Partir de la verdad

José Martret dirige dos obras de teatro documental que se representan este fin de semana en Madrid

Pedro Ayose es el autor y protagonista de 'Manning', que dirige José Martret.
Pedro Ayose es el autor y protagonista de 'Manning', que dirige José Martret.otherlands

Es poco frecuente que coincidan en la cartelera madrileña dos funciones del mismo director. José Martret hace doblete este fin de semana con Manning en El Umbral de Primavera y La ira en los Teatros del Canal. Las dos obras están basadas en hechos reales. Una es sobre la persona que desde el Ejército americano filtró documentos a Wikileaks, la otra sobre crímenes atroces cometidos por jóvenes psicópatas. “Todo lo que se cuenta en ellas parte de la verdad. Las dos son teatro documental. En ambas intentamos descubrir quiénes son las personas detrás de los titulares”, remarca el director que alborotó la escena teatral desde La Casa de la Portera y La Pensión de las Pulgas.

Verdad oculta. Filtró miles de documentos sobre las guerras de Afganistán e Irak y acabó en la cárcel. Manning, escrita y protagonizada por Pedro Ayose, cuenta su historia bajo la dirección de José Martret. “La función está construida a partir de diferentes biografías y conversaciones reales, con la intención de dar espacio a su discurso más íntimo y personal”. ¿Cómo fue su infancia? ¿quién le regaló su primer ordenador? ¿qué le llevó a alistarse en el Ejército? Son algunas de las preguntas que se responden. “Pedro tiene que transitar por unos espacios realmente complejos porque la vida de Manning no ha sido sencilla. Hace un trabajo muy honesto, lleno de verdad”. Todos los domingos de enero a las 13:00 en El Umbral de Primavera.

Jóvenes psicópatas. En La ira, con dos pases este sábado y otros dos este domingo en la Sala Negra de los Teatros del Canal, se cuentan 13 casos reales de crímenes perpetrados por jóvenes psicópatas. “Es el resultado de una investigación llevada a cabo con los actores y actrices que forman el elenco de la obra. Vamos más allá del morbo, intentamos ir más lejos. Queríamos profundizar en sus historias”, explica el director. Los intérpretes se han empapado de los sucesos que inspiran la pieza para ser capaces no solo de encarnar a los asesinos, sino también de crear la dramaturgia de la obra. “Vivimos juntos momentos como asistir al juicio de Patrick Nogueira justo el día que declaró como asesinó a su tío, a su tía y a los dos bebés”.

José Martret durante unos ensayos.
José Martret durante unos ensayos.Almudena Cadalso

De Lavapiés a Chamberí. “El domingo estaré por la mañana en El Umbral y por la tarde me iré a los Teatros del Canal”, comparte José Martret. De la pequeña sala de Lavapiés al mastodonte de Chamberí. Es pura casualidad que coincidan sus dos funciones. “No ha sido premeditado. Manning estuvo los jueves de diciembre en El Umbral y hemos vuelto porque afortunadamente se vendieron todas las entradas”, celebra. “Estamos viviendo un momento complicadísimo y los lugares pequeños todavía lo sufren más. Debemos apoyarlos para no perderlos. Tengo una pena muy grande por el cierre del Pavón Kamikaze”. Él va continuamente al teatro. “Soy un espectador compulsivo. Suelo ir al menos dos veces cada semana”.

Época inolvidable. En 2012 abrió La Casa de la Portera junto a Alberto Puraenvidia. “Tenía alquilado ese bajo y le propuse que lo transformara para hacer una obra de Chéjov”. Allí estrenó Ivan-Off versión de Ivanov. “Creíamos que sería un proyecto que duraría como mucho un mes, pero acabamos haciendo 340 funciones”. Mario Vargas Llosa fue uno de sus ilustres espectadores. “Pensamos que el espacio podría dar cabida a otros textos, a otros dramaturgos y directores. Dimos oportunidad a mucha gente que ahora está copando los teatros más importantes”. Su buen ojo como programador también lo demostró en La Pensión de las Pulgas, que abrió después. “Fueron tres años inolvidables. Ahora, que hemos entrado de cabeza en una nueva crisis iniciada por la pandemia, puede que aparezcan nuevas propuestas. Ojalá. Si alguien me necesita, allí estaré”.

Distintas facetas. Nacido en Palma de Mallorca, José Martret lleva 26 años en Madrid. “Soñaba con vivir aquí. Esta ciudad ofrecía todo lo que deseaba. He tenido la suerte de poder hacer cosas muy distintas y vivir todos estos años en el centro”. Lo mismo ha trabajado con La Terremoto de Alcorcón que ha desarrollado fiestas como Qué maravilla junto a Jorge Calvo. Otra faceta suya es la de colaborador de radio. Hace ya más de 10 años que está al lado de Paco Tomás en Radio Nacional, primero en La transversal y después en Wisteria Lane. Tras sus dos últimos estrenos teatrales, al director le encantaría que se pudiera ver en algún espacio madrileño su versión de L´elisir d´amore, una producción del Teatro Principal de Palma con vestuario de Lorenzo Caprile. “Nunca pensé que debutaría en el teatro lírico. Ha sido otro regalo inesperado”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS