Sanidad recomienda no celebrar las manifestaciones del 8 de marzo: “No ha lugar”

La Delegación del Gobierno no permitirá marchas o concentraciones de más de 500 asistentes el 8-M en Madrid

Manifestación del Día de la Mujer de 2020, a su paso por la plaza de Cibeles de Madrid.
Manifestación del Día de la Mujer de 2020, a su paso por la plaza de Cibeles de Madrid.Samuel Sánchez

El Ministerio de Sanidad ha recomendado este miércoles que no se celebren las manifestaciones del 8-M ante la situación epidemiológica, pese a que España ha salido de la situación de riesgo extremo. La ministra Carolina Darias ha asegurado, tras el Consejo Interterritorial de Salud, que “no ha lugar” a celebrar las marchas por el Día Internacional de la Mujer. Darias ha hecho estas declaraciones horas después de que el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, anunciara que prohibirá todas las convocatorias para esa fecha en la capital (que sigue en riesgo extremo junto con el País Vasco) que tengan una previsión superior a 500 asistentes, cumpliendo el criterio de la Consejería de Sanidad, por lo que “rotundamente no habrá” una gran protesta feminista en la capital, como la del año pasado o años precedentes, ha indicado en una entrevista en Onda Madrid. De momento, la delegación ha recibido y autorizado algunas peticiones de organizaciones feministas para manifestarse por el Día Internacional de la Mujer por ser concentraciones pequeñas que “mantienen los parámetros exigibles” en la situación sanitaria, y que se comprometen a cumplir con la distancia de seguridad. De momento, no se ha vetado ninguna solicitud ni se ha recibido alguna de partidos políticos ni de “personas relevantes concretas”.

La ministra Darias ha sido preguntada, en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial de Salud, por las próximas celebraciones previstas para este día y si ella acudiría a las mismas, como hizo el año pasado junto a otras mujeres de su partido y miembros del Gobierno. Días más tarde de su presencia en la marcha del 8-M, la ministra confirmaba su positivo por coronavirus.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias durante una rueda de prensa el 10 de febrero. En vídeo, la ministra desaconseja celebrar el 8M.

“Por coherencia de una llamada a la responsabilidad que he realizado, puesto que todavía estamos en situación de riesgo extremo, no ha lugar”, ha respondido la titular de Sanidad. Y ha añadido, “sin ningún tapujo”, que para “seguir con la cultura de cuidado y prevención” la situación actual no permite llevar a cabo los actos para conmemorar el Día de la Mujer.

“El criterio de Sanidad lo estamos siguiendo a rajatabla porque tenemos que ayudar a preservar la salud de los madrileños”, ha apuntado Franco. A aquellas organizaciones que pretendan llevar a más personas a las calles el 8-M les ha pedido que reflexionen y también fórmulas alternativas para manifestarse “para que esta justa reivindicación no implique un atentado contra la salud”. Los políticos madrileños ya se han posicionado al respecto, con opiniones discrepantes dentro de los propios partidos. El vicepresidente de Madrid, Ignacio Aguado, ha asegurado que es legítimo manifestarse el 8-M, si se atiende a las recomendaciones sanitarias, y ha indicado que, si se celebra la marcha, él mismo y miembros de Ciudadanos acudirán, aunque la vicealcaldesa de la ciudad, Begoña Villacís, ya ha dicho que ella no irá porque lo considera una grandísima irresponsabilidad.

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha abogado por que no haya manifestaciones en las calles por la dificultad que puede suponer controlar a 500 personas y porque desde las instituciones no se pueden transmitir lo que califica de mensajes equívocos en la situación actual. Después de subrayar que el Gobierno central debería “entonar el mea culpa y pedir perdón” por la manifestación de 2020, Almeida ha recomendado prudencia total y absoluta para este año. El alcalde se ha referido también a la suspensión de “numerosísimos eventos tradicionales” a lo largo del año como las manifestaciones del 8-M y ha sugerido que “a lo mejor desde el Gobierno también, aunque solo sea por una cuestión simbólica, se debería plantear otra forma de celebrarlo que no fuera mediante concentraciones en las calles”.

En vídeo, declaraciones de José Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid, en Onda Madrid.Inma Flores / Vídeo: EPV

Respecto a la polémica generada por la movilización del año pasado, Franco ha señalado que no se arrepiente de haberla autorizado, no solo porque la justicia le haya dado la razón, sino porque entonces “no había datos objetivos para prohibir una manifestación, que solo puede prohibirse por motivos muy concretos y tasados”. “Estoy satisfecho de haberlo hecho. Esto pudo ser un contagio, pero lo que sería prevaricar en aquel momento sería prohibirlo. Acertar la quiniela los lunes es fácil y si supiéramos lo que iba a pasar también prohibiríamos espectáculos deportivos, culturales u oposiciones”, ha argumentado.

Después de acumular más de 3.000 folios de instrucción en tres meses y de llamar como imputado al delegado del Gobierno, en medio de una gran expectación mediática, la magistrada Carmen Rodríguez Medel decidió en junio pasado archivar la causa que investigaba la autorización de estas movilizaciones. “No hay indicios suficientes de actuar delictivo en los hechos atribuidos a Franco”, indicaba el auto que daba carpetazo a una causa abierta el 23 de marzo.

La magistrada concluía que el delegado del Gobierno “no tuvo un conocimiento cierto, objetivo y técnico del riesgo que para la salud de las personas entrañaba la realización de manifestaciones y concentraciones” en la época de expansión del coronavirus bajo sospecha, que incluía la marcha feminista del 8 de marzo. Además, la jueza remachaba que Franco “no recibió comunicación o instrucción sanitaria sobre este particular, tampoco la recabó de oficio de ninguna autoridad competente en el ámbito sanitario” y “ninguna persona física o jurídica, pública o privada, le instó para que prohibiera o restringiera [las concentraciones]”.

Franco ha señalado que la prueba más evidente de que hay libertad de expresión y democracia plena en España es, por ejemplo, que se celebraron manifestaciones la semana pasada en el centro de Madrid a favor del rapero Pablo Hasél sin haberlas comunicado a la delegación. “Estoy de acuerdo en perfeccionar la libertad de expresión, que algunas leyes limitan. Pero una cosa es la legítima protesta y otra el vandalismo, que no se puede consentir y que no se consiente en ninguna democracia del mundo”, ha apuntado.

Según ha dicho respecto a la manifestación del miércoles en la Puerta del Sol, la Policía Nacional acordonó perimetralmente la zona y hubo personas que lanzaron objetos a los agentes, “que tuvieron que hacer un ejercicio de contención encomiable”. El delegado del Gobierno ha indicado que no tienen constancia de grupos organizados como tales que provocaran los disturbios, pero sí de personas que, según sus palabras, aprovechan estas libertades de un Estado democrático para fines que no tienen que ver con ninguna reivindicación. “El que se dedica a reventar lunas de escaparates o papeleras no tiene ningún afán reivindicativo. La policía conoce algunos casos de personas que van a reventar las manifestaciones”, ha añadido.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción