“Las estatuas son una especie de recordatorio de que nosotras no somos parte de la memoria colectiva”

El colectivo Carantonia coloca bolsas con un rostro femenino sobre las esculturas que representan personajes masculinos de la plaza de Oriente y el parque del Oeste en Madrid

Una de las estatuas de la madrileña plaza de Oriente tapadas con efigies femeninas con ocasión del Día de la Mujer, este lunes. CARANTONIA
Una de las estatuas de la madrileña plaza de Oriente tapadas con efigies femeninas con ocasión del Día de la Mujer, este lunes. CARANTONIA

Las estatuas de los madrileños plaza de Oriente y parque del Oeste han amanecido con efigies de personajes históricos femeninos por segundo año consecutivo. Es en esta fecha cuando el colectivo Carantonia coloca sobre esas esculturas bolsas con caras de mujeres para reivindicar su presencia en el espacio público y en la memoria colectiva. Las mujeres que han escogido guardan alguna relación temporal o conceptual con los hombres representados en las estatuas. A través de la convocatoria que han lanzado en redes como DIY o DIWO (Do It Yourself o Do It With Others) llaman a participar en sus reivindicaciones a lo largo de la semana, agrupadas bajo el hashtag #womenfaces.

“Las calles y monumentos son una especie de recordatorio, a modo casi de información subliminal, de que nosotras no somos ni seremos parte de la memoria colectiva ni de la historia. Quedamos en Colón o en Argüelles. Vamos de compras a Goya o a Conde de Peñalver. Vivimos en la calle de Alonso Núñez o Bravo Murillo. Y así vamos normalizando que la ciudad no es cosa nuestra, que es cosa de hombres. La escasez de referencias y reconocimiento en el espacio público al trabajo y vida de las mujeres invisibiliza y menosprecia su contribución presente y pasada”, explica este colectivo, que señala que en la región hay 221 estatuas de hombres y 21 de mujeres, muchas de ellas alegorías de la Virgen María.

Las estatuas de personajes históricos masculinos de la plaza de Oriente de Madrid, tapadas con bolsas con rostros femeninos, este lunes. CARANTONIA
Las estatuas de personajes históricos masculinos de la plaza de Oriente de Madrid, tapadas con bolsas con rostros femeninos, este lunes. CARANTONIA

La idea de esta intervención surgió cuando Carantonia se dio cuenta de que apenas había referentes femeninos y que eso se plasma en los topónimos y en el patrimonio de la ciudad. “Esta reflexión habla de lo simbólico, pero la falta de mujeres en el espacio público va más allá de las estatuas: nos falta espacio para los cuidados, espacio peatonal para el encuentro y el desarrollo comunitario, y nos sobran espacios para el vehículo privado”, afirman.

Más información

Los dibujos los hacen ellas y casi siempre se basan en fotos o pinturas reales de las mujeres. En algunos casos no encuentran fuentes gráficas y por eso estudian la información que las historiadoras han rescatado de estas mujeres y sus contextos para elaborar los dibujos, intentando incluir elementos reconocibles. Cuentan que también es difícil encontrar la relación temporal con el personaje masculino sobre cuya efigie van a intervenir, porque no hay información suficiente sobre ciertas épocas. En esos casos optan por relacionarlos a través de su profesión o su procedencia, como han hecho con Margarida Borràs, una mujer trans del siglo XV, y Jaime I, personajes conectados a través de su relación con la ciudad de Valencia.

El colectivo cree que el destrozo del mural con rostros de mujeres de Ciudad Lineal es uno de esos actos “llenos de odio” que hacen más patente la necesidad de actuaciones conmemorativas como las suyas. “El hecho de que haya grupos de ultraderecha que vandalizan estos muros significa que les molesta la presencia de las mujeres; así que en realidad es una invitación a que sigamos poniendo bolsas en todas las cabezas de piedra que encontremos a nuestro paso”, indican.

Algunas de las mujeres que han seleccionado son Trótula di Ruggiero, médica de la Edad Media y profesora en la Escuela de Salerno, uno de los pocos lugares en los que se permitía que hubiese profesoras y alumnas; Hildegarda de Bingen, considerada por muchos expertos como una de las pioneras de la historia natural y una de las personalidades más influyentes de la Baja Edad Media; la astrónoma Mariam al-Asturlabi o Lubna de Córdoba, una esclava e intelectual andalusí de la segunda mitad del siglo X, famosa por su poesía.

En la convocatoria que han lanzado en redes dejan abierta la posibilidad de poder elegir al referente femenino que cada persona considere. “Así ha pasado en ciudades como Almería, donde han utilizado nuestro modus operandi, pero lo han producido todo ellas. Si alguien nos contacta valoramos lo que necesitan y les proporcionamos el material que podamos”, explican.

Para Carantonia lo interesante de esta acción es la parte previa, en la que se sumergen en las profundidades de internet para rescatar la historia de mujeres que no tenían ni idea de que existían. Se empapan de sus historias para intentar conectarlas con las estatuas que han seleccionado. “Es un proceso muy enriquecedor y muy emocionante”, concluyen.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción