El ‘Doble o nada’ de Miguel Ángel Solá en los escenarios madrileños

El actor argentino y Paula Cancio protagonizan un ‘thriller’ emocional ambientado en el hostil ambiente de las altas esferas empresariales

Miguel Ángel Solá y Paula Cancio actualizan el debate en torno al género en 'Doble o nada'.
Miguel Ángel Solá y Paula Cancio actualizan el debate en torno al género en 'Doble o nada'.Teatros Luchana

Miguel Angel Solá pasó casi una década interpretando a solas sobre su escenario junto a Blanca Oteyza Hoy: El diario de Adán y Eva y Por el placer de volver a verla. Desde 2014, tiene un tú a tú con Paula Cancio en varios montajes igual de íntimos. A la infinidad de funciones ofrecidas se le suman las horas de ensayo, por lo que se podría decir que, casi sin lugar a dudas, que el argentino es uno de los hombres que más horas ha invertido en dialogar con el género opuesto. “Lo que he aprendido es que, para un cargo de relevancia, hay que buscar a una mujer para que lo desempeñe”, afirma el celebrado actor argentino por teléfono. Precisamente por esos derroteros va Doble o nada, que Cancio y Solá representan en las funciones de fin de semana de los Teatros Luchana hasta el 28 de marzo.

Esta vez, él es el director de un importante medio de comunicación que debe dejar su puesto en manos de uno de sus dos subdirectores, muy diferentes entre sí. La decisión se divide entre una mujer joven conocida por su espíritu colaborativo y un varón que cumple con todas las reglas del arribismo en el entorno empresarial. Durante un encierro forzado por una salvaje tormenta se sucede un intenso diálogo entre Ricardo, el hombre a los mandos que busca su sucesor, y Miky, la aspirante al puesto. Con su intercambio de opiniones se construye este thriller emocional atravesado por la relación platónica de sus dos protagonistas: él ha sido su mentor durante casi dos décadas, desde que ella era estudiante universitaria. La traición y el amor se intercalan en su intensa y extensa conversación en torno al poder y la igualdad.

Las distintas capas que conforman esta amistad se van pelando de forma imprevista a lo largo de 90 minutos, aportando inesperados giros de guion a la trama y llenando de matices la simbiosis personal y profesional de los dos personajes. ¿Qué valores y formas de actuar con sus compañeros está dispuesta a cambiar la periodista para acceder al puesto?, plantea el personaje de Solá. “Lo que hacemos ambos en el escenario es una sucesión de sutilezas. Es muy difícil pelar esa cebolla con tan solo pequeños gestos y que eso salte a la vista del espectador que está sentado en el patio de butacas. El público tiene que ir de sobresalto en sobresalto. El teatro es traer una notica, aunque sea conocida. Pero esa noticia es excepcional, porque se cuenta de otra forma a la que aparentemente ya se conoce”, dice Solá. El montaje, recuerda, ahonda en”la derrota del ser humano, aunque no trata de juzgar la conducta moral de estos dos personajes”.

Los actores durante un momento de la representación.
Los actores durante un momento de la representación.Teatros Luchana

En 2014, Solá y Cancio protagonizaron la obra Testosterona, de similar argumento a este Doble o nada. Los enormes cambios sociales experimentados en materia de género en estos años, cuatro de los cuales la pareja los ha pasado en Argentina, han forzado a una evolución con la que crear un propuesta nueva. “La reivindicación femenina tan presente ahora en España estaba entonces todavía soterrada. Existía, por su puesto, pero no era una lucha tan explícita.”, comenta Cancio. Recurriendo a un símil gastronómico, Testosterona mutó hacia algo completamente nuevo porque los dos intérpretes se dedicaron a deconstruir el texto con el beneplácito de su autora, Sabina Berman, y la ayuda del recientemente fallecido Quique Quintanilla en la dirección de escena. “Se trata de desestructurar la obra de forma permanente. Dentro de 10 días, el montaje va a ser diferente”, advierte Solá.

Las vicisitudes de Miky como mujer en un entorno profesional caen cerca del centro de gravedad de Paula Cancio, para quien lo complejo de Doble o nada es recrear una y otra vez el amplio arco emocional que atraviesa su personaje. “En Buenos Aires, donde hacíamos doble función, era complicado colocar a Miky en el punto de partida. A medida que va recibiendo información sobre lo que está pasando con Ricardo, sus reacciones cambian. Y, además, han ido evolucionando en función de las reacciones del público”. En especial, cuenta, tras un 8 de marzo en Argentina con una gran manifestación por la legalización del aborto voluntario, que finalmente llegó al país latinoamericano en diciembre de 2020.

Una leyenda de la actuación sin trabajo

“Estoy sin trabajo y sin posibilidades de conseguirlo”, aseguraba el pasado verano Miguel Ángel Solá en una extensa publicación de su perfil de Facebook. El actor aprovechaba el estreno en la plataforma Netflix de su película Crímenes de familia, producción argentina en la que también aparece Cecilia Roth, para lamentar las múltiples crisis por las que pasa su sector. Entre otras, que solo haya “papeles para unos pocos adolescentes cuyas tramas escriben guionistas que han olvidado con creces la adolescencia”, decía en el texto. Al finalizar uno de los pases recientes de su obra Doble o nada en Madrid, Solá pedía que el público apoyara al teatro en estos tiempos inciertos recurriendo precisamente a las redes sociales.

Cuándo: las funciones de fin de semana a las 19:30 horas. Dónde: Teatros Luchana Calle de Luchana, 38. Precio: entre 18 y 23 euros.

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS