La espuma de los días
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Alguien que me quiere mucho me trajo esto

La UE debería obligar a los extranjeros que hacen turismo en la ciudad estos días a pegar en sus coches una pegatina con las criadillas del cornúpeto de Osborne recortadas contra una bandera roja y gualda

Fotograma de 'Top Secret'
Fotograma de 'Top Secret'

Cuando empezó toda esta mandanga de la pandemia a esos medios de comunicación llamados “televisiones generalistas” que se han propuesto volver completamente locos a nuestros mayores les gustaba mucho poner en bucle imágenes de las tiendas de recuerdos del centro de Madrid tristes y vacías, porque si los turistas habían desaparecido, ¿quién iba a comprar ahora ese imán con la silueta de las Torres Kio en el que se podía leer “De Madrid al cielo”? ¿quién querría comprar un torito de Kukuxumusu vestido con traje de flamenca? ¿quién iba a hacerse con una de esas camisetas que reza “Alguien que me quiere mucho me trajo esto de Madrid”?

Pese a ser la sede de una de las empresas textiles más potentes del planeta, nos hemos dado cuenta de que nuestro país no tenía capacidad ni para fabricar sencillos bozales de tela.

Pensado con cierta perspectiva, casi mejor. Durante esos meses en los que descubrimos que, pese a ser la sede de una de las empresas textiles más potentes del planeta, nuestro país no tenía capacidad ni para fabricar sencillos bozales de tela, era más inteligente que nada que no fuesen EPIS pudiese saturar las principales vías comerciales del mundo, que entonces creíamos aéreas (¿cuántas veces vimos la imagen de aquel avión de Aeroflot abierto en sección y lleno de contenedores que traían material médico desde China?) pero que ahora, gracias al Ever Given, sabemos marítimas.

Los souvenirs que se venden en Madrid, igual que los de Luxor, se fabrican en el mismo lugar que las mascarillas: China. Me cuenta mi cuñado, que no tiene nada de cuñao, que cuando atraviesas el Canal de Suez (él lo ha hecho dos veces) se suben al barco junto con el práctico que dirige las operaciones unos cuantos maromos más cuyo único propósito y función es venderle a la tripulación visitante souvenirs de Egipto. Mi cuñado me cuenta también que más te vale comprarles algo porque de lo contrario se genera muy mal ambiente durante la travesía y nadie quiere eso, dado que el periplo -en circunstancias normales y si la nave no encalla- dura un día y medio.

Conclusión: mi hermana tiene varios papiros enmarcados en las paredes de su casa, una bola de cristal en cuyo interior nieva sobre las pirámides encima de la tele y una cajita con la cara de Tutankamón donde guardan caramelos de violeta. A mí me encanta imaginarme a los rudos marineros de Suez subiéndose a una fragata y diciéndole a oficiales con las espaldas más anchas que armarios: “Souvenirs, artículos de coña”, como le decían a Omar Sharif, el actor egipcio más famoso de todos los tiempos, en Top Secret. Pero si lo piensan bien es una idea buenísima: de hecho, la Unión Europea debería obligar a los extranjeros que vienen a Madrid estos días (so pena de mal rollo con las autoridades) a comprar en las tiendas de Gran Vía una pegatina con las criadillas del cornúpeto de Osborne recortadas contra una bandera roja y gualda y que, de regreso a casa, las pongan en el coche. Que se vea bien claro que más allá de los Pirineos también hay cuñaos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Raquel Peláez

Licenciada en periodismo por la USC y Master en marketing por el London College of Communication, está especializada en temas de consumo, cultura de masas y antropología urbana. Subdirectora de S Moda, ha sido redactora jefa de la web de Vanity Fair. Comenzó en cabeceras regionales como Diario de León o La Voz de Galicia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS