí era de raza negra. Por parte de Gaspar, una mujer. Eso sí, el único que robó apenas quince segundos de micro a la delegada de Cultura fue el paje de Melchor. En la Plaza Mayor de Madrid ha habido este domingo tres pajes y una reina.

Así se vivirá el cinco de enero en otras localidades madrileñas

Otras localidades de la Comunidad ya habían anunciado antes que la capital qué ocurrirá en la tarde del cinco de enero. En Las Rozas, en vez de camellos, los tres reyes utilizarán globos aerostáticos. En Alcobendas llegarán al recinto ferial del Parque de Andalucía con entradas numeradas para los vecinos. En Getafe, en autobús descapotable. En Cobeña, un municipio mucho menor, habrá desfile pero solo podrá ser seguida por los vecinos desde sus ventanas y balcones. En Parla y Rivas Vaciamadrid se retransmitirá a través de la página web municipal.

En Alcorcón, además, se han habilitado videollamadas para que los niños puedan contactar directamente con Papá Noel y los reyes. El formato más empleado será sin embargo la presencia de Melchor, Gaspar y Baltasar en un recinto acotado, como ocurrirá e San Sebastián de los Reyes, donde estos días permanecen expuestas las carrozas. Algo parecido tiene lugar en la avenida Juan Pablo II de Colmenar Viejo. Este Consistorio ha preparado incluso un corto de cuatro minutos que se ha emitido en los cines de la localidad vecina de Tres Cantos, pues en su municipio no hay salas, con la llegada de los Magos de Oriente.

Sobre la firma

Luis de Vega

Ha trabajado como periodista y fotógrafo en más de 30 países durante 25 años. Llegó a la sección de Internacional de EL PAÍS tras reportear año y medio por Madrid y sus alrededores. Antes trabajó durante 22 años en el diario Abc, de los que ocho fue corresponsal en el norte de África. Ha sido dos veces finalista del Premio Cirilo Rodríguez.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS