El PSOE lo apuesta todo a Gabilondo

Sánchez se implica para que los socialistas cierren filas en torno a su portavoz, elegido como candidato para las elecciones regionales del 4 de mayo

Ángel Gabilondo y Jose Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid, en el homenaje a las víctimas del 11-M el pasado jueves.
Ángel Gabilondo y Jose Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid, en el homenaje a las víctimas del 11-M el pasado jueves.Julian Rojas (EL PAÍS)

Los cuchicheos que inundan de apuestas, quinielas y pequeñas conspiraciones los pasillos del Congreso, los despachos de la Asamblea y las aceras de la calle de Ferraz quedan silenciados ayer con una sola foto. Aparecen José Manuel Franco, líder de los socialistas madrileños, y Ángel Gabilondo, su portavoz en la Asamblea. La instantánea es toda una llamada a la unidad del PSOE. Gabilondo va a ser el candidato si se celebran las elecciones del 4 de mayo. Y el mensaje de la imagen está claro. Basta de dividirse entre defensores de la moderación del portavoz y críticos que le reclaman más dureza frente a Isabel Díaz Ayuso. Basta de hablar de aspirantes alternativos. Hay que cerrar las 48 horas frenéticas que desata el anuncio de las elecciones y centrarse en encender la maquinaria del partido.

Miércoles 10 de marzo. El móvil de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, echa humo. La moción de censura contra los gobiernos del PP en Murcia ha provocado un seísmo que ha reventado en dos la alianza gubernamental de PP y Cs en Madrid. Va a haber elecciones. En permanente contacto con Franco y Gabilondo, Sánchez es informado de que se ha decidido presentar una moción de censura para intentar desplazar a Díaz Ayuso del poder sin que haya que pasar por las urnas en medio de una pandemia.

Más información

—Adelante, dice.

Cumplido el trámite del registro, en el PSOE se ponen a pensar en qué hacer si esa estrategia fracasa y hay que ir a elecciones, como quiere Díaz Ayuso.

Jueves 11 de marzo. Margarita Robles se encuentra ante una nube de micrófonos. “Estoy encantada siendo ministra de Defensa, muy orgullosa de serlo, tengo un gran trabajo”, dice. “Ese es el encargo y el compromiso que tengo con el presidente del Gobierno”, añade lanzando una media sonrisa.

La magistrada sabe que su nombre, como el de Pilar Llop, presidenta del Senado, está entre los que manejan dirigentes socialistas para la candidatura madrileña. Que el PSOE lleva tiempo buscando candidatos para 2023, alguien con tanto prestigio como el profesor Gabilondo, pero más colmillo. Ocurre que el adelanto electoral decidido por Díaz Ayuso ha pillado con el pie cambiado a todos los partidos.

El cambio es para hoy, no para mañana. Y la tensión se dispara, llenando de conversaciones clave los homenajes a las víctimas de los atentados del 11-M en la Real Casa de Correos y el Palacio Real. Con Sánchez en el corazón de la decisión, entre los interlocutores más veteranos empieza a repetirse un concepto: “Coherencia”. “Gabilondo tiene que ser el aspirante por coherencia: si le presentamos como mejor valor para la moción de censura, no puede ser que no tenga valor tres semanas después para las elecciones”, resume un dirigente del PSOE antes de que se oficialice la decisión. “Las críticas a su oposición no agresiva frente a Díaz Ayuso ahora se transforman en algo positivo, porque representa la posibilidad de grandes consensos”, sigue. “Los grandes defectos para hacer oposición son grandes virtudes como candidato, porque no le encaja el traje de rojo peligroso, no le pega”, remata, en referencia al eslogan de campaña de la líder del PP (“Socialismo o libertad”).

“Gabilondo ya ganó en 2019, y por eso tiene opciones de gobernar ahora”, amplía otro interlocutor. “Y si no gobierna, dará el resto hasta el final de la legislatura en la Asamblea, y permitiría plantear una candidatura alternativa para 2023”, añade sobre los siguientes comicios. “Apostar por esa alternativa ya, en este momento, es bastante arriesgado y poco pertinente”.

La opción del cambio de candidato empieza a diluirse cuando el primer paso lo da el propio Gabilondo en el homenaje a las víctimas del 11-M, donde avanza que está dispuesto a figurar en el cartel electoral del PSOE. “Tengo convicción, motivación y compromiso con el PSOE”, dice luego. El partido toma nota, y hasta el Congreso de los Diputados llega la constatación de que Sánchez apoya esa opción, según fuentes socialistas.

—Lo conveniente es someterlo a la Ejecutiva madrileña, se concluye ya en la tarde del jueves.

Para cuando se convoca la reunión de la dirección regional de ayer los dirigentes de más peso lo tienen claro.

Consigna clara

“A estas horas, vemos a Gabilondo repitiendo, pero seguimos pensando en la moción de censura”, dice uno en la noche del jueves. “Si lo dice el partido, amén”, confirma otro, disipando las dudas de que los críticos con el portavoz puedan plantear una alternativa. En consecuencia, cuando muchos de los convocados se asoman a las pantallas de sus ordenadores para la reunión de la Ejecutiva, a la que asisten por Zoom, la consigna está clara.

Primero, agotar la posibilidad del recurso judicial para intentar sustituir a Díaz Ayuso a través de la moción de censura en la Asamblea. Segundo, poner en marcha la maquinaria electoral sin esperar a eso, porque el 23 de marzo hay que presentar las listas, y no hay tiempo que perder. Tercero, recomponer el equipo que acompañará al candidato, porque de él salieron ya el actual ministro de Educación y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, o la secretaria de Estado de Migraciones, Hana Jalloul. Y cuarto: todos a apoyar a Gabilondo para explotar en campaña sus diferencias con Díaz Ayuso.

“Su perfil contrasta totalmente con el de Ayuso, por seriedad, capacidad de integración y falta de improvisación”, apunta un socialista con varios trienios en la Asamblea.

El grito contra la propuesta. El acuerdo frente a la ruptura. El nosotros ante el yo. Esas son las ideas fuerza con las que el PSOE empieza a diseñar la tercera campaña de Gabilondo en búsqueda del Gobierno de Madrid.

La importancia de los apoyos municipales

Si hay elecciones, Ángel Gabilondo, el candidato socialista, tendrá la ventaja de poder apoyarse en el poder municipal del PSOE en la Comunidad de Madrid. Tras las elecciones de mayo de 2019, los socialistas consiguieron gobernar en las ciudades más pobladas de la región, excepción hecha de la capital: Móstoles, Alcalá de Henares, Leganés, Fuenlabrada... tienen alcalde socialista.

Por eso, el primer acto de Gabilondo como candidato para las posibles elecciones del 4 de mayo le reunirá, hoy, precisamente, con los regidores de la región, de forma telemáticamente.

“Ángel es el mejor presidente que puede tener esta Comunidad”, afirma, por ejemplo, Javier Rodríguez Palacios, el alcalde de Alcalá de Henares. “España necesita un Gobierno sensato, serio y fiable en Madrid, y esos valores los encarna Gabilondo”, sigue. “Se trata de unir y consensuar y no de romper todo como ha hecho la irresponsable Ayuso”.

“Para mi Gabilondo es un candidato excelente”, coincide Santiago Llorente, el regidor de Leganés.

Además, en el acto de hoy también intervendrán el secretario general del PSOE-M y delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco; la secretaria de Organización del PSOE-M y parlamentaria regional, Carmen Barahona; y el secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.


Sobre la firma

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción