Los festivales de música vuelven a Madrid este verano con mascarilla y distancias

Las Noches del Botánico, DCODE y otra media docena de eventos pretenden volver a ser la banda sonora estival

Imagen aérea de una edición pasada del festival Noches del Botánico
Imagen aérea de una edición pasada del festival Noches del BotánicoNOCHES DEL BOTÁNICO

Es difícil imaginar que en un futuro muy cercano haya grandes masas de personas abarrotadas frente a un escenario saltando al ritmo de la música. Sin embargo, los principales festivales musicales de la Comunidad de Madrid volverán este verano, con mascarillas y distancia. Las Noches del Botánico o DCODE retornan intentando mantener la mayoría de su cartel pospuesto del año pasado. El mismo optimismo demuestran las promotoras del Push Play Festival, un nuevo ciclo de conciertos que se celebrará este julio en el Hipódromo de Madrid por primera vez. Y así, media docena más de eventos —algunos todavía por confirmar— pretenden ser la banda sonora del verano madrileño en este 2021. Además, el Tomavistas, que ha vuelto a aplazar su sexta edición, ahora hasta el 2022, mantiene la marca para tiempos de coronavirus, el TomavistasExtra, cuya programación arranca este fin de semana.

El compromiso económico que supone asegurar a los artistas y los recintos ha sido un salto de fe para todos, pues la cambiante situación epidemiológica complica fijar planes a largo plazo sin garantías. Muchos han permitido que las entradas del año pasado sigan siendo válidas y todos aseguran que las actuales serán reembolsables en caso de cancelación. Aunque confían en que eso no suceda. Las condiciones estipuladas en materia sanitaria a estas alturas son predecibles: aforos limitados, garantizar distancias mínimas de seguridad entre asistentes, gel hidroalcohólico, mascarillas. Con el final del estado de alarma, el pasado 9 de mayo, ven el último paso para la realización de eventos que llevan más de un año avanzando a fuego lento.

La organizadora del Push Play, Belén Polanco, ha preparado este proyecto desde antes de la pandemia. “En una visita al hipódromo hace unos años vimos el potencial del espacio para hacer un festival. Es un lugar precioso y con una vista privilegiada del skyline de Madrid. Pensamos que si se hacía bien podíamos ofrecer una gran experiencia”, relata la organizadora.

Polanco tenía experiencia en producción musical y audiovisual, pero no como promotora de eventos, así que este ha sido un aprendizaje particularmente brusco. Aun así, ha logrado cerrar el festival, que se celebrará los días 2, 9, 16 y 20 de julio, y contará con la participación de José Mercé, Marta Soto, Míriam Rodríguez, India Martínez y la Oreja de Van Gogh.

El atardecer veraniego en el Hipódromo de Madrid, donde se celebrará la primera edición del Push Play Festival.
El atardecer veraniego en el Hipódromo de Madrid, donde se celebrará la primera edición del Push Play Festival.PUSH PLAY

Aunque fuese ideado para el mundo anterior a la pandemia, el concepto del Push Play se acomoda bien al contexto del coronavirus. Si bien hay entradas por alrededor de 50 euros, un precio similar al de otros conciertos, buena parte del recinto está reservado para el público VIP con paquetes de entradas especiales, por lo cual mantener las distancias no será difícil. De hecho, disfrutar plenamente del espacio es parte de la experiencia. Además, aseguran que también habrá una rica oferta gastronómica con la participación de algunos de los mejores restaurantes de Madrid, que serán anunciados pronto.

El festival de verano Noches del Botánico —del 11 de junio al 31 de julio— también se jacta de ser una experiencia más que meros conciertos; y en la edición pandémica, que será la quinta, se hace mayor énfasis en ello. El codirector, Ramón Martín, sostiene que esa diferencia significa que las limitaciones de la pandemia afectan menos las expectativas de su público que los de otros festivales. “Aquí lo más importante es que el recinto es espectacular. Hay árboles, un césped que invitamos a disfrutar sin zapatos, unos cuatro grados de diferencia de temperatura con la ciudad y todo a 10 minutos caminando desde Moncloa. Además, manejamos muchos géneros, de hecho muchos de nuestros conciertos, los de jazz especialmente, ya los solíamos hacer sentados. El punto es disfrutar de la música y del ambiente”, explica Martín.

El público disfrutando del entorno verde en la pasada edición de las Noches del Botánico. Este año las imágenes serán parecidas, solo que con mascarillas.
El público disfrutando del entorno verde en la pasada edición de las Noches del Botánico. Este año las imágenes serán parecidas, solo que con mascarillas.Jorge Fuembuena

Precisamente la gran diferencia este año todos los conciertos se harán con un público sentado, sin importar el género musical del artista. La variedad, sin embargo, se mantiene, con artistas tan diversos como Nathy Peluso, Love of Lesbian, El Cigala y hasta 45 artistas más. Además, los organizadores han logrado que el Real Jardín Botánico Alfonso XVIII prácticamente duplique el espacio abierto al público del festival —hasta llegar a casi 30.000 metros cuadrados—, al mismo tiempo que han reducido el aforo de cada noche a 2.000, cuando antes solía haber 4.000. También abrirán las puertas dos horas antes de lo normal, a las siete de la tarde, con el fin de evitar aglomeraciones innecesarias e incentivar que el público disfrute del entorno comiendo o bebiendo antes del inicio de los conciertos.

Al igual que las Noches del Botánico, el décimo (+1) aniversario del DCODE cerrará la temporada de conciertos el 10 y el 11 de septiembre, con Queens of the Stone Age y Vetusta Morla encabezando el cartel. A menos de que la pandemia de un giro inesperado en las próximas semanas, las calurosas noches de verano en Madrid volverán a tener música.

EL AÑO DE LOS ARTISTAS NACIONALES (O VACUNADOS)

Las restricciones fronterizas son ya parte de la realidad para cualquiera que quiera viajar de un país a otro desde hace meses. En algunos países se requieren cuarentenas, en otros múltiples pruebas covid, antes y después de viajar, y algunos más están cerrados a visitantes provenientes de ciertos otros sin condiciones. Ramón Martín explica que eso ha hecho que muchos grupos internacionales que suelen viajar con equipos compuestos por decenas de personas hayan pospuesto sus giras por razones logísticas. En consecuencia, los festivales se han tenido que adaptar, fichando más artistas nacionales para quienes la movilidad es más sencilla o internacionales con cuadrillas más pequeñas. La excepción son las bandas norteamericanas, que están planeando las giras con relativa normalidad, pues casi todos están vacunados ya.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS